Los pseudocereales presentan similitudes como textura, sabor y forma con los cereales pero no son considerados uno de estos. Los cereales  se caracterizan por presentar hojas finas y puntiagudas que se transforman en espigas y dan los granos de cereal (como las de las plantas de trigo, maíz o la cebada). Los pseudoreales son plantas de hojas anchas que producen semillas que tras ser molidos pueden convertirse en harina sin gluten. A continuación te compartimos los pseudocereales más conocidos y sus beneficios.  

Ciudad de México, 6 de septiembre (SinEmbargo).- Existen alimentos que destacan por sus cualidades nutritivas y beneficios para la salud de quienes los consumen, en este grupo están los pseudocreales entre los que encontramos el amaranto, popular en nuestro país,  la quinoa y el alforfón. Pero, ¿qué es un pseudocereal?

Los pseudocereales presentan similitudes como textura, sabor y forma con los cereales pero no son considerados uno de estos. Los cereales pertenecen a la familia de las gramíneas y se caracterizan por presentar hojas finas y puntiagudas que se transforman en espigas y dan los granos de cereal (como las de las plantas de trigo, maíz o la cebada). Los pseudoreales son plantas de hojas anchas que producen semillas que tras ser molidos pueden convertirse en harina sin gluten.

AMARANTO

“El amaranto es una planta originaria de México. Desde tiempos muy antiguos los amarantos de grano (Amaranthus spp.) han formado parte de los cultivos básicos de América, logrando persistir hasta la fecha como parte de la agricultura tradicional. El amaranto o huauhtli, como se le nombra en náhuatl, está presente en la alimentación de los humanos desde hace cientos de años”, contó a Mundano la Dra. Cristina Mapes Sánchez del Instituto de Biología de la UNAM.

Paulina Magaña Carbajal, Coordinadora de Salud Alimentaria de El Poder del Consumidor, explicó que la semilla es considerada un pseudocereal, ya que tiene componentes similares a los cereales como su parte harinosa, sin embargo, pertenecen a otro tipo de plantas, las dicotiledóneas a diferencia de los cereales que son monocotiledóneas.

La NASA calificó al amaranto como un cultivo CELLSS (Controlled Ecological Life Support System) debido a que la planta del amaranto ayuda a remover el dióxido de carbono de la atmósfera a la vez que genera alimento, oxígeno y agua para los astronautas.

La Dra. Mapes Sánchez calificó de “excepcionales” las propiedades nutritivas del amaranto, “la alta calidad de la proteína y de sus lípidos complementan muy eficientemente el aporte nutrimental del maíz y frijol”, dijo. “Es una importante fuente de proteína, hierro, calcio y otros componentes nutricionales que ayudan a mejorar la alimentación y nutrición de grupos vulnerables como niños y mujeres embarazadas”.

Galletas preparadas con amaranto. Foto: Rodolfo Angulo, Cuartoscuro

QUINOA

De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), la quinoa o quinua es un recurso alimentario natural de alto valor nutritivo, sus granos brindan una importante cantidad de proteínas y compuestos bioactivos, incluso supera en valor biológico a los granos de cereales. La FAO explica en su sitio que la quinoa “cuenta con múltiples propiedades funcionales relevantes para la reducción de factores de riesgo de enfermedades crónicas atribuibles a sus actividad anti-oxidante, antiinflamatoria, inmunomodulatoria y anti-carcinogénica, entre otras”.

La quinoa es reconocida por su proteína de alta calidad y rica en aminoácidos esenciales y carbohidratos, produciendo bajos índices de glicemia y en general una mejor calidad nutricional y funcional respecto a granos de cereales tales como maíz, avena, trigo y arroz, según la FAO.

Las semillas de quinoa presentan una textura parecida al arroz integral y un sabor parecido al de las nueces; además presentan un alto contenido en fibra y aceite, son una importante fuente de hierro, magnesio, calcio, zinc, fósforo y antioxidantes. Su cultivo es resistente a las heladas y puede crecer en tierras pobres.

Quinoa. Foto: EFE

ALFORFÓN

Este tal vez sea el menos conocido por nosotros ya que es originario de Asia Central. El alforfón no es cereal y aunque puede confundirse con el trigo debido a que en algunos lugares se le conoce como trigo sarraceno, es un pseudocereal cuya forma triangular se asemeja a las hayas.

De acuerdo con ElDiario.es, este pesudoreal destaca por su contenido de fibra soluble lo que provoca la sensación de saciedad en el estómago y ayuda al tránsito intestinal, sin embargo, no está indicado en casos de estreñimiento crónico. Esta fibra ayuda en el control de la diabetes debido a que regula los niveles de azúcar en la sangre. A lo que se suma que reduce la absorción de lípidos y es una buena fuente de potasio y fósforo, hierro y calcio, además contiene vitaminas B y K.

El alforfón es originario de la zona asiática. Foto: Pixabay

-Con información de ElDiario.es