Vida_Marina_Ecosistema-4

Arrecifes de Punta Gorda y La Bahía Vergara serán las zonas más afectadas por ampliación del puerto de Veracruz. Foto: Cuartoscuro

Ciudad de México, 6 de mayo (SinEmbargo).– La ampliación del puerto de Veracruz, que autorizó la Secretaría de Medio Ambiente (Semarnat) en diciembre pasado, atenta contra el Sistema Arrecifal Veracruzano (SAV), alertaron ayer organizaciones no gubernamentales y expertos, quienes demandaron al gobierno federal poner frenar el proyecto y proteger la zona para evitar la desaparición de miles de especies de ese ecosistema marítimo.

Ante la Modificación del Área Protegida del Sistema Arrecifario Veracruzano (SAV), las ONGS hicieron un llamado a las autoridades para evitar la muerte de miles de peces, corales y demás flora y fauna que habitan en las zonas que resultarían más afectadas por la construcción de la Bahía Vergara y Punta Gorda. El daño, advirtieron, alcanzará la Reserva de la Biósfera de los Tuxtlas.

El biólogo José Luis Tello Musi explicó que el peligro que corren los arrecifes de Veracruz radica en que existe una conectividad entre el SAV y los arrecifes de Tuxpan, por lo que “si se daña uno, el otro se ve afectado y  el daño sería global”.

Tello Musi detalló que se trata de un conjunto de factores que dañan los arrecifes; por ejemplo los cambios que realizan en la parte alta, como son la tala de selva o el uso de agroquímicos en los ríos, desembocan al mar o directamente a los arrecifes causando un daño encadenado. “La suma de todas las partes es lo que mata los ecosistemas. La ampliación del puerto afecta directamente a Punta Gorda, mientras que en un futuro afectará al arrecife de Gallega, Galleguilla”.

De acuerdo con defensores del medio ambiente, lo que se requiere, es la implementación de medidas que procuren la conservación de los arrecifes y no su destrucción.

POLÍTICA PÚBLICA DECADENTE

El gran problema que hoy enfrentan los arrecifes, no sólo de Veracruz, sino de todo el país, es falta de políticas públicas federales que verdaderamente actúen en defensa del medio ambiente, las cuales sólo garantizan el derecho a la información, pero no ejercen acciones para evitar el pacto ambiental, destacaron defensores del medio ambiente.

De acuerdo con las organizaciones no gubernamentales, la justificación que dieron las autoridades es que el arrecife de Punta Gorda ya estaba dañado, muerto, por lo que llevarían a cabo la construcción, cuestión que para Xavier Martínez, licenciado en Derecho por la Universidad Iberoamericana y abogado de Centro Mexicano de Derecho Ambiental (CEMDA) significa el propio descuido por parte de las instancias gubernamentales al no preservar la zona.

“La situación del riesgo del arrecife permanece y no ha sido abordado, lo cual significa que “el Estado mexicano ha incurrido en una omisión en su obligación de proteger la zona. Recordemos que los Parques Nacionales se inscriben como uno de los mecanismos para proteger el derecho humano al medio ambiente”, destacó.

Por su parte, Sandra Moguel, abogada mexicana que trabaja para la Asociación interamericana para la Defensa del Ambiente (AIDA) dijo que el gobierno mexicano no implementa medidas para mitigar el pacto ambiental y proteger el ecosistema marítimo.

“El gobierno federal está suavizando estas medidas de protección, no sólo en la legislación nacional, sino también en su cumplimiento con las obligaciones internacionales como en la convención Ramsar (donde está inscrito el Sistema Arrecifal Veracruzano), que establece procedimientos específicos cuando se va elaborar un proyecto que pudiera afectar el sitio del mismo nombre”, agregó.

La especialista en leyes explicó que “hay una tendencia de modificar las áreas naturales protegidas. No existe una prueba consistente de que las condiciones han cambiado y que el gobierno hizo todo lo posible para haber protegido el sitio”.

