La Fiscalía del Estado de México comenzó las investigaciones del asesinato del sacerdote de 73 años de edad, quien fue hallado en su recámara con una lesión mortal en el cuello, las manos atadas y con los ojos cubiertos. Las primeras investigaciones señalan un intento de robo como el móvil del crimen, aunque dentro de la parroquia no se apreciaron objetos faltantes.

México es el país latinoamericano más peligroso para ejercer el ministerio sacerdotal, en lo que va del sexenio de Enrique Peña Nieto 15 curas fueron asesinados, de acuerdo con el informe 2016 del Centro Católico Multimedial.

Ciudad de México, 6 de julio (SinEmbargo).– La Conferencia del Espiscopado Mexicano (CEM) lamentó hoy el asesinato del sacerdote Luis López Villa, cuyo cuerpo fue hallado en su habitación en la iglesia de San Isidro Labrador, en Los Reyes la Paz, Estado de México.

Alfonso Miranda Guardiola, secretario general de la CEM, externó a reporteros su preocupación por los 18 asesinatos y dos desapariciones de sacerdotes en lo que va del sexenio de Enrique Peña Nieto.

“Cada uno de ellos ha sido un momento y un golpe de dolor […] Nos llega una preocupación. Por una parte, como se ha dicho, el sacerdote es parte de la ciudadanía y a nivel nacional atravesamos estas dificultades de tanta violencia, crimen organizado, narcotráfico y luego robos, secuestros que desafortunadamente no han cesado”, dijo el Obispo al salir de la Secretaría de Gobernación (Segob).

Miranda Guardiola pidió a toda la comunidad eclesiástica, especialmente a la que se concentra en zonas consideras peligrosas, a ser prudentes y cautelosos cuando salen a atender a los necesitados.

El cuerpo de Luis López Villa, de 73 años de edad, fue hallado en su recámara con una lesión mortal en el cuello, las manos atadas y con los ojos cubiertos.

La Fiscalía del Estado de México inició la carpeta de investigación ECA/FHM/FHM/034/140422/17/07 para esclarecer los hechos y dar con los responsables.

De acuerdo con medios locales, los vecinos reportaron los hechos al escuchar ruidos extraños aproximadamente a las 20:00 horas del miércoles, observando que dos sujetos desconocidos salían del lugar.

El sitio ubicado en calle Francisco I. Madero, manzana 20, lote 03 en la colonia Ejidal el Pino, fue resguardado por policías locales y ministeriales para levantar las pruebas iniciales.

Vecinos de la colonia Ejidal El Pino, se reúnen frente a la parroquia San Isidro Labrador para dejar veladoras y flores ante el asesinato violento del párroco Luis López Villa quien fue localizado con signos de tortura y sin vida la noche de ayer. Foto: Cuartoscuro

Las primeras investigaciones señalan un intento de robo como el móvil del crimen, aunque dentro de la parroquia no se apreciaron objetos faltantes.

El mes de mayo se convirtió en el más violento de la administración de Peña Nieto al registrarse 2 mil 456 carpetas de investigación (averiguaciones previas) por homicidio doloso, de acuerdo con datos publicados por el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

La cifra mensual de asesinatos es la más alta no sólo de la administración del Presidente Peña Nieto, también de cualquier otro sexenio desde 1997, año más antiguo del que hay datos disponibles, y de 2011 donde se tenía el récord de 2 mil 131 casos.

El número de asesinatos registrados en mayo de este año en el país equivalen a un promedio de 70 a 71 casos a diario.

Los asesinatos registrados en lo que va de este año han dejado un saldo de 11 mil 155 personas que han perdido la vida en condiciones violentas.

México es el país latinoamericano más peligroso para ejercer el ministerio sacerdotal, en lo que va del sexenio de Enrique Peña Nieto 15 curas fueron asesinados, de acuerdo con el informe 2016 del Centro Católico Multimedial.

El documento “Tragedia y crisol del sacerdocio en México” precisó que de 2012 a 2016 se registraron en total 25 atentados contra miembros de la Iglesia católica. En 15 de esos casos fueron asesinados los sacerdotes, aparte del homicidio de un seminarista y cinco laicos católicos, además de la desaparición de dos presbíteros y el secuestro frustrado de dos sacerdotes ya mencionados.

De ahí que “los crímenes de odio se han incrementado alarmantemente en el presente gobierno”, puesto que aumentaron 80 por ciento en este cuarto año de la administración de Peña, en comparación con el mismo año del sexenio de Felipe Calderón.

De continuar esa tendencia –advirtió el informe–, en este sexenio pueden incrementarse en 100 por ciento los crímenes de odio contra sacerdotes en comparación con el gobierno panista.

También señaló que Guerrero, la Ciudad de México, Veracruz y Michoacán son las entidades más peligrosas para los sacerdotes.

Precisó que en los últimos dos años (2015 y 2016), los sacerdotes padecieron 520 extorsiones, por lo que en ese periodo se incrementaron en un 70 por ciento.

Explicó que las extorsiones “tienen que ver con la venta de ‘seguridad’ por parte de organismos del crimen organizado y en algunos casos por elementos que pertenecen o pertenecieron a las fuerzas armadas del país”.