De acuerdo con la especialista Vivian Cazadero, Líder de Learning en BEDU, después del ultimo año se ha desarrollado una capacidad impresionante de adaptación en el ámbito educativo, en esta ocasión habrá que enfocarse en los objetivos y en recuperar las ventajas del aprendizaje presencial, “si debemos regresar a las clases remotas, quedémonos con el haber aprovechado ese momento presencial para retomar la interacción, colaboración y socialización de los estudiantes”, comentó.

Vivian compartió varias metodologías educativas que pueden favorecer la modalidad híbrida de aprendizaje, como Flipped classroom, aprendizaje activo y aprendizaje colaborativo. 

Ciudad de México, 6 de junio (SinEmbargo).- Las autoridades educativas informaron que el regreso a clases presenciales previsto para el 7 de junio sería voluntario y gradual en los centros educativos en los que los trabajadores de la educación ya estén vacunados contra la COVID-19 y en donde el semáforo epidemiológico ya esté en verde. Esto sin duda representa un reto para los profesores que deberán adaptarse a un formato en el que varios algunos alumnos continuarán desde casa y otros busquen regresar a las aulas físicas.

“La clave estará en planear y adaptar las clases, tomando en cuenta el nuevo reto al que nos enfrentamos. Los docentes deberán poner a todo vapor su creatividad, para realizar estas adaptaciones de manera eficiente. Asimismo, si nos enfocamos en que el alumno es protagonista de su aprendizaje podemos lograr grandes resultados”, dijo Vivian Cazadero, Líder de Learning en BEDU, a SinEmbargo.

Vivian compartió los siguientes consejos para los profesores en esta nueva etapa:
-Tomar un tiempo para preparar el salón virtual, ver que se vea y escuche bien, marcar en el piso el cuadro de movilidad para que los alumnos virtuales siempre vean al docente.
-Turnar las actividades para que mientras trabajan los alumnos presencial, el docente resuelva dudas con los que están en línea.
-Que un alumno en sesión presencial funja como mediador con los que están en línea, para ser su “voz” en la clase.
-Para fomentar el aprendizaje colaborativo, se pueden hacer debates, grupos de estudio, simposios, foros, mesas redondas y con estas estrategias incluir ambas modalidades. (ej. en un debate, los presenciales son los participantes y los remotos fungen como los que elaboran las preguntas y el público).

De acuerdo con la especialista, después del ultimo año se ha desarrollado una capacidad impresionante de adaptación en el ámbito educativo por lo que hay que enfocarse en los objetivos y en recuperar las ventajas del aprendizaje presencial, “si debemos regresar a las clases remotas, quedémonos con el haber aprovechado ese momento presencial para retomar la interacción, colaboración y socialización de los estudiantes”, comentó.

El regreso a las aulas presencial será voluntario. Foto: Shutterstock

METODOLOGÍAS PARA UN FORMATO HÍBRIDO

Vivian Cazadero explicó que existen varias metodologías educativas que pueden favorecer la modalidad híbrida de aprendizaje, y compartió tres que han usado en Bedu y han aportado mucho para lograr un modelo híbrido funcional.

Flipped classroom. “También se conoce como educación invertida, esta tiene un enfoque en el que la instrucción directa se realiza fuera del aula y el tiempo presencial se utiliza para la creación de un ambiente dinámico e interactivo en el que el docente guía a los estudiantes en la aplicación de los conceptos y en su involucramiento creativo con el contenido. Es por ello que beneficia mucho la nueva modalidad híbrida”, señaló.

En esta el alumno explora explora conceptos a través de videos, lecturas, podcasts, la idea es lograr que se involucre de manera activa y después demuestre el aprendizaje con resolucion de problemas y proyectos personalizados.

Entre las técnicas de esta metodología están: enviar material para que los alumnos estudien de manera individual como videos de 5 a 7 minutos cada uno, pequeños quizzes para revisar su aprendizaje, lecturas; en la sesión con el docente, diseñar quizzes o actividades de evaluación que proporcionen resultados y retroalimentación inmediata, esto ayuda a los estudiantes a clarificar dudas y errores de entendimiento; durante la clase fomentar discusiones y debates; y fomentar el trabajo colaborativo, esto ayuda a motivar a los alumnos en las clases presenciales y desarrollan a la par habilidades socioemocionales.

Aprendizaje activo. “Se refiere al enfoque de enseñanza, sus estrategias y actividades que promueven el involucramiento activo con el material de clase que finalmente lleva a un aprendizaje profundo por parte del estudiante. A diferencia del aprendizaje “tradicional” está centrado en la búsqueda y comprensión, cuestionando para construir nuevos modelos mentales”, compartió Vivian.

Esta modalidad se basa en la experiencia y en el método de indagación, fortalece el pensamiento crítico, promueve la resolución de problemas, impulsa la investigación e involucra a la comunidad.

Algunas de las técnicas de esta metodología son: explicar a los estudiantes por qué se está enseñando de esta manera; estructurar los grupos de trabajo para generar interacciones positivas; desarrollar y utilizar rúbricas para calificar el trabajo de los estudiantes, esto minimiza la percepción de “injusticia”; en proyectos grupales, los alumnos delimitan roles, expectativas, metas estratégicas, horarios de reunión y forma de comunicación. Vuelve a los alumnos partícipes de sus propios proyectos dándoles la opción a elegir los detalles; además de otorgar a los alumnos un mecanismo para dar retroalimentación sobre el ambiente de aprendizaje en el aula.

Aprendizaje colaborativo. “Basando el trabajo en pequeños grupos donde los estudiantes con diferentes niveles de habilidad utilizan una variedad de actividades de aprendizaje para mejorar su entendimiento sobre una materia. Cada miembro del grupo de trabajo es responsable no solo de su aprendizaje, sino de ayudar a sus compañeros a aprender, creando con ello una atmósfera de logro. Los estudiantes trabajan en una tarea hasta que los miembros del grupo la han completado exitosamente”

La especialista acotó que para que el aprendizaje colaborativo funcione es muy importante que el docente se enfoque en varias funciones de forma presencial y en su modo remoto: observar y hacer preguntas guía; aclarar dudas; interactuar en los equipos de trabajo cuando sea apropiado; hacer sugerencias acerca de cómo proceder o dónde encontrar información; planear una ruta por el salón de clases y el tiempo necesario para observar a cada equipo para garantizar que todos sean observados durante las sesiones de trabajo; promover la motivación y saber proporcionar a los estudiantes experiencias concretas como punto de partida para las ideas abstractas y asignar tiempo suficiente para la reflexión sobre sus procesos de aprendizaje y ofrecer retroalimentación adecuada en tiempo y forma.

Existen varias paginas que ayudan a crear materiales para las clases en línea. Foto: Shuterstock

HERRAMIENTAS TECNOLÓGICAS

La líder de Learning en BEDU, compartió las siguientes herramientas que pueden ayudar en la creación de materiales o actividades; para docentes están Nearpod para presentaciones interactivas para preguntas abiertas, cuestionarios, encuestas y videos en realidad aumentada; Genial.ly para presentaciones, infografías e imágenes interactivas; Mentimeter y Kahoot.

Para los alumnos, estás plataformas pueden ser de ayuda: Powtoon para la producción audiovisual, es una herramienta con la que los alumnos pueden realizar un video de forma sencilla; Loom Video con mensaje, extensión para Google Chrome que nos permite grabar y compartir la pantalla de nuestro ordenador y la webcam de forma sencilla; Quizlet elaborar flashcards, con esta los estudiantes pueden realizar tarjetas para resumir las ideas principales de un tema y facilitar la memorización.