Ciudad de México, 6 de julio (SinEmbargo).– De acuerdo con estudios de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), México ocupa el primer lugar internacional en casos de bullying entre estudiantes de secundaria.

Indicó que el número de casos de acoso o bullying en el país ha aumentado y afecta a 40% de los 18 millones 781 mil 875 alumnos de primaria y secundaria, en instituciones educativas públicas y privadas. En el país ya se han registrado muertes por acoso.

En tanto, América Latina es la región más violenta del mundo y también el área donde los estudiantes padecen más bullying o acoso escolar, con un 70% de casos, según la organización Plan Internacional.

Las cifras son alarmantes; sin embargo, aún no se ha podido erradicar este mal que se expande lo mismo por las escuelas que en Internet. En el caso de México, el asesinato de dos adolescentes en Guadalajara por molestar al hijo de un narcotraficante preso, puso el tema nuevamente en la palestra esta semana.

En noviembre de 2012, un estudio de la compañía de seguridad informática McAfee indicó que el 47% de las jóvenes entre 12 y 16 años en México ha sufrido algún tipo de agresión a través de las diversas redes sociales.

Así, dos de cada tres jóvenes ha sido testigo de alguna agresión en línea, mientras que el 92.6% afirma que la red social más usada para realizar dichos ataques es Facebook; seguida de Twitter, con 23.8%.

De acuerdo con los resultados de la Primera Encuesta Nacional de Exclusión, Intolerancia y Violencia en Escuelas Públicas de la Educación Media y Superior, realizada en 2008 por la Secretaría de Educación Pública (SEP), el 44.6% de los jóvenes hombres y 26.2% de las mujeres de entre 15 a 19 años, reconoció haber abusado de sus compañeros; mientras que 40.4 y 43.5% respectivamente, aceptaron que habían ignorado la práctica.

El mismo estudio indicó que el 54% de los estudiantes manifestó que no les gustaría tener como compañeros de escuela a enfermos de SIDA; otro 52.8% les desagradaría compartir clases con personas no heterosexuales; el 51.1% desaprueba trabajar con alumnos con capacidades diferentes; mientras que al 35.1% no le gusta compartir con jóvenes que tengan una religión diferente.

Muchos casos de bullying se desconocen debido al miedo que enfrentan las víctimas de acoso.

Foto: Cuartoscuro

Foto: Cuartoscuro

1. ASESINADOS POR HACER BULLYING A HIJO DE NARCO

El pasado 21 de junio, Luis Antonio Ortiz Guerra y Andrés Barba Olivas, ambos de 15 años, fueron vistos por última vez en la Plaza Ciudadela de Zapopan, Jalisco. Dos días después se activó la alerta amber para dar con su paradero.

El pasado fin de semana se realizó un operativo en una finca de la entidad para localizar a los menores, finalmente, el 2 de julio el fiscal general del Jalisco, Luis Carlos Nájera Gutiérrez de Velasco, reportó el hallazgo sin vida de los dos adolescentes.

Los cuerpos fueron localizados en el predio conocido como La Cebada. En tanto, un menor de edad fue detenido al ser identificado como quien engañó a los jóvenes para irse de la plaza a una finca en La Primavera, donde se les asesinó y enterró. Presuntamente los había invitado a pertenecer a un grupo delictivo, pero sólo les mintió.

El detenido confesó que los dos adolescentes “maltrataron y se burlaron de un hijo de José Ángel Carrasco Coronel”, conocido como ‘el Chángel’ o ‘el Changel’, quien está detenido en la Ciudad de México por narcotráfico, motivo por el cual habrían sido asesinados.

La Fiscalía General del estado busca al menos a otros tres menores de edad, quienes presuntamente están implicados en este doble homicidio.

Exhortó a la ciudadanía a tener precauciones, “ya que estos dos adolescentes fueron engañados a través de las redes sociales, tenemos que tener cuidado con nuestros hijos sobre lo que hacen en las redes sociales”.

2. POR SU ACENTO

El pasado 15 de junio comenzó a circular un video sobre un caso bullying en la primaria José María Morelos y Pavón de Hermosillo, Sonora, donde se aprecia una pelea entre un niño y una niña, de quien se burlaban sus compañeros por su acento, pues es originaria de Jalisco.

Ante la ausencia del maestro y con la vigilancia de uno de los menores, los niños se jalan el cabello, se arañan y empujan, mientras otro los graban con un teléfono celular.

Uno de los protagonistas, apodado “El Chana” es apoyado por sus compañeros, quienes le gritan: “tú eres el hombre”, “no te dejes” y “te pegó una mujer”.

Tras varios minutos de disputa, la niña se sienta en su pupitre y el niño sale del aula para mojarse la cara, mientras un compañero le dice: “regrésate y ponle un cachetadón”.

A continuación “El Chana” retorna al salón y agarra a su compañera por el cuello, ahorcándola hasta dejarla inconsciente.

Al día siguiente, la Secretaría de Educación y Cultura (SEC) de Sonora informó que investigaba la grabación.

A través de un comunicado, la dependencia descartó que existiera una situación de alerta o de generalización de este tipo de casos entre los alumnos de las escuelas de la entidad.

Debido a esta situación, la familia de Joana, la niña víctima de bullying, anunció que dejará el estado, pero exigió sanción para el director y la maestra de la primaria.

Posteriormente, el 21 de junio, la Secretaría de la Contraloría General del estado cesó temporalmente a María de la Paz Soto Estrada y Alfredo Echegaray, maestra y director de la primaria.

