“Andrés Manuel López Obrador, me sumo a usted ya que todos vamos en el mismo barco, y le reitero mi apoyo y respeto”, dijo este lunes Toño Esquinca, después de permanecer más de un mes fuera del aire.

El locutor ya había ofrecido disculpas en junio, después de las polémicas declaraciones en contra el entonces candidato a la Presidencia de la República. Entonces dijo que sus comentarios fueron hechos bajo el influjo del alcohol.

Ciudad de México, 6 de agosto (SinEmbargo).- Esta mañana,  Toño Esquinca agradeció a su público y ofreció “humildemente su persona” a Andrés Manuel López Obrador, luego que en junio pasado saliera del aire después de las polémicas declaraciones en contra del entonces candidato a la Presidencia de México.

Esquinca pronunció un mensaje a su auditorio, al que agradeció su fidelidad durante estos 61 días de ausencia. También habló de sus detractores, que lo agredieron después de sus declaraciones el 8 de junio en su programa trasmitido por Alfa 91.3.

“Hoy me dirijo a todos ustedes desde cero, desde abajo… Reconozco y acepto que cometí un grave error. Es más digno y desafiante levantarse una y otra vez”, dijo el locutor.

Durante su mensaje, el conductor se refirió a López Obrador como “Mi Presidente Electo” y aclaró que en su familia se le ha inculcado el respeto a las autoridades, en especial al Presidente de la República.

“A pesar de que no he comulgado con las actitudes del Presidente o los presidentes en turno, siempre me he mostrado respetuoso; quiero poner mi otra mejilla, pues usted, Andrés Manuel López Obrador [que] nos dio una buena ‘cachetada con guante blanco’ a los que no creíamos en usted durante la campaña… estuve incomunicado 50 días, y ahora me doy cuenta de su gran visión, por eso tal como usted dijo: ‘es de sabios cambiar de opinión’, gracias por su mensaje de reconciliación y tolerancia, que necesitamos todos los mexicanos”, agregó.

Sobre su salida del país tras el triunfo del abanderado de Morena,  el locutor aclaró: “Y por ustedes, por los que me aman, no me voy del país y no es incongruencia; es valentía y valor; en vez de juzgar y criticar, no puedo ni quiero irme de mi México, gracias por siempre estar”.