Web Analytics

Portada

Lo +

Lo +

Portada
Lo + Leído
Lo + Comentado

El despliegue militar “debilita” al Estado: Insyde; los soldados deben dejar las calles, exigen ONGs

Ciudad de México, 6 de julio (SinEmbargo).— El caso Tlatlaya –donde 22 personas fueron asesinadas por militares el 30 de junio de 2014– es la demostración de que las autoridades militares que operan en el país en funciones de seguridad pública actúan bajo una lógica de guerra, consideró el director del Instituto para la Seguridad […]

DESTACADAS | 4 comentarios
REGRESAR A LA NOTA
  • jaja no me hagan reír retirar a los militares de las calles no durarían ni un mes los polis en la calle y la población los pediría a gritos o mejor que se haga la prueba.

  • El ejercito tiene que permanecer en las calles, son los únicos en quienes confiamos ……”los demás” son delincuencia organizada.

    • Edgardo, los militares están entrenados para “aniquilar al enemigo”. No saben hacer otra cosa porque esa es su misión y para eso están entrenados, enfrentarse a un enemigo para la salvaguarda de la Seguridad Nacional y la Seguridad Interior. La Seguridad Pública es otra cosa muy diferente, reservada para la autoridad civil. Sólo chécate el artículo 21 Constitucional, a menos que haya una vasta mayoría en favor de reformarlo, que sinceramente lo dudo.. Lo demás es pura especulación y sueños guajiros que iría en contra de los tratados internacionales que México ha ratificado. Concéntrate en la realidad, no en tus prejuicios e ideología..

  • El retiro -gradual- del ejército de las labores de Seguridad Pública (prevención e investigación de los delitos) no es sólo el retiro de la tropa de las calles. Es también cambiar esa visión punitiva, pragmática, inútil y errónea de nombrar a militares en los puestos de mando de la policía civil que, además, no están exentos de corromperse y en convertirse en violadores de los derechos humanos. La prueba está en Tijuana y Cd. Juárez, con el nombramiento del Tte. Cor. Julián Leyzaola, hoy multidenunciado por sus víctimas y multirrecomendado por los organismos públicos de derechos humanos (CNDH, PDH de BC y CEDH de Chihuahua). Políticos como Jorge Ramos, (ex alcalde de Tijuana y hoy diputado federal electo por el PAN) y el Tetos Murguía (ex alcalde de Cd. Juárez y hoy socio de Leyzaola en los negocios de seguridad y armas) que lo llevaron como jefe policíaco, decisiones que indudablemente apoya la clase empresarial y las personas que desconocen y/o menosprecian los derechos humanos y que creen en las medidas de fuerza militar como único remedio ante la inseguridad y el crimen.

  • Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Opinión en video