Cuatro días después, la Segunda Comisión de la Permanente del Congreso de la Unión aprobó un punto de acuerdo para exhortar a la Comisión de Derechos Humanos del Estado (CEDH) de Sonora a iniciar de oficio una investigación respecto al caso de bullying.

3. PRESUNTO ABUSO

El 10 de marzo se dio a conocer la muerte de Jonathan, de siete años, presuntamente a causa de bullying.

De acuerdo con diversos medios, cursaba el primer grado en la escuela primaria de Tlacuitapa perteneciente al municipio de Unión de San Antonio, en Jalisco, donde era hostigado por un compañero, quien le robaba dinero.

Según los reportes de prensa, el menor llegó a su casa luego de ir a la escuela y mencionó que si tomaba agua se “ahogaba”, lo que se le hizo raro a su madre. A la mañana siguiente, no se quiso levantar ni comió.

Cuando se acercaba la hora de ir a la escuela, el niño le confesó a su madre que un compañero mayor que él, apodado “Beto”, lo golpeaba y un día antes le había sumergido la cabeza en uno de los excusados de la escuela.

Tras esto, los padres de Jonathan lo llevaron al IMSS T7 para que fuera revisado. Sin embargo -relatan los medios- el médico que lo atendió sólo le diagnosticó una infección estomacal, le recetó antibióticos y lo dio de alta.

Debido a que no quedaron conformes, al siguiente día lo acompañaron a una cita con su médico familiar del IMSS. Un doctor ordenó su ingreso inmediato a urgencias para la realización de unos rayos X.

Las radiografías mostraron daños en los pulmones del niño, quien fue internado y se pidió su traslado al Seguro Pediátrico del Centro del Seguro Social en Guadalajara. Pero durante su traslado, el pequeño sufrió tres paros cardiorrespiratorios. Finalmente murió.

Doce días más tarde, el encargado de la zona centro de la Fiscalía Regional, Jorge Villaseñor, informó que el cuerpo del menor había sido exhumado para buscar otras posibles causas de su muerte.

Sin embargo, el resultado de la investigación arrojó que el pequeño murió por encefalitis viral y no por bullying pues su cabeza no cabía en el excusado. El menor señalado como responsable del acoso recibió atención psicológica.

4. EN “BOLITA”

Un niño de 13 años falleció presuntamente luego de ser agredido por sus compañeros y callar el dolor físico que sentía por temor a amenazas que le habían hecho en Tampico, Tamaulipas.

De acuerdo con diversos medios, el padre del menor, de nombre Jonathan, relató que su hijo estudiaba el primer grado en la Secundaria Federal Número 5, donde habría sido agredido el 15 de noviembre de 2012 por sus compañeros, quienes le hicieron “bolita” causándole diversas lesiones. Sin embargo, el niño prefirió guardar silencio hasta que no pudo soportar más el dolor en el pecho y en el codo derecho, que estaba fracturado.

Hoy Tampico afirmó que fue hasta el día 20 cuando Jonathan ingresó al Hospital General de Tampico Doctor Carlos Canseco, en el que falleció “al sufrir una insuficiencia respiratoria por problemas de salud en un pulmón”.

Tras el deceso, autoridades Ministeriales iniciaron una investigación a fin de deslindar responsabilidades, pues también surgió una versión extraoficial de que el estudiante tenía problemas cardiacos.

El diario local afirmó que en la secundaria donde estudiaba Jonathan rechazaron que existan este tipo de prácticas, en tanto Jorge Morales, director del plantel, negó los hechos al periódico.

5. POR DEPRESIÓN

Un menor de nueve años se suicidó en Cancún, Quintana Roo, presuntamente por depresión causada por bullying, una enfermedad dermatológica y la separación de sus padres.

Medios locales informaron que el niño fue encontrado colgando de la reja en la entrada principal de su domicilio, el pasado 26 de mayo.

Por su parte el Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) municipal informó que tras los hechos, emprendieron acciones para brindar atención psicológica en la entidad y evitar la incidencia de más casos de este tipo.

6. MUERTO EN PLENA CLASE

El 14 de junio de 2011, un joven de 16 años murió asfixiado en su salón de clases luego de que sus compañeros le hicieran “bolita” en el plantel 4 del Colegio de Bachilleres del Estado de Morelos (Cobaem).

Carlos Javier Aguilar Ortiz fue encontrado muerto luego de ser golpeado y aplastado por otros alumnos de su clase.

Nancy Guadalupe Echeverría Guerrero, abogada de la familia Aguilar Ortiz, informó que según la necropsia de ley hecha al menor, la muerte fue “violenta”, provocada por una asfixia por compresión abdominal.

En una tarjeta informativa emitida por la Procuraduría de Justicia del Estado se indica que, según declaraciones de una maestra del plantel, Carlos Javier murió cuando se encontraba en clase, luego de externar que se sentía mal.

“El cuerpo del ahora occiso fue encontrado en el interior del aula 202 del Colegio de Bachilleres y, en relación con los hechos, refiere una de las profesoras del plantel que se encontraba impartiendo su clase cuando Aguilar Ortiz comenzó a sentirse mal, por lo que pidió ayuda a sus compañeros.

“Al ver que no reaccionaba llamaron a la ambulancia, quienes les informaron que el joven ya no contaba con signos vitales”, señala el reporte.

Sin embargo, la abogada de la familia Aguilar Ortiz acusó a las autoridades educativas del plantel y del Estado de intentar interferir en las investigaciones del caso, ya que un representante legal de la escuela les advirtió que si solicitaban que se realizara la necropsia al cadáver el Cobaem no los apoyaría.