No es un secreto que la actividad más devastadora del planeta es la ganadería. Foto: Ben White, Unsplash

El día de ayer hice una visita al supermercado y me di cuenta que entró en vigor en Monterrey la prohibición de bolsas de plástico para empacar, por lo que a partir de hoy tienes que llevar tus propias bolsas para llevarte lo que compres, mientras caminaba por los pasillos pude observar la enorme cantidad de personas que estaban comprando leches vegetales, igualmente me pude percatar que estas leches ocupan ya un lugar mayor que la leche de vaca en los estantes de los supermercados.

En los estantes de carne y embutidos, ya existen también muchísimas opciones vegetales de chorizos, salchichas y hasta carne para hamburguesas que antes era inimaginable encontrar.

Realmente en este momento es sumamente fácil llevar una dieta basada en plantas que sea más respetuosa con el planeta, existe el cliché de que esto es más caro, pero no es verdad, se puede balancear perfectamente una comida de solo vegetales, arroz y frijoles que es básicamente lo que tenemos al alcance la mayoría de los mexicanos.

Tacos de Cochito Vegano. Foto: Liberum

No es un secreto que la actividad más devastadora del planeta es la ganadería, por el agotamiento del agua, erosión de tierras para cultivo de forraje, emisiones de gases, por lo cual la forma más sencilla de ayudar de una manera significativa es dejar de consumir productos de origen animal, y como mencioné antes, actualmente es extremadamente fácil hacer un cambio.

Creo que en este momento estamos en un parteaguas de nuestra historia como humanidad, en este momento está en nuestras manos el intentar revertir todo el daño que hemos causado al medio ambiente, y no ser la generación que acabó por terminar los recursos del planeta, y el hacer pequeños cambios en nuestras acciones pueden representar una gran diferencia para las generaciones futuras.

El hecho que existan todas estas opciones que antes no existían, nos puede dar una idea del poder que tenemos como individuos para hacer cambiar las cosas, y que tenemos influencia para que lugares como los supermercados cambien de acuerdo a nuestra demanda.

En estas semanas también se están llevando a cabo las marchas por el clima en diversas partes del mundo, y es esperanzador el pensar que esa serie de marchas iniciaron por una niña, que no importa que la odien o la amen, fue una sola persona plantada mostrando su desacuerdo y que ha ganado millones de seguidores alrededor del mundo y los ha inspirado a actuar.

La pregunta ahora es, y yo qué voy a hacer para poner mi grano de arena en el mundo.

Las movilizaciones del clima. Foto: Fridays For Future CDMX, Facebook