Académicos de la Ibero opinaron que lo recaudado entre 2014 y 2018 con el gravamen a las bebidas azucaradas y los alimentos ultraprocesados, alrededor de 6 mil millones de dólares, debería invertirse en campañas de prevención de salud bucal.

Ciudad de México, 6 de mayo (SinEmbargo).– A partir de que se implementó el gravamen a las bebidas azucaradas y los alimentos ultraprocesados, en 2014, se observa una disminución de casos de caries dental en la población mexicana, arroja un estudio del doctor Mauricio Hernández, académico del Instituto de Investigaciones para el Desarrollo con Equidad (EQUIDE) de la Universidad Iberoamericana (Ibero), en colaboración con las doctoras Alejandra Cantoral y Arantxa Colchero.

Los resultados presentados en la investigación “Taxes to unhealthy food and beverages and oral health in México: an observational study” y publicados en el Caries Research Journal se obtuvieron al analizar los datos de los cubos dinámicos y del sistema de vigilancia epidemiológica de la Secretaría de Salud del Gobierno federal.

Se espera que la política fiscal siga impulsando un potencial cambio en la dieta de la población mexicana para disminuir los casos –no sólo de caries dental– de obesidad, diabetes, hipertensión y problemas metabólicos y cardiovasculares, refirió el académico.

“Los gobiernos no tienen la capacidad financiera para enfrentar las consecuencias nocivas del elevado consumo de alimentos y bebidas ultraprocesados. Se concentran en medidas correctivas y dejan de lado la prevención”, arguyó el doctor Mauricio Hernández.

El académico dijo que las personas buscan atender sus problemas de salud bucal cuando el dolor aparece. Por eso es importante que a partir de lo recaudado –alrededor de 6 mil millones de dólares entre 2014 a 2018–, se impulsen campañas de salud bucal y nutrición para que continúe la frecuencia a la baja de casos de caries dental y una mejora en los patrones alimentarios a nivel general, recalcó el profesor.

Desde 2014, el gravamen a alimentos y a bebidas “chatarra” desalentó su consumo entre la población mexicana, comentó el académico, quien asegura que “las políticas de prevención son las más importantes para que haya una reducción de los problemas”.

El doctor Mauricio Hernández realiza investigación en Salud Pública, Epidemiología y Estadística. Su proyecto actual es Estado actual de las políticas públicas y recomendaciones para prevenir y controlar la obesidad en México, en el EQUIDE de la Ibero. (Por Brenda Macías)