El 30 por ciento de los casos de desapariciones en México son de niños, niñas y adolescentes. Frente a esto, organizaciones gubernamentales denunciaron este día en una de las audiencias públicas celebradas en por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en Washington que los esfuerzos del Estado mexicano “son desarticulados y no efectivos”. Por su parte, el Secretario ejecutivo del Sistema Nacional de Protección Integral de Niñas y Niños y Adolescentes, de la Segob, Ricardo Bucio Mujica, reconoció que los menores son vulnerables al crimen organizado y la trata de personas y dijo que México no estaba preparado para atender la situación de desaparición de niñas, niños y adolescentes.

La organización Redim dio a conocer que el 30 por ciento de los casos de desapariciones en México son de niños, niñas y adolescentes. Foto: Cuartoscuro

La organización Redim dio a conocer que el 30 por ciento de los casos de desapariciones en México son de niños, niñas y adolescentes. Foto: Cuartoscuro

Ciudad de México, 7 de abril (SinEmbargo).– La Red por los Derechos de la Infancia en México (Redim), una coalición de 75 organizaciones de la sociedad civil, exigió al Estado mexicano, durante una de las audiencias públicas celebradas en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en Washington, mayores acciones para atender las desapariciones de menores, de las cuales responsabilizaron al crimen organizado y a las autoridades corruptas.

Alicia Vargas, presidenta del Consejo Directivo de la Redim, dio a conocer que el 30 por ciento de los casos de desapariciones son de niños, niñas y adolescentes. Además lamentó que los esfuerzos del Estado mexicano para hacer frente a esta situación “son desarticulados y no efectivos”.

Vargas recordó que aunque el Gobierno tiene contabilizados un total de 26 mil desaparecidos, no es clara la cifra de cuántas personas siguen sin ser encontradas. Además, dijo, existe una enorme cifra negra de quienes no han denunciado por amenazas. “A pesar del elevado número de personas desaparecidas, la crisis no ha sido reconocida y asumida en su verdadera dimensión por el Estado mexicano”.

Al inicio de la audiencia, los representantes de la sociedad civiles proyectaron un video de la Redim en el que padres de menores desaparecidos hablaron sobre sus casos. Se trató de cuatro menores que fueron secuestradas, sin que hasta la fecha se conozca su paradero.

Juan Martín Pérez García, Director Ejecutivo de la Red, denunció durante su intervención la invisibilidad de los menores y dijo que ésta la razón por lo que la desaparición de menores no se he vuelto un tema que acapare la atención aún con los altos números de niños desaparecidos.

“Esta invisibilidad es tan alta que un fenómeno que terriblemente está pasando en nuestro país, que es la desaparición, no se ha hecho visible que el 30 por ciento de los casos, de acuerdo con las datos disponibles públicamente, corresponden a personas de 0 a 17 años de edad, es decir niños, niñas y adolescentes”, comentó el experto.

Pérez García dijo que de acuerdo con datos de la misma organización, 6 mil 725 menores fueron reportados como extraviados y desaparecidos entre 2006 y 2014; dijo que el 30 por ciento de esta población eran niños de 0 a 4 años de edad.

La Red identificó a Tamaulipas, el Estado de México y a Guanajuato como las entidades que concentran estos casos, al sumar entre las tres el 43 por ciento de las desapariciones reportadas en ese periodo de tiempo. Dijo que de 2012 a 2014 creció 200 por ciento la desaparición de adolescentes.

“El que el Estado mexicano no tenga la calidad de atender los casos nos da cuenta de que tenemos que hacer un cambio importante, porque la estrategia de seguridad de seguridad esta teniendo un alto costo en adolescentes niños y adolescentes”, dijo Pérez García, quien dijo que esta problemática representa una “alarma nacional”.

En representación del Estado mexicano, Ricardo Bucio Mujica, Secretario ejecutivo del Sistema Nacional de Protección Integral de Niñas y Niños y Adolescentes, de la Secretaría de Gobernación (Segob), reconoció que los menores son vulnerables al crimen organizado y la trata de personas y dijo que México no estaba preparado para atender la situación de desaparición de niñas, niños y adolescentes.

“Esta, [la desaparición de menores], es una situación extrema […] es una situación para la cual México no estaba preparado y que ha enfrentado a nuestro país a la necesidad imperiosa de repensar y revisar sus normas”, dijo Bucio Mujica.

La Comisionada Esmeralda Arosemena de Troitiño dijo que al tratarse de un porcentaje importante que afecta de la población infantil se necesita cuestionar al Estado mexicano sobre las medidas preventivas que llevará a cabo para hacer frente a esta situación.

Pidió garantizar a todos los niños, niños y adolescentes de México “su pleno desarrollo, su protección efectiva y particularmente la accesibilidad a demandar y ejercer sus derechos”.

En tanto, el Comisionado Enrique Gil Botero reconoció “los grandes esfuerzos legislativos que está haciendo el Estado mexicano” en la materia, aunque refirió que estos se deben traducir en eficacia. “Nada ganamos si tenemos muy buenas leyes, las mejores leyes del Estado ideal utópico, sino se llevan a la vida práctica”.

En ese sentido, Juan Martín Pérez García, Director Ejecutivo de la Redim coincidió que en México “tenemos leyes muy bonitas, pero no se implementan”.

Pérez García dijo que existe una brecha muy amplia entre la implementación y el cumplimiento de la Ley, por lo que pidió un protocolo único de la Ley en México para no esperar 72 horas para la desaparición de un menor, si no que el tiempo para realizar la búsqueda de los menores se acorte.

“Necesitamos que el Estado asuma la responsabilidad total. No importa, incluso vamos a decirlo irónicamente, si el chico salió de su casa enojado. Nos alegramos de que fue eso y no un tema del crimen organizado. Lamentablemente, la cifra, los datos, los mapas nos muestran que hay una fuerte  implicación del crimen organizado, que hay colusión de las autoridades, muchas de ellas del orden municipal, y el desafío es enorme”, dijo Pérez García.