El plan del Gobierno mexicano es avanzar en energías limpias con base en la renovación de las hidroeléctricas, pero también se revisarán los acuerdos con privados “porque le cuesta mucho al Estado la compra de la energía eólica a particulares, porque no pagan, por ejemplo, la transmisión, que es un subsidio”, aseguró el Presidente.

Ciudad de México, 7 de enero (SinEmbargo).- El Gobierno de México busca renovar las plantas hidroeléctricas para producir energía limpia y barata, aseguró el Presidente Andrés Manuel López Obrador. Además se revisarán el marco legal de los convenios con las empresas de la energías renovables “porque no pagan” y  “le cuesta mucho al Estado”.

El mandatario mexicano explicó que en el país hay 60 hidroeléctricas que están subutilizadas, sin embargo tienen turbinas de 40 o 50 años, por lo que se busca modernizarlas “para utilizar el agua de los embalses y generar más energía con turbinas modernas“.

El plan del Gobierno mexicano es avanzar en las energías limpias con base en estas plantas, pero también se revisarán los acuerdos con privados.

“Revisar los convenios, más que nada el marco legal, porque le cuesta mucho al Estado la compra de la energía eólica a particulares, porque no pagan, por ejemplo, la transmisión, que es un subsidio”, aseguró el Presidente.

El 5 de enero la Comisión Federal de Electricidad (CFE) anunció que pedirá “sacar de operación” a generadoras de energías renovables al responsabilizarlas del apagón nacional que afectó a 10.3 millones de personas la semana pasada. Afirmó que la falla en el sistema eléctrico del 28 de diciembre ocurrió cuando “había muy baja demanda”, y una generación de energía eólica y fotovoltaica que representaba 28 por ciento del total, “el mayor valor en la historia”.

“Como medida preventiva en demandas bajas, el Cenace (Centro Nacional de Control de Energía) se verá obligado a sacar de operación parte de la generación renovable intermitente para asegurar la confiabilidad del sistema nacional”, informó Luis Bravo, director de Comunicación Corporativa de CFE.

Esta no fue la primera vez que el Gobierno de México busca limitar a las energías renovables para fortalecer la electricidad generada en plantas propias de la CFE. Con el argumento de preservar la estabilidad del sistema eléctrico de la pandemia, el Cenace publicó un acuerdo en abril pasado que limitaba la entrada de plantas privadas de renovables.

Después, en mayo, la Secretaría de Energía (Sener) publicó una política para desincentivar el despacho de energía renovable porque son “intermitentes”.

La Suprema Corte de la Justicia de la Nación (SCJN) informó esta semana que este año revisará la constitucionalidad del acuerdo de Cenace y de la política de Sener, que están impugnadas por la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece).

-Con información de EFE