DEVASTACIÓN DE LAS ESPECIES

Captura de pantalla 2014-05-05 a la(s) 15.17.23

Vistas submarinas del arrecife Punta Gorda que muestran una comunidad altamente impactada. Foto: Cortesía de José Luis Tello Musi

Uno de los principales problemas que conlleva la ampliación del puerto Veracruzano es el atentado contra la vida marítima, y el libre paso de sedimentos que afectan los arrecifes, además de que “se ha visto en varios estudios de que cualquier área que se va reduciendo, prácticamente ya no se puede recuperar de cualquier impacto”, destacó el especialista en arrecifes, Tello Musi.

El también corresponsable del Proyecto sistema Arrecifal Veracruzano de la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (Conabio) dijo que aunque los arrecifes están diseñados para que cuando haya un huracán , y se destruyan los corales, el arrecife vuelve a crecer “ es parte natural, sin embargo, si le sumamos todas las partes y lo vamos dañando, no lo dejamos recuperarse. Al ir reduciendo los espacios las especies no tienen donde resguardarse”.

Con la ampliación del puerto se ponen en riesgo la vida de los arrecifes así como de miles de especies submarinas desde peces, corales, esponjas, crustáceos o anémonas comunes que habitan en cualquier arrecife hasta al menos cuatro especies endémicas de peces: Elacatinus jarocho y Elacatinus redimiculus , Halichoeres e Hypoplectrus castroaguirrensis (en revisión), de crustáceos: Leucothoe hortapugai y al menos 15 especies de poliquetos, amplió José Luis Tello.

El especialista agregó que “si nosotros dañamos el ecosistema, muchas de las especies migran, si esas especies no tienen resguardo algunas pueden llegar a desaparecer” alertó.

LA DEFENSA

Vida_Marina_Ecosistema-1

Con la ampliación del puerto moriría el arrecife y con el miles de peces, corales, y al menos cuatro especies de peces endémicas. Foto: Cuartoscuro

Moguel explicó que en defensa del arrecife de Veracruz se interpuso un amparo un amicus curiae en un juzgado de distrito de la ciudad del puerto en 2012. “ El objetivo del amparo es que se declare ilegal la modificación del Decreto de Modificación del Área Protegida del Sistema Arrecifario Veracruzano, el cual se encuentra en la parte final del proceso legal”, amplió.

Por su parte, el CEMDA solicitó a la Semarnat negar la Autorización del Impacto Ambiental a la empresa Administración Portuaria Integral de Veracruz S.A. de C.V, el cual pretende, mediante explosivos, extraer rocas dentro de la Reserva de la Biósfera Los Tuxtlas, para ser utilizadas en la construcción de la ampliación del puerto.

Además el 24 de agosto de 1992 bajo la administración del ex Presidente Carlos Salinas de Gortari, se firmó el Decreto por el que se declaró “área natural protegida con el carácter de Parque Marino Nacional, la zona conocida como Sistema Arrecifal Veracruzano, ubicada frente a las Costas de los municipios de Veracruz, Boca del Río y Alvarado del estado de Veracruz el que se encuentran 23 arrecifes [actualmente 25] , entre ellos: de Punta Gorda, Gallega, Galleguilla.

El Decreto detalla que “con base en tales estudios, se determinó una superficie de 52,238-91-50 Has.- ( Cincuenta y dos mil doscientos treinta y ocho hectáreas, Noventa y un áreas, cincuenta centiáreas), para el establecimiento del Área Natural Protegida con el carácter de Parque Marino Nacional, conocida como ‘Sistema Arrecifal Veracruzano’, cuya delimitación se prevé en el plano oficial que obra en el Instituto Nacional de Ecología.

