El Presidente presentó los gastos en insumos para un vuelo presidencial, realizado el 27 de octubre de 2017, en el que se erogaron en total 1 millón 74 mil 670 pesos con 40 centavos en rastrillo desechable (47 mil 258), pasta y cepillo dentales (41 mil 225), agua de tocador para dama (157 mil 852), agua de tocador para caballero (242 mil 300), gel fijador para cabello (70 mil 435), esponja lustradora (36 mil 627), cortauñas (16 mil 208).

Para ocultar estos gastos, de acuerdo con el Presidente, “se utilizaba el mecanismo de no presentar información por Seguridad Nacional, esto lo manejaba el Estado Mayor Presidencial, entonces no tenían la obligación de presentar información”.

Ciudad de México, 6 de septiembre (SinEmbargo).– El Presidente Andrés Manuel López Obrador reveló hoy que en un solo viaje, del 27 de octubre de 2017, se gastaron 1,164 rastrillos, 1,265 geles de cabello, 1,247 cepillos y pastas, 486 aguas de tocador para dama, 746 aguas de tocador de caballero; 1,265 geles de fijado de cabello, 1,263 esponjas lustradoras y 1,215 corta uñas.

Pero hay más: en un viaje del 6 de julio de 2018, también vuelo presidencial, se “gastaron” 400 cajas de papel de baño por 181,424 pesos, 70 cajas de papel higiénico por 24,360 pesos y 100 galones de detergente neutro por 11,020 pesos.

Foto: Imagen tomada de transmisión en vivo

“Esto tiene de respaldo facturas, que se les van a entregar, pero miren esto, miren eso otro”, dijo el mandatario en referencia a la información presentada hoy, durante su conferencia de prensa.

“En síntesis, el sistema político, denominado neoliberalismo, el sistema neoliberal impuesto desde hace 36 años tiene como característica principal la corrupción. 36 años de saqueos, de abusos”, comentó.

El Presidente explicó que “en estos casos se utilizaba el mecanismo de no presentar información por Seguridad Nacional, esto lo manejaba el Estado Mayor Presidencial, entonces no tenían la obligación de presentar información. Eso se terminó”.

“Por eso se tiene que convertir en delito grave la doble facturación y otros mecanismos de evasión fiscal, porque es muy probable que san facturas falsas. Es decir, que se haya utilizado este mecanismo de la utilización de ese tipo de facturas”, agregó el mandatario.

“Pero el mal ejemplo acerca de las facturas falsas lo daba el mismo Gobierno, por eso se termina, y ojalá en el Congreso, siendo respetuosos de su independencia, resuelvan este asunto”, añadió.

“Lo de facturas falsas creció como hongos después de la lluvia, despachos para evadir impuestos, se generalizó, eso se tiene que terminar, así como es delito grave, y aprovecho para recordarlo”, dijo el Presidente López Obrador.

FRAUDE EN EL SEXENIO DE EPN 

El pasado 25 de agosto, Margarita Ríos-Farjat, titular del Servicio de Administración Tributaria (SAT), reveló que por medio de distintos mecanismos, unas 8 mil 204 empresas “factureras” ha defraudado al fisco nacional y el problema, como el huachicol, estalló con Enrique Peña Nieto.

“Y es una muestra pequeña del universo que hay [de empresas defraudadoras], pero nos da una idea del problema”, dijo.

“Llevamos a cabo revisiones y encontramos que se estaban creando empresas. Encontramos a poco menos de media docena de funcionarios creando empresas sin soporte documental, fantasmas. Esto es presunto todo, no somos una autoridad penal. Estamos preparando el paso siguiente respecto a eso”, afirmó la funcionaria.

De 2014 a 2019, durante la administración de Peña, creció 31 veces el número de empresas defraudadoras. Se tienen detectadas en ese periodo 8 millones 827 mil 390 facturas falsas. El monto de las operaciones se estima en un mil 611 mil millones 418 mil pesos. La suma de las operaciones fraudulentas alcanza los 354 mil 512 millones de pesos, es decir, 1.4 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB).

“La factura puede referirse a cosas, cifras de dinero nunca pagadas. Cuando el dinero no existe, se paga una factura por evasión fiscal y cuando el dinero sí existió, es por evasión fiscal y lavado de dinero”, explicó Ríos Farjat.

Agregó: “Un señor crea facturas simuladas y tiene la capacidad de contar con los atributos de una factura, la vende. ¿A quién se la vende? A una empresa que utiliza facturas simuladas. las empresas compran las facturas y el fisco pierde”.

Asimismo, Ríos-Farjat destacó que cada vez se van sofisticando más las operaciones y el tipo de facturación. De acuerdo con las autoridades, el total de sus facturas falsas es de casi nueve millones, un promedio de mil por cada una de las factureras, las cuales implicarían una evasión de 354 mil 512 millones de pesos, suponiendo que toda factura se redujo 1.4 por ciento del PIB.

-Con información de Daniela Barragán