La Comisión Nacional de Derechos Humanos emitió la recomendación 29/2018,  a la Secretaría de Marina y la Procuraduría General de la República, por el caso de 32 marinos que torturaron a 17 personas, además señala a 17 agentes del Ministerio Público federal fueron omisos en el acceso a la justicia de las víctimas.

Ciudad de México, 6 de septiembre (SinEmbargo).-La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) acreditó la detención arbitraria, retención ilegal y tortura de 17 personas, a menos de elementos de la Secretaría de Marina (Semar). Los hechos ocurrieron en los estados de Coahuila, Nuevo León, Sinaloa, Veracruz y Zacatecas.

La CNDH emitió una recomendación a la Semar, y a la Procuraduría General de la República (PGR), por las violaciones graves a los Derechos Humanos de las víctimas. La recomendación 29/2018 emitida por el organismo señala a 32 elementos de la Semar y a 17 agentes del Ministerio Público que habrían sido omisos en las investigaciones de los delitos.

La CNDH indica que la actuación de las autoridades del Ministerio Público constituye una violación del derecho al acceso a la justicia. 17 agentes dilataron u omitieron el inicio de las investigaciones penal correspondientes por el probable delito de tortura.

De acuerdo con los datos de la recomendación, la CNDH recibió entre 2013 y 2017 las quejas de las víctimas y sus familiares, además de información derivada de visitas formuladas por autoridades ministeriales y jurisdiccionales.

Con dichas visitas, se procedió a la integración de 12 expedientes, incluidos en la recomendación, donde se acreditó que después de su detención, las víctimas fueron trasladadas a instalaciones de la Semar, donde fueron agredidas y permanecieron bajo custodia de “elementos aprehensores”.

La recomendación se dirige principalmente a la Semar porque: “los hechos se encuentran relacionados con una práctica constante en la que los elementos navales realizan detenciones de personas alegando supuestos casos de flagrancia o denuncias anónimas que derivan en actos violatorios de derechos humanos”, señala el documento.

La CNDH indica que la actuación de los marinos transgredió los derechos a la libertad, integridad y seguridad jurídica y personal de las 17 víctimas, 4 de las cuales son mujeres y 13 son varones.

Las agresiones acreditas, señala la recomendación: “consistieron en el amarre de manos y/o pies, golpes, vendado de ojos, agresiones psicológicas, descargas eléctricas, tablazos en glúteos, espalda, piernas, espinillas y plantas de los pies e intentos de asfixia”, además de violencia sexual a 11 de las víctimas.

El documento agrega que las autoridades del Ministerio Público: “conocieron de manera individual los 12 casos de la Recomendación y tuvieron elementos suficientes para iniciar una indagatoria penal por el probable delito de tortura”, pero hasta el momento sólo en cinco casos se ha iniciado la averiguación previa correspondiente.

Por estos hechos, la Comisión recomienda a la Semar reparar los daños causados a las víctimas, primero, inscribiéndolas al Registro Nacional de Víctimas, y pide: “colaborar en la presentación y seguimiento de la denuncia de hechos que se formule ante la PGR para que investigue al personal naval que participó en los hechos”.

Y a la PGR, recomienda: “continuar las diligencias legal y materialmente necesarias para determinar cinco averiguaciones previas conforme a derecho”, indica.