Asia ha empezado a controlar el brote viral. Europa empieza a ver datos (un día sí y otro no) que hablan de una epidemia controlada. Incluso Estados Unidos ve la luz al final del túnel. Pero en México empiezan los días en los que cada contagio, cada nuevo caso, ponen en riesgo el sistema de salud.

–Con información de EFE y AP

Ciudad de México, 7 de abril (SinEmbargo).– Quédate en casa, quédate en casa, quédate en casa. Han iniciado en México los días y semanas más difíciles de la pandemia. Las autoridades de salud necesitan una “panza”, es decir, una curva lo más prolongada y aplanada posible. No un pico, no un brote sin control. Si es pico, el sistema de salud no tiene forma de mantener con rienda el brote de COVID-19. Pero si es “panza”, se administran los casos hasta septiembre (de acuerdo con el doctor Hugo López-Gatell) y es posible salir adelante.

Asia ha empezado a controlar el brote viral. Europa empieza a ver datos (un día sí y otro no) que hablan de una epidemia controlada. Incluso Estados Unidos ve la luz al final del túnel. Pero en México empiezan los días en los que cada contagio, cada nuevo caso, ponen en riesgo el sistema de salud.

Hoy, Hugo López-Gatell Ramírez, ​​​​​​​Subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, aseguró que “en las últimas 24 horas, se empieza a ver que la Unión Europea disminuye su contribución a la epidemia, pero la región de América comienza a incrementarla. Esta tendencia va a seguir por lo menos en las siguientes tres o cuatro semanas”.

“Sabemos que va a haber dos fases. Un primer ciclo de transmisión que va a tener un periodo de transmisión prolongado en la medida en que tengamos éxito en el control de la transmisión, que ayudará a que no se saturen los hospitales. Pero paradójicamente y contrario a lo que uno desearía eso va a prolongar la epidemia, podría llegar hasta septiembre. No es un mal signo. Al contrario, es un buen signo de que se va administrando el riesgo y además en la medida en que la epidemia circula en distintos tiempos en el mundo, existe el riesgo de que los países puedan reinfectarse”, sostuvo.

En conferencia de prensa, el funcionario aprovechó para recordar que este periodo de Semana Santa no es para vacacionar. “No son vacaciones, aunque originalmente están consideradas así, no son vacaciones ahora porque estamos en medidas excepcionales para el control de la epidemia”.

Desde Palacio Nacional, el Presidente Andrés Manuel López Obrador agradeció a la gente que está haciendo caso a las recomendaciones, como evitar salir de casa de manera voluntaria, pues consideró que “es por el bien de nosotros mismos” y de las familias.

“Esto nos está ayudando a que no haya un desbordamiento en la epidemia. Si continuamos así, vamos a salir pronto de la crisis. Todos estamos conscientes de que es un sacrificio, pero es por nuestro bien. La mayoría de la gente está siguiendo las recomendaciones, saliendo de la casa sólo por cuestiones urgentes e indispensables”, señaló.

Por ello, el tabasqueño exhortó a la población a que evite viajar a las playas mexicanas durante este periodo de contingencia. “Sí, por Semana Santa, algunos, no todos, no se puede generalizar, están visitando las playas, les hago un llamado a que no lo hagan”, dijo.

“Hago ese llamado, no es sólo un asunto de prohibición o de que usemos la policía o la Guardia Nacional, no”, reiteró ante la idea de decretar un posible toque de queda.

Asimismo, López Obrador consideró que “si tenemos los resultados que hemos logrado entre todos hasta ahora es por la actitud responsable del pueblo de México”.

“Se va domando la incidencia, el que no haya un desbordamiento en los casos, si ya todo parece indicar a que se va a aplanar la famosa curva y se va a seguir manteniendo horizontal como ha sido el planteamiento original de los especialistas, médicos y científicos, pues continuemos con la disciplina”, finalizó.

EUROPA Y EU VEN ALGO DE ESPERANZA

Por otra parte, el Primer Ministro británico, Boris Johnson, estaba el martes en cuidados intensivos luchando contra el coronavirus, mientras que las autoridades en Nueva York y otros lugares confiaban en que varios focos de infección de la pandemia global estuvieran dejando atrás su peor momento.

