Cristina, una niña a quien sus padres dejan en un convento que acoge huérfanos, desde muy pequeña da muestras de que está llamada a un destino superior, pues tiene visiones místicas. Luego de sufrir una fiebre casi letal, despierta del delirio con un lenguaje desarrollado y preciso, con conocimientos ajenos a sus años. Desde entonces sabe que le corresponde encontrar una ciudad donde será posible abolir el imperio de la muerte, donde habrán de imperar el arte y el conocimiento, donde el amor, el perdón, la piedad y la belleza redimirán todo el inútil sufrimiento del hombre. La espera una larga ruta donde, en su búsqueda, verá una ciudad consumida, ensangrentada, derrumbándose, los habitantes en agonía y, entre todo esto, un jinete que a su paso difumina el horror para dejar en su lugar un mundo plácido después de la destrucción.

En esta novela, la voz narrativa de Adriana Díaz Enciso es al mismo tiempo sutil y poderosa. Como la fe.

Adriana Díaz Enciso es escritora y traductora mexicana, nació en 1964 y vive en Londres desde 1999. Ha publicado novela, libros de relatos y poesía y ha colaborado para más de treinta periódicos y revistas en México y el extranjero. Escribió la letra de muchas canciones de la banda de rock Santa Sabina; ha escrito también teatro y ópera y fue guionista del programa de televisión La hora marcada. Impartió clases de literatura en la Universidad del Claustro de Sor Juana y en la Escuela Dinámica de Escritores, y ahora es profesora de literatura y traducción en el Instituto Cervantes de Londres. Fue secretaria de la Blake Society en Inglaterra y cofundadora del proyecto para convertir la casa de William Blake en Felpham en un centro de creación. Es miembro del Consejo Directivo de la revista Modern Poetry in Translation. Sus novelas anteriores son La sed (2001), Puente del cielo (2003) y Odio (2012).