Norris no pudo pasar el control de temperatura, ya que tenía fiebre, probablemente, por haber pasado mucho tiempo al sol. Sin embargo, el piloto logró salir de esa situación: se puso en la frente una botella de agua fría momentos antes y entonces ya no tuvo problemas con el control.

Ciudad de México, 6 de julio (RT).- El piloto británico Lando Norris tuvo que echar mano del ingenio, para pasar un control de temperatura corporal que la Fórmula 1 impuso a todos los miembros de los equipos antes de entrar en las instalaciones de los circuitos, como parte de las medidas de seguridad sanitaria contra el coronavirus.

Antes de comenzar la carrera del sábado en Spielberg (Austria), Norris no pudo pasar el control de temperatura, ya que tenía fiebre, probablemente, por haber pasado mucho tiempo al sol, informa el canal RTL. Sin embargo, el piloto logró salir de esa situación: se puso en la frente una botella de agua fría momentos antes y entonces ya no tuvo problemas con el control.

El incidente no fue reflejado en ninguno de los informes de la Federación Internacional del Automóvil (FIA). El piloto de McLaren, de 20 años, acabó el Gran Premio de Austria en tercera posición y logró el primer podio de su carrera en la Fórmula 1.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE RT. Ver ORIGINAL aquí. Prohibida su reproducción.