La Profepa dio a conocer que sancionará a Emilio Díaz Castellanos, dueño del yate y arrendador del helicóptero que aterrizó en una zona protegida de Yucatán, y descartó que el área haya sufrido afectaciones. Las multas podrían ser de entre 50 y 50 mil salarios mínimos, es decir de 3 mil 652 pesos, hasta 3 millones 652 mil pesos.

Ciudad de México, 6 de octubre (SinEmbargo).– La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) anunció que impondrá multas a Emilio Díaz Castellanos, arrendador del helicóptero que aterrizó en el Parque Nacional Arrecife Alacranes, Yucatán, el pasado fin de semana y dueño de la embarcación implicada en el escándalo que involucró al Senador Emilio Gamboa Patrón.

El piloto de la aeronave será también sancionado y las multas podrían ser de entre 50 y 50 mil salarios mínimos, es decir de 3 mil 652 pesos, hasta 3 millones 652 mil pesos, dio a conocer la Profepa.

Emilio Diaz Castellanos es un empresario que ha ganado millones de pesos en contratos con el Gobierno federal.

Un helicóptero en el que viajaban el fin de semana pasado el Senador Emilio Gamboa Patrón, el funcionario de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), Guillermo Ruiz de Teresa, y el empresario Emilio Díaz Castellanos aterrizó en Isla de Alacranes, un Área Natural Protegida. En un video difundido en redes sociales se observó a los hombres descendiendo de la aeronave, por lo que el coordinador del PRI en el Senado de la República se vio forzado a ofrecer disculpas.

La dependencia señaló que tanto el piloto de la nave como los pasajeros estaban registrados como visitantes de la zona natural; sin embargo, a estos últimos no se les considera infractores.

No es el caso para el empresario Emilio Díaz Castellanos quien rentó la aeronave y es dueño del yate, pues “llevó a cabo la conducta infractora de manera conjunta” y por ello también es considerado responsable.

De acuerdo con un comunicado de prensa, en la indagatoria que hizo la Profepa se pudo constatar que “no hubo daños a los ecosistemas ni la alteración o destrucción de sitios de anidación y alimentación, refugio o reproducción de especies de vida silvestre o a los arrecifes coralinos de la isla”.

La dependencia federal señaló que, por medio de una inspección, se estableció que el helicóptero Bell 412, matrícula XA-EHP, de la empresa Heliservicios, aterrizó en la zona núcleo de esa área natural protegida, “donde sólo está permitido el aterrizaje con fines de manejo, vigilancia, investigación o emergencia”. Mientras que el yate “Maharani” tampoco debió navegar en dicho sitio para embarcar a los pasajeros.

En el Parque Nacional se permiten tan sólo actividades turísticas y recreativas como el buceo libre y autónomo, la pesca deportiva y el senderismo, recordó en el comunicado.

La Profepa recordó que el Parque Nacional Arrecife Alacranes fue decretado el 19 de julio de 1996 con una superficie de 333 mil 786 hectáreas. Se caracteriza por ser un área importante de sitios de anidación y descanso de aves marinas que cruzan la ruta del Golfo de México, su riqueza biológica consiste en la presencia de 116 especies de aves, 136 de peces, 24 especies de tiburones y 34 de corales.

Apenas ayer, la SCT anunció que sancionará con dos millones de pesos a la empresa dueña del helicóptero que aterrizó en la reserva protegida en Yucatán.

Heliservicio es propiedad de la familia Miguel Alfredo Miguel Afif, relacionada con el Presidente Enrique Peña Nieto y en el pasado está vinculada con un fraude a Petróleos Mexicanos (Pemex). Por medio de Compañía Inversora Corporativa (CIC), “un holding que agrupa varias de las empresas manejadas por los hijos y sobrinos de Alfredo Miguel”, rentó en 2012, al equipo dirigido por Luis Videgaray Caso, la casa de transición del candidato ganador de la elección presidencial de ese año, de acuerdo con Univisión.

Heliservicio, S.A. de C.V. y Heliservicio Campeche, de los mismos dueños, han hecho negocios con el Gobierno federal. Juntas, las dos empresas han ganado 43 contratos de 2003 a la fecha, muchos de ellos en la actual administración y la mayoría en el sector energético.