Las imágenes de radar de la nave espacial Magallanes de la NASA a principios de la década de 1990 revelaron que Venus, nuestro planeta vecino, era un mundo de volcanes y extensos flujos de lava.

Madrid, 7 enero (EuropaPress).- Los flujos de lava localizados en en Venus pueden tener solo unos pocos años, lo que sugiere que el asfixiante planeta vecino de la Tierra podría ser volcánicamente activo en la actualidad.

“Si Venus está realmente activo hoy, sería un gran lugar para visitar para comprender mejor los interiores de los planetas”, dice el doctor Justin Filiberto, responsable principal del hallazgo –publicado en Science Advances– y científico del personal de la USRA (Universities Space Research Association) en el Instituto Lunar y Planetario (LPI).

“Por ejemplo, podríamos estudiar cómo se enfrían los planetas y por qué la Tierra y Venus tienen volcanismo activo, pero Marte no. Las misiones futuras deberían poder ver estos flujos y cambios en la superficie y proporcionar evidencia concreta de su actividad”, explicó en un comunicado.

Las imágenes de radar de la nave espacial Magallanes de la NASA a principios de la década de 1990 revelaron que Venus, nuestro planeta vecino, era un mundo de volcanes y extensos flujos de lava. En la década de 2000, el orbitador Venus Express de la Agencia Espacial Europea (ESA) arrojó nueva luz sobre el vulcanismo en Venus al medir la cantidad de luz infrarroja emitida desde una parte de la superficie de Venus, durante su noche.

Estos nuevos datos permitieron a los científicos identificar flujos de lava frescos versus alterados en la superficie de Venus. Sin embargo, hasta hace poco, las edades de las erupciones de lava y los volcanes en Venus no se conocían bien porque la tasa de alteración de la lava fresca no estaba bien limitada.

Hasta hace poco, las edades de las erupciones de lava y los volcanes en Venus no se conocían bien. Foto: Especial

Filiberto y sus colegas recrearon la cálida atmósfera cáustica de Venus en el laboratorio para investigar cómo reaccionan y cambian los minerales venusianos observados con el tiempo. Sus resultados experimentales mostraron que una vez que estalló en la superficie, un mineral abundante en basalto, el olivino, reacciona rápidamente con la atmósfera y en cuestión de semanas se recubre con los minerales de óxido de hierro: magnetita y hematita.

Descubrieron además que las observaciones de Venus Express de este cambio en la mineralogía solo tardarían unos años en ocurrir. Por lo tanto, los nuevos resultados de Filiberto y sus coautores sugieren que estos flujos de lava en Venus son muy jóvenes, lo que implicaría que Venus sí tiene volcanes activos.