Madrid, 6 Jun (Notimex).- El Ministerio de Salud de Arabia Saudita reportó hoy otra víctima por el Síndrome Respiratorio Coronavirus de Oriente Medio (MERS), la número 25 desde que se detectó el primer caso del mal en el reino el pasado mes de septiembre.

En un comunicado, el ministerio precisó que la víctima es uno de los pacientes que se había reportado con anterioridad infectado con el nuevo coronavirus, designado oficialmente como MERS por la Organización Mundial de la Salud (OMS) el mes pasado.

La nueva muerte se registró en la oriental región de Al-Ahsaa, en la misma zona dónde se han detectado la mayoría de los 40 casos en total registrados hasta ahora en Arabia Saudita con el virus, similar al Síndrome Respiratorio Agudo Severo (SARS), que dejó más 700 muertes en 2003

“Entre los 40 casos de coronavirus se incluyen los 25 casos mortales”, subrayó la declaración oficial del ministerio de Salud, difundida en su página web, según un reporte de la cadena árabe Al Arabiya.

La dependencia saudita reportó el domingo pasado el fallecimiento de tres personas infectadas con el virus respiratorio, debido al agraviento de su estado de salud, luego de haberse detectado la presencia del mal, denominado inicialmente como nuevo coronavirus (nCoV).

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), al menos 51 casos han sido confirmados en nueve países del mundo con el nuevo virus, 31 de los cuales han muerto, 25 de ellos, sólo en Arabia Saudita.

Además de Arabia Saudita, el MERS se ha detectado en pacientes de Jordania, Alemania, Qatar, Emiratos Árabes, Túnez, Francia, Reino Unido e Italia, aunque en estos tres últimos países los infectados habían realizado recientemente un viaje a países de Medio Oriente.

El nuevo coronavirus es de la misma familia del virus del SARS, que dejó más de 700 muertos en 2003 en varios países de Asia, la mayoría en China y Hong Kong, sus síntomas son similares a los de la neumonía y en ocasiones provoca insuficiencia renal.

Expertos epidemiológicos han expresado preocupación sobre la alta tasa de muertes en comparación con el número de casos, advirtiendo que la enfermedad podría provocar una nueva epidemias global, dada la capacidad de propagarse fácilmente.