Los dos Presidentes jugaron en el mismo equipo junto a Nikolái, el tercer hijo de Lukashenko, reconocido como su posible sucesor. Ambos equipos estaban conformados además por agentes de los servicios de inteligencia de los dos países.

Moscú, 7 feb (EFE).- Los Presidentes de Rusia, Vladimir Putin, y de Bielorrusia, Alexandr Lukashenko, se pusieron hoy los patines para medir sus fuerzas en un partido de hockey sobre hielo en la ciudad rusa de Sochi.

Como ya es habitual, Putin vistió una camiseta con el número 11 de los Tigres, mientras que Lukashenko lució una del equipo nacional bielorruso con el número 1.

Después de un breve calentamiento, el Mandatario bielorruso se adelantó a su colega ruso y, tras saltar al hielo, hizo varios lanzamientos con el disco en dirección a la prensa.

Los dos Presidentes jugaron en el mismo equipo junto a Nikolái, el tercer hijo de Lukashenko, reconocido como su posible sucesor.

Ambos equipos estaban conformados además por agentes de los servicios de inteligencia de los dos países.

Los dos Mandatarios salieron juntos al hielo en un descanso de unas negociaciones que se prevén largas para resolver sus disputas sobre el precio del crudo que Rusia suministra a Bielorrusia y la implementación del proyecto de integración entre ambos estados.

No es la primera vez que Putin y Lukashenko juegan al hockey: ya lo hicieron en febrero del año pasado. Entonces aprovecharon además la estancia del presidente bielorruso en Sochi para irse a esquiar.

El Presidente de Rusia suele jugar al hockey a menudo con altos funcionarios como el Ministro de Defensa, Serguéi Shoigú, y leyendas de este deporte de su país.

Negociaciones de integración

Los Presidentes Vladimir Putin, y bielorruso, Alexandr Lukashenko, abrieron hoy una nueva ronda de negociaciones de integración, que el segundo calificó de “momento de la verdad” en las relaciones bilaterales tras las discrepancias de los últimos meses.

Putin y Lukashenko tuvieron que reunirse en solitario durante varias horas en el balneario ruso de Sochi (mar Negro) debido a que el avión con la delegación gubernamental bielorrusa retrasó su llegada debido a las adversas condiciones meteorológicas, según informaron fuentes oficiales.

Las negociaciones están marcadas por las denuncias del líder bielorruso, quien acusó de nuevo esta semana a Rusia de incumplir sus promesas en materia de suministro de hidrocarburos, la principal manzana de la discordia entre ambos países.