La ingeniería biomédica Andrea Siller compartió con SinEmbargo que los retos al hablar de la salud de las mujeres con el FemTech son las barreras culturales y los tabús que imperan, en especial, en algunas comunidades alejadas de las ciudades. 

Ciudad de México, 6 de junio (SinEmbargo).- Ahora es posible descargar una aplicación que ayude a monitorear la salud de la mujer, usar relojes inteligentes que ayuden a medir los latidos, horas de sueño adecuadas, usar dispositivos específicos que las ayuden a realizar diagnósticos. Toda esta tecnología que aborda las necesidad de la salud de las mujeres se conoce como FemTech, un término acuñado por Ida Tim, quien creó la aplicación Clue para vigilar la salud menstrual y ayudar a las mujeres a entender su cuerpo, su salud reproductiva y sexual.

La ingeniería biomédica Andrea Siller es cofundadora y directora general de la empresa Bioana, la cual se dedica a la investigación, diseño y desarrollo de tecnología médica, además participó en la más reciente edición del Festival “El Aleph” con el tema de FemTech.

“Para mí el FemTech es el desarrollo de tecnología orientado a la salud de la mujer, puede ser cualquier tipo de tecnología, puede ser un dispositivo médico o un desarrollo completamente digital, muchas veces se orienta al área digital pero yo estoy en el área más de dispositivos médicos y físicos que se complementan muy bien a una aplicación o a un desarrollo de software y por eso decimos que estamos en área de FemTech porque son dispositivos con una aplicación en mejorar la salud de la mujer”, compartió en entrevista para SinEmbargo.

Existen aplicaciones que se enfocan en la salud de las mujeres. (Imagen ilustrativa) Foto: Shutterstcok

FEMTECH Y LA BRECHA DE GÉNERO

El FemTech es una categoría que causa mucho interés y que además de impactar la salud femenina, podría ayudar a que más mujeres se dediquen a un tema relacionado con la tecnología. “En cuanto a reducción de brecha de género creo que todavía falta mucha información para ver si esto está realmente teniendo impacto en este problema dentro de nuestra sociedad, pero lo que sí creo es que cada vez vemos más ingenieras, más científicas queriendo resolver problemas dentro de esta área tan humanista que es el área médica y eso hace que incluso salgan personalidades y lleguen a un nivel muy alto como reconocidos científicos de nuestro país”, refirió la ingeniera mexicana.

Andrea ve que esta tecnología y las personalidades que han destacado, como la científica mexicana, Eva Ramón, quien logró curar el virus del papiloma humano, tendrán un impacto muy grande en las generaciones presentes y futuras. “Creo que gente que en sí está motivando a mucha gente a solucionar problemas, que ellas mismas han experimentado y de esa forma eventualmente puede llegar a ser un impacto y a reducir esa brecha”.

RETOS: FALTA DE INFORMACIÓN Y TABÚS

A pesar de vivir en una era en la que pareciera que la información de cualquier tema está al alcance de todos, la referente a la salud de las mujeres no llega a todas las personas que lo necesitan. Siller comentó que en muchas ocasiones las mujeres desconocen cosas de su propio cuerpo por falta de apertura, por tabús o por cuestiones culturales.

“Creo que las mujeres tenemos un gran camino por alcanzar en cuanto a la información que podamos tener para conocer más nuestro cuerpo, nuestra salud reproductiva, nuestra salud sexual y creo que hay gente para quien hasta cierto punto [FemTech] es un puente que enlaza esta desinformación y la hace información real”, comentó la ingeniera biomédica.

FemTech pueden ser aplicaciones digitales o instrumentos médicos que se enfoquen en la salud de la mujer. (Imagen ilustrativa) Foto: Shutterstcok

Además de que aún existen muchas personas que no tienen acceso a las aplicaciones o a diversos productos, Andrea destaca las barreras culturales como uno de los grandes retos del FemTech en México. Contó que muchas mujeres aún tienen tabús que deben dejarse atrás y romper con esas ideas que se han enseñado y que también continúan transmitiendo a otras de ellas. En cambio, desde su perspectiva, se debe reforzar el pensamiento de que cada mujer tiene el empoderamiento de conocer su cuerpo, de conocer sobre la sexualidad, problemas en su salud, “creo que nos ayudaría a concientizar más y a encontrar soluciones”.

“Hicimos un dispositivo para poder muestrear células del cérvix y nos topamos con que en comunidades marginadas, alejadas de clínicas, es muy difícil tener prevención para este tipo de cáncer, en brigadas o campañas de prevención de cáncer los doctores llegan con todo su equipo, las enfermeras van a muestrear y ver cómo andan estas comunidades y resulta que las mujeres no se dejan evaluar, no se dejan tocar y dicen ‘yo tengo esposo y nadie más me puede ver’ o se sienten muy incómodas, eso creo que está muy arraigado como tema cultural, incluso el marido no deja que otro hombre la vea, es algo que es un problema completamente social y ya no tiene que ver con tecnología, pero el acercamiento de esta información es algo que ayuda a romper esta barrera”.

Dentro de FemTech se encuentra el dispositivo que diseñaron en Bioana, éste hace que tomar la muestra del cérvix sea de manera intuitiva, además protege esta muestra durante su extracción, el doctor puede recoger nada más el dispositivo y llevarlo al laboratorio sin necesidad de tomar la muestra por sí solo. Este es un ejemplo de un dispositivo en el que la tecnología se desarrolla y se enfoca en la salud de la mujer.

Las mujeres aportan una perspectiva diferente en equipos de trabajo. (Imagen ilustrativa) Foto: Shutterstock

EQUIPOS MULTIDISCIPLINARIOS

En el 2013, Ana Siller, Adriana Torres y Alicia de Hoyos fundaron su compañía, un sueño al que más mujeres se han sumado con el paso del tiempo. Siller compartió que ha sido un camino padre pero nada fácil. Una de sus socias tiene dos hijas y espera otro bebé, así, comparten el tema de la familia y el éxito profesional. Señala que es necesario mucho balance, y al ser las tres mujeres lo entienden muy bien y se apoyan mutuamente, si alguna necesita el tiempo con su familia las otras apoyan y se van rotando, algo que no ocurre en todas las empresas. “Es un camino que apenas tomándolo te das cuenta de sus retos y el chiste es ir paso a paso solucionándolo cada uno”.

“Pasa también al revés si somos puras mujeres no vemos cosas que los hombres sí, entonces realmente para poder hacer innovaciones necesitas equipos multidisciplinarios de diferentes culturas, género, de todo para poder ver el cachito que cada persona ve y tener esa perspectiva sumada e integrada en un desarrollo realmente innovador. La innovación se trata de colaborar y es muy importante tener ese balance”, agregó.