Johnson, de 55 años y el primer Jefe de Gobierno que se sepa ha enfermado por el virus, estaba consciente y necesitó oxígeno durante la noche, pero no respirador, indicó el martes el Ministro del gabinete, Michael Gove. El Secretario británico de Exteriores, Dominic Raab, fue designado para tomar el relevo mientras Johnson siguiera de baja por una enfermedad que puede ser debilitante incluso para personas con acceso a la mejor atención médica del mundo.

En esta fotografía del jueves 2 de abril de 2020, el Primer Ministro británico Boris Johnson aplaude afuera de su casa en el número 11 de Downing Street para elogiar a los héroes locales que combaten el coronavirus, en Londres. Foto: Pippa Fowles, 10 Downing Street vía AP

En esta fotografía del jueves 2 de abril de 2020, el Primer Ministro británico Boris Johnson aplaude afuera de su casa en el número 11 de Downing Street para elogiar a los héroes locales que combaten el coronavirus, en Londres. Foto: Pippa Fowles, 10 Downing Street vía AP

Por su parte, España volvió a registrar un aumento de las infecciones diarias por primera vez en cinco días, un resultado consistente con el de otros martes, cuando se incluyen los reportes de muertes y análisis acumulados durante el fin de semana.

En el estado de Nueva York, el Gobernador, Andrew Cuomo, anunció los primeros indicios de que el brote podría estar cerca de tocar techo, aunque advirtió que no era el momento de suavizar las restricciones de distanciamiento social.

“Parece que las cifras podrían estar cambiando”, dijo Cuomo, señalando que la crisis estaba lejos de acabar.

El estado ha registrado una media de menos 600 muertos diarios durante los últimos cuatro días. Pese al horror que suponen las cifras, esa cierta estabilidad se interpretó como una señal positiva. Cuomo también dijo que el número de personas que ingresaba a diario en los hospitales del estado había bajado, al igual que el número de pacientes graves que necesitaban respiradores.

El principal especialista en enfermedades infecciosas del país, el doctor Anthony Fauci, mostró un cauto optimismo diciendo que en Nueva York “lo que hemos estado haciendo ha funcionado”.

Por su parte, China no reportó nuevas muertes en las 24 horas previas por primera vez desde que empezó a publicar estadísticas del virus, aparecido en diciembre en la ciudad central china de Wuhan, aunque muchos expertos en enfermedades infecciosas han cuestionado las cifras de China.

Con 743 muertes en las 24 horas previas, unos 100 más que los fallecimientos entre el domingo y el lunes, la cifra de muertes en España se acercaba a 13 mil 800 desde el inicio de la pandemia, según datos del Ministerio de Sanidad. El total de infectados superó los 140 mil, con 5 mil 478 nuevos el martes, mil más que el lunes. Las dos cifras habían ido bajando desde el 2 de abril.

Personas con mascarillas se forman para comprar provisiones en una tienda durante el brote del coronavirus en Barcelona, España, el sábado 4 de abril de 2020. Foto: Emilio Morenatti, AP

Personas con mascarillas se forman para comprar provisiones en una tienda durante el brote del coronavirus en Barcelona, España, el sábado 4 de abril de 2020. Foto: Emilio Morenatti, AP

Las autoridades señalaron que consolidar la estabilización de la curva de contagio será un proceso largo, aunque señalaron que la presión sobre los hospitales estaba cayendo, especialmente en las unidades de urgencias.

Como parte de las medidas de desescalada que se están barajando para las próximas semanas, el Gobierno izquierdista de España quería hacer pruebas en 30 mil hogares para hacer un mapa nacional del brote. El objetivo era medir la expansión del virus más allá de hospitales y residencias de ancianos, que se han convertido en importantes fuentes de contagio.

Se esperaba que el Gobierno dirigido por Pedro Sánchez aprobara el martes nuevas medidas para amortiguar el impacto económico y social del virus, con subsidios para agricultores y flexibilidad para contratar a temporeros inmigrantes para la cosecha de frutas y verduras.

El número de casos nuevos también cayó en la afectada Italia, y aunque Francia registró el lunes un aumento de las muertes diarias a un récord de 833, la tasa de nuevas hospitalizaciones se redujo de forma drástica.

