En entrevista con Richard Ensor, el jefe del buró de The Economist, el Subsecretario de Salud recordó que “en varias ocasiones, en nuestras conferencias de prensa, hemos dicho: utilizamos el modelo centinela, y en este modelo centinela no todo es visible”.

Ciudad de México, 7 de abril (SinEmbargo).– Hugo López-Gatell Ramírez, Subsecretaría de Prevención y Promoción de la Salud y rostro del esfuerzo mexicano contra la pandemia, dijo en una entrevista publicada en Medium con Richard Ensor, el jefe del buró de The Economist, que por el modelo que se escogió para monitorear los casos de coronavirus (COVID-19) en el país “no todo es visible”.

El periodista le pregunta por qué “su Gobierno no está haciendo un mayor esfuerzo para proporcionar la cifra negra para los casos de COVID-19, lo que mejoraría la transparencia”.

López-Gatell responde: “Lo estamos haciendo y seguiremos haciéndolo. Hoy publicamos un nuevo indicador [la entrevista se publica el 6 de abril] de la vigilancia centinela: el porcentaje de confirmación [resultados positivos de la prueba como porcentaje de todos los resultados]. No importa si un país tiene 20 casos, 400 casos o mil casos. La proporción de confirmación misma revela cuál es el patrón. Una tasa creciente de confirmación de casos de COVID-19, entre los casos sospechosos, es un indicador de que las cosas están progresando en