Las ganancias de ayer situaron al WTI y al crudo mexicano en su mejor cifra en cinco meses gracias al optimismo por la caída en los inventarios de crudo, pero el aumento de las reservas de gasolina y destilados continúa preocupando al mercado.

Ciudad de México, 6 de agosto (SinEmbargo).- La mezcla mexicana de petróleo continúa cotizando por encima de los 40 dólares por barril, pese a un leve retroceso registrado este jueves, después de que la sesión anterior anotara su mejor dato en cinco meses, al cerrar en 40.23 dólares por barril.

El barril de crudo de exportación mexicano se vendió, al final de las operaciones de Petróleos Mexicanos, en 40.12 dólares, lo que significó un retroceso de 0.27 por ciento, equivalente a 11 centavos de dólar, desde el cierre del miércoles.

El descenso estuvo motivado por el temor de los inversores al avance de la pandemia de coronavirus y a la falta de aparente progreso en el paquete de estímulos en Washington.

El petróleo intermedio de Texas (WTI) cerró este jueves con una bajada del 0.6 por ciento, hasta los 41.95 dólares el barril. Al final de las operaciones en la Bolsa Mercantil de Nueva York (Nymex), los contratos de futuros del WTI para entrega en septiembre restaron 24 centavos respecto a la sesión previa del miércoles.

El precio del barril de referencia estadounidense retrocedió en una jornada volátil tras fluctuar entre ganancias y pérdidas, entre temores por la incapacidad de Estados Unidos para controlar el virus, a pesar de que las cifras han mejorado ligeramente en los últimos días.

Aunque las ganancias de ayer situaron al WTI en su mejor cifra en cinco meses gracias al optimismo por la caída en los inventarios de crudo, el aumento de las reservas de gasolina y destilados continúa preocupando al mercado, que teme que una potencial segunda ola de coronavirus en EU merme las expectativas de crecimiento de la demanda.

También preocupa que las cifras de estos productos que publicó ayer la Administración de Información Energética, que depende del Gobierno federal, sean indicativo de que la recuperación económica no está siendo lo suficientemente robusta.

En concreto, los inventarios de gasolina aumentaron en unos 419 mil barriles a pesar de que los expertos habían calculado un descenso de alrededor de 1,3 millones y los de destilados incrementaron su cupo en unos 1.6 millones de barriles frente a las expectativas de un aumento de solo 100 mil barriles.

Asimismo, la falta de avances en la mañana del jueves respecto al paquete de estímulos valorado en un billón de dólares que prepara el Congreso de Estados Unidos y la Casa Blanca también ha pesado sobre el WTI.

Por otra parte, los contratos de gasolina con vencimiento en septiembre se mantuvieron planos en los 1.22 dólares el galón, y los de gas natural para entrega en el mismo mes restaron más de dos centavos hasta los 2.16 dólares por cada mil pies cúbicos.

-Con información de EFE