En todo el mundo se han confirmado más de 1.3 millones de infecciones y casi 75 mil personas han muerto, según la Universidad Johns Hopkins. Las cifras reales son con seguridad mucho mayores debido a la falta de análisis, las discrepancias en cómo contabilizan los muertos los diferentes países y el hecho de que algunos gobiernos dan números inferiores a los reales de forma deliberada. Las muertes en Estados Unidos se acercaban a 11 mil, con más de 368 mil infecciones confirmadas.

La mayoría de los infectados sufre síntomas leves o moderados como fiebre y tos. Pero el virus puede matar o causar complicaciones graves como la neumonía en algunos pacientes, especialmente ancianos o personas con problemas médicos previos. Más de 285 mil personas se han recuperado en todo el mundo.

AMÉRICA INCICIA SEMANA DECISIVA

Un agente de policía ante el hospital de St Thomas en el centro de Londres, después de que el primer ministro británico, Boris Johnson, fuera trasladado a cuidados intensivos al empeorar sus síntomas por coronavirus, el lunes 6 de abril de 2020. Foto: Victoria Jones/PA vía AP

Un agente de policía ante el hospital de St Thomas en el centro de Londres, después de que el primer ministro británico, Boris Johnson, fuera trasladado a cuidados intensivos al empeorar sus síntomas por coronavirus, el lunes 6 de abril de 2020. Foto: Victoria Jones/PA vía AP

América comenzó este lunes una semana decisiva en la lucha contra el coronavirus ante la previsión de un repunte de casos en el continente, donde se cree que Estados Unidos está a punto de llegar al pico de contagios, mientras crece la presión de algunos sectores para que se relajen las restricciones y las cuarentenas que tienen paralizados el empleo y la economía.

SOLO AMÉRICA TIENE CURVA ASCENDENTE

Por regiones, Europa concentra aún más de la mitad de los casos (655 mil), seguida de América (más de 413 mil) y Asia-Pacífico (112 mil), pero, según la OMS, solo en el caso americano hay una curva ascendente de contagios.

De hecho, Estados Unidos se mantiene como el país con el mayor número de infecciones del mundo (más de 364 mil), seguido de España (unos 135 mil) e Italia (132 mil).

Además, Estados Unidos superó este lunes los 10 mil muertos por coronavirus, con unos 10 mil 700, y se sitúa como el tercer país con más fallecidos tras Italia y España, según el recuento de la Universidad Johns Hopkins.

Dentro de América, los países más afectados después de EU siguen siendo Canadá (16 mil 500 casos y 339 muertes); Brasil (más de 12 mil casos y 553 muertes); Chile (4 mil 815 contagios y 37 decesos); y Ecuador (3 mil 747 infectados y 191 fallecidos).

Tras ellos se ubican Perú, con 2 mil 561 casos y 92 muertes; México (2 mil 143 y 94, respectivamente); Panamá (mil 988 y 54, respectivamente); República Dominicana (mil 828 infectados y 86 decesos); Colombia (mil 579 y 46) y Argentina (mil 554 y 48).

Una mujer usando un tapabocas camina, este lunes, por las calles en Ciudad de Panam· (Panam·). Foto: Bienvenido Velasco, EFE

Una mujer usando un tapabocas camina, este lunes, por las calles en Ciudad de Panam· (Panam·). Foto: Bienvenido Velasco, EFE

LA SEMANA MÁS DURA

Los nuevos datos se conocen después de que este domingo el Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, asegurara que “esta será probablemente la semana más dura” y “habrá mucha muerte”.

La situación ha escalado especialmente en la ciudad de Nueva York, epicentro del coronavirus en EU y que está evaluando usar un parque como cementerio temporal ante la crisis en las morgues y el continuo aumento de fallecidos.

Pese a las desalentadoras previsiones, las cifras de contagios y de fallecimientos en el estado de Nueva York dieron este lunes señales de estabilización por segundo día consecutivo, lo que a juicio de las autoridades indicaría que la enfermedad puede haber alcanzado ya su punto máximo.

Entre el domingo y el lunes, 599 personas murieron en el estado de Nueva York por el coronavirus, prácticamente el mismo número que el día anterior, cuando habían perecido 594, además se redujo el ritmo de nuevas hospitalizaciones, ingresos en cuidados intensivos e intubaciones.

