El CCE destacó que el Acuerdo Nacional para la Nueva Economía del Plástico en México está inspirado en el Compromiso Global sobre la Nueva Economía de los Plásticos, firmado en octubre de 2018, en Bali, Indonesia.

Ciudad de México, 6 de diciembre (SinEmbargo).- Senadores, organismos empresariales y asociaciones civiles firmaron el Acuerdo Nacional para la Nueva Economía del Plástico en México, con lo cual buscan reducir la generación de productos de un solo uso.

A través de un comunicado, el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) señaló que para 2030 se busca que el 100 por ciento de los envases y empaques de plástico serán reutilizables o compostables.

Los empresarios se comprometieron a que para 2025, se logre una tasa de acopio del PET del 25 por ciento; del 30 por ciento para demás plásticos y que los nuevos productos contengan un 20 por ciento de material reciclado.

Mientras para 2030, los empresarios buscarán que los nuevos plásticos tengan un 30 por ciento de material reciclado.

El CCE destacó que el Acuerdo Nacional para la Nueva Economía del Plástico en México está inspirado en el Compromiso Global sobre la Nueva Economía de los Plásticos, firmado en octubre de 2018, en Bali, Indonesia.

Mientras los legisladores se comprometieron a homologar la regulaciones estatales, y fomentar el desarrollo de infraestructura para favorecer el aprovechamiento de plásticos.

El organismo empresarial detalló que el acuerdo estuvo impulsado por los senadores Ricardo Monreal Ávila y José Carlos Ramírez Marín.

Participaron el CCE, la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin), la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales (Antad), la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra).

Además de la Industria Mexicana de Bebidas (Anprac), el Consejo Mexicano de la Industria de Prospectos de Consumo (Conméxico), la Asociación Nacional de la Industria del Plástico (Anipac), entre otras.

El CCE consideró que con este acuerdo, “México se pone a la vanguardia en el continente americano, con una tendencia similar a las metas fijadas por la Unión Europea, bajo las premisas de separación de los residuos desde las casas, oficinas y todos los puntos de generación, así como la inversión en infraestructura para su acopio, reciclado, compostaje o aprovechamiento”.

Ayer, la Asociación Nacional de la Industria de Plásticos (Anipac) señaló que el Gobierno de la Ciudad de México no ha sido claro en qué tipos de bolsas quedarán prohibidas a partir del próximo 1 de enero de 2020.

De acuerdo con el titular de la Anipac, José del Cueto, la administración capitalina elaboró los cambios a la ley sin consultarlos y sin haber realizado estudios del impacto que la medida tendrá en la industria.

“Pedimos que especifiquen bien de qué bolsas están hablando”, solicitó Del Cueto.

Alertaron que a menos de un mes de la entrada en vigor de la Ley de Residuos Sólidos, la Secretaría del Medio Ambiente (Sedema) no ha dado a conocer los lineamientos, reglamentaciones o normatividad, ni ha especificado qué tipo de bolsas podrán utilizarse.