La llegada de A New God a Immortals Fenyx Rising nos da un motivo para regresar a la Isla Áurea y explorar una pequeña nueva aventura, sin embargo, el núcleo de todo este nuevo contenido tal vez choca un poco con la experiencia general del juego y puede sentirse un poco limitado en cuanto a una experiencia realmente nueva.

Ciudad de México, 7 de febrero (SinEmbargo).- Immortals Fenyx Rising, fue una de las sorpresas más grandes, emocionantes y divertidas del año pasado, con un estilo único que tomaba los mejores elementos de grandes franquicias para hacerla una franquicia nueva con un futuro muy prometedor. Una aventura llena de acción, exploración y sobre todo rompecabezas de todo tipo, ponían a prueba nuestra destreza y capacidad para resolver los cientos de pruebas que tenemos disponibles en la historia principal para aumentar nuestro progreso y habilidades en casi todos los aspectos disponibles. Pocos meses después de su lanzamiento, llegó el primer contenido extra del juego de, llamado A New God, a lo largo de este 2021, el juego contará con mucho más contenido que se irá distribuyendo en periodos de 3 o 4 meses aproximadamente.

Lo primero que hay que mencionar, puede no sonar tan obvio, es que para disfrutar de este nuevo contenido en su totalidad es necesario haber terminado la aventura principal, ya que prácticamente retoma los eventos que suceden al final de la historia. Dicho esto, nuestro personaje “Fenyx” se embarcará en una nueva aventura buscando ganarse la bendición de los cincos dioses para poder formar parte de su selecto grupo, para ello viajaremos por diferentes portales que nos llevarán a las cámaras de cada dios, pequeños calabozos de pruebas y enemigos que representaban uno de los puntos más fuertes del juego en cuanto a desafíos. Uno de los puntos más fuertes del juego principal es la exploración y en este nuevo contenido, se limita la distancia que tendremos que recorrer o explorar para lograr nuestro propósito.

El juego prácticamente retoma los eventos que suceden al final de la historia principal. Foto: Immortals Fenyx Rising

Cada dios nos ofrecerá un poder adicional par poder hacer uso de él, estos poderos los iremos desbloqueando conforme superemos los diferentes retos, además de todas las habilidades que básicamente tendremos desbloqueadas en este punto de la historia. No todo es felicidad, ya que la adición de nuevos poderes, también viene con la desaparición de las pociones que nos ayudaron a lo largo de nuestra aventura, en palabras de Hermes “no son una ventaja justa”, por lo que entrar en cada cámara representa un reto aún más grande. Veremos muchas de las mecánicas que vimos dentro del juego base, como mover objetos de diferente peso y material, activar plataformas o mecanismos que nos dejarán avanzar en cada prueba. Entre las mecánicas nuevas están utilizar a nuestro fiel acompañante Heósforo para poder realizar diferentes tareas o la adición de algunos portales donde podremos arrojar objetos desde un punto “a” hasta un punto “b”, recreando un poco la esencia de lo que llegamos a ver y utilizar en juegos como Portal, pero con el estilo de Immortals Fenyx Rising.

La llegada de A New God a Immortals Fenyx Rising nos da un motivo para regresar a la Isla Áurea y explorar una pequeña nueva aventura, sin embargo, el núcleo de todo este nuevo contenido tal vez choca un poco con la experiencia general del juego y puede sentirse un poco limitado en cuanto a una experiencia realmente nueva. También hay que decir que es un gran trabajo realizado con el enfoque en los diferentes desafíos, representa un pequeño salto de dificultad y cambio de dinámicas a los que el juego nos acostumbra. Tal vez, la mejor manera de disfrutar este contenido es inmediatamente después de terminar el juego, ya que no representa un cambio sustancial o gran adición al juego en general. En los meses donde la cantidad de juegos nuevos está bastante limitada, este nuevo DLC es un gran motivo para volver a tomar el control en Immortals Fenyx Rising.