Esa noticia alentó a los mercados, que consideran que tras alcanzar el pico de nuevos casos puede haber un relajamiento en las medidas de contención, permitiendo revivir a la economía.

El resto de los países del continente siguen cuesta arriba en contagios y se cree que el pico se alcanzará en uno o dos meses.

En el caso de Haití, hoy se confirmó la transmisión comunitaria del virus, mientras que en Ecuador los contagios llegaron este lunes a 3 mil 747, un centenar más que el día anterior y que coincide con el cierre de la tercera semana de aislamiento de la población a escala nacional.

DECISIONES SOBRE CUARENTENAS

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) ha advertido que la pandemia en América se ha intensificado “y tiende a empeorar”, por lo que en varios países no se descarta extender las medidas restrictivas que están a punto de vencerse o, incluso, endurecerlas para evitar un colapso en los sistemas de salud, pese a la preocupación por el impacto económico.

De hecho, el estado de Sao Paulo, que ha registrado 304 de los 553 fallecimientos confirmados por coronavirus en Brasil, decidió este lunes prorrogar hasta el próximo 22 de abril la cuarentena decretada hace dos semanas en esa región y que ha paralizado casi por completo al corazón industrial del país, donde se espera el pico de la pandemia para dentro de 30 o 45 días.

Esa extensión tiene lugar pese a que el Presidente Jair Bolsonaro se opone a esas medidas restrictivas, convencido de que “el pueblo precisa trabajar” y de que la parálisis económica en que se ha sumido el país tendrá efectos “peores” que la pandemia.

En el caso de República Dominicana, donde cerca del 28 por ciento de los empleados formales han sido suspendidos temporalmente desde mediados de marzo, el Gobierno decretó la extensión del toque de queda hasta el 18 de abril.

Perú también está evaluando imponer un confinamiento total a la población los próximos días jueves y viernes, que son festivos por Semana Santa, mientras sigue cuesta arriba en la curva de contagios.

“Esta semana o quizás dos son difíciles porque los casos van a incrementarse aún más”, dijo el Presidente Martín Vizcarra al insistir en que la población debe hacer un esfuerzo más por permanecer en sus casas.

Las decisiones sobre una extensión de las medidas de distanciamiento social vienen marcadas por críticas de algunos sectores y movilizaciones, como en Bolivia, donde ciudadanos buscaron romper la cuarentena en una localidad de la región oriental de Santa Cruz en demanda de poder salir a trabajar.

Mientras en México, donde el Presidente Andrés Manuel López Obrador es reacio a una cuarentena obligatoria, los empresarios exigen acciones que permitan preservan el empleo frente a la paralización de las actividades económicas no esenciales, una medida que tocó hoy a Cemex, una de las mayores productoras de cemento del mundo.

Pese a esa misma presión, el Gobierno colombiano anunció este lunes que la cuarentena que comenzó en el país el pasado 25 de marzo se prolongará hasta el 27 de abril, luego de que algunos grupos criticaran una propuesta de “aislamiento inteligente” para que algunos sectores pudieran retomar su actividad.

En Argentina tampoco se descarta una extensión del aislamiento social preventivo obligatorio, decretado desde el 20 de marzo hasta el próximo 13 de abril, y que el Gobierno dice que permite “ganar tiempo” y evitar el contagio masivo. Sin embargo, es posible que esa extensión sea solo para determinados grupos de la población.

Paraguay no ha hecho ningún anuncio sobre ampliar la cuarentena, que restringe los movimientos de circulación para personas y vehículos hasta el 12 de abril y que fue endurecida ante la desobediencia ciudadana observada en la última semana.

MASCARILLAS OBLIGATORIAS

En medio del debate global sobre la utilidad que puede tener el uso de mascarillas por parte de la población en general, en países como Chile y Argentina se anunció hoy su uso obligatorio en espacios públicos, como el transporte.

En Chile, la medida afectará a quienes viajen en metro, bus, tren u otros transportes colectivos, y se extenderá a los privados que sean remunerados, como los taxis.

Mientras en Honduras, el Gobierno anunció que será obligatoria a partir del martes al asegurar que buscan que este sea “el primer país en América donde el uso de la mascarilla sea universal”.