Los organismos patronales expresaron que durante la temporada actual económica que enfrenta el país, la modificación legislativa atenta contra las finanzas de las pequeñas tiendas de abarrotes que obtienen sus principales ingresos de la venta de estos productos. Además alertaron sobre posibles afectaciones en pequeños negocios artesanales.

Destacaron que la medida determinada no “combate el problema de raíz”.

VER MÁS

No tengan miedo a chatarreras y defiendan a sus niños, exhorta Diputada de Oaxaca a congresos

Ciudad de México, 6 de agosto (SinEmbargo).- El Consejo Coordinador Empresarial (CCE) y la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) expresaron su rechazo y “preocupación” por el decreto que aprobó el Congreso del Estado de Oaxaca, que prohíbe la venta de bebidas no alcohólicas y alimentos envasados a menores de edad.

En un comunicado el organismo, encabezado por Carlos Salazar Lomelín, destacó que México debe contar con políticas integrales en materia de salud que contemplen la actividad física y hábitos de vida saludables, que vayan acompañadas por información suficiente para la toma de decisiones. “Calificar alimentos como buenos o malos o recurrir a prohibiciones, no es la solución”.

Para el CCE la medida avalada por el pleno legislativo oaxaqueño no genera acciones reales para atacar “el problema de raíz”, aunque no especificó cual.

La modificación de la normatividad, expresó el organismo patronal, produce daños en las cadenas de valor en medio de la crisis económica que la pandemia de la COVID-19 profundizó. Alertó sobre el posible daño a los pequeños comercios que, dijo, reciben sus mayores ingresos de la venta de productos con alto contenido calórico.

“También impactará a la cadena productiva de alimentos artesanales preenvasados”, aseguró, por lo que sustentó la posición de las cámaras empresariales locales que rechazó la histórica iniciativa fue celebrada por 73 organizaciones en pro de la salud y organismos internacionales como la FAO, ONU y la Unicef.

Después de la aprobación de la iniciativa, la Confederación Patronal de El Consejo Coordinador Empresarial (CCE) y la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) expresaron su rechazo y “preocupación” por el decreto que aprobó el Congreso del Estado de Oaxaca, que prohíbe la venta de bebidas no alcohólicas y alimentos envasados a menores de edad.la República Mexicana (Coparmex), Cámara Nacional de la Industria de Transformación (Canacintra), Cámara Nacional de la Industria Restaurantera y de Alimentos Condimentados (Canirac), Cámara Nacional de la Industria Panificadora (Canainpa), Asociación Nacional De Tiendas De Autoservicio Y Departamentales (ANTAD), Canaco y el Consejo Mexicano de la Industria de Productos de Consumo, A.C. (ConMéxico), este último agrupa a 44 empresas como Bimbo, Nestlé, Coca-Cola y Lala, lanzaron un documento conjunto en rechazo de la modificación.

“Los sectores productivos estamos a favor de la salud y bienestar de los oaxaqueños, de manera proactiva no vendemos productos directamente en instituciones educativas”, destacó el comunicado y agregó “rechazamos la prohibición votada el día de hoy contra alimentos y bebidas ya que afecta a la economía y bienestar de las familias oaxaqueñas”.

La Coparmex estableció ayer, antes de la histórica votación, que el dictamen “generará barreras a la competencia y libre concurrencia, al
establecer medidas restrictivas sólo a los alimentos envasados, no así a alimentos preparados, a la venta en granel y a todo el sector informal”.

Por otro lado, la organización presidida por Gustavo de Hoyos, también enfatizó que el momento económico actual requiere de la participación de todos los sectores de la sociedad, por lo que se dijeron preocupados por la modificación legislativa que afecte directamente a distintos sectores económicos, “mismos que son contrarios al objetivo de mantener los empleos y generar acciones en favor de la recuperación económica”.

Coparmex aseguró que la prohibición dejaría un fuerte impacto sobre la economía regional, sobre todo para los pequeños y medianos productores de productos tradicionales como el cacao y chocolate.

Ayer , Oaxaca se convirtió en el primer estado de México en prohibir la venta de bebidas azucaradas y alimentos con alto contenido calórico a los menores de edad. Con 31 votos a favor, la 64 legislatura del Congreso de Oaxaca hizo historia al aprobar esta iniciativa, pese a las presiones de la industria de la chatarra que días previos a la votación publicaron desplegados en contra de la medida.

La iniciativa de la Diputada López Domínguez adiciona el artículo 20 Bis de la Ley de los Derechos de las Niñas, niños y Adolescentes de Oaxaca, llevaba un año en análisis dentro de la Comisión Permanente de Grupos en Situación de Vulnerabilidad.