Pero el daño que ahora están causando con la ampliación del puerto veracruzano no es nuevo, pues en el propio decreto de 1992, ya establecía que “Dicho Sistema ha sufrido daños ecológicos debido al saqueo desmedido de su entorno; la explotación irracional de sus recursos faunísticos; la falta de planeación y aplicación de políticas adecuadas de desarrollo turístico y pesquero; las descargas de aguas residuales municipales, industriales y agropecuarias de centros urbanos cercanos”, entre otros daños.

LA JUSTIFICACIÓN PARA DEFENDER

Captura de pantalla 2014-05-05 a la(s) 17.56.17

Con la construcción podrían afectarse a futuro los arrecifes de Galleguilla, Blaquilla, y Gallega. Foto: Cortesía de José Luis Tello

Desde 2011 la Universidad Nacional Autónoma de México, a través de su Facultad de Estudios Superiores Iztacala y diversos investigadores de Ciencias Marinas y Pesquerías así como de la Universidad Veracruzana, elaboró una serie de comentarios sustentados de manera científica al “Estudio previo justificativo para la modificación de la declaratoria del área natural protegida: Parque Nacional del Sistema Arrecifal Veracruzano (PNSAV)”, puesto a disposición por la Semarnat, para recibir opiniones, en el que se detalla la argumentación en contra de la modificación del polígono del PNSAV.

Los especialistas destacan que el estudio realizado, vulnera la zona ecológica: “aunque el área total será mayor, se pretende desincorporar un arrecife, y el área total será aumentada agregando principalmente fondo arenoso, esto sin mencionar que la verdadera razón de quitar el área de Bahía Vergara es porque en esa zona se pretende construir la ampliación del puerto, la cual afectará de manera grave a los arrecifes del norte; es decir, se amplía el área quitando arrecifes y aumentando arena y se crea en los limites del parque una nueva fuente de perturbación de los arrecifes”.

Parte de la justificación que expresaron los investigadores de la UNAM está explícita en el comentario número seis que explica que “hasta la fecha no existe un programa de manejo debidamente consensado y aprobado para el PNSAV, por lo cual no se han establecido las zonas con diferentes objetivos de aprovechamiento, manejo y conservación”.

El documento señala que el arrecife Punta Gorda, y la Bahía de Vergara se deben declarar una zona de amortiguamiento “en la que se debe reconocer la importancia de proteger el proceso de sedimentación, inducida por la construcción de las instalaciones portuarias, que sinérgicamente evita que los arrecifes Gallega, Galleguilla y posiblemente Blanquilla, queden sepultados por una lluvia de sedimentos”.

Además de que en el comentario uno, los especialistas de la UNAM detallan que: “Cada arrecife es un promontorio o montaña submarina que emerge del fondo, formado por el acúmulo de miles de toneladas de roca coralina, que no son más que los esqueletos calcáreos de los corales escleractinios, los principales constructores de los arrecifes de coral”.

Al respecto, el biólogo José Luis Tello explicó que con la ampliación del puerto se crea un daño a largo plazo, pues al cambiar el patrón de corrientes (con la construcción de un muro) lo que se hace es que los sedimentos (erosiones de la roca madre que se va transportando en el agua) en lugar de quedarse atorados en Bahía Vergara, se irían directamente a los arrecifes dejándolos totalmente sepultados (corales, organismos) cuestión que afectó a los arrecifes de Punta Gorda.

Además, los científicos destacaron que “ecológica y genéticamente el SAV, es un ecosistema sumamente diverso, compuesto por miles de especies de todos los grupos biológicos que existen, y representa un punto estratégico importante en las rutas de dispersión de las especies bénticas arrecifales, entre ellos los Corales escleractinios, principales constructores del arrecife, lo que favorece la conectividad entre las poblaciones arrecifales en el Golfo de México, desde el Banco de Campeche, pasando por los sistemas arrecifales Veracruzano y de Tuxpan, hasta los Flower Garden Banks en Texas” de aquí parte de la importancia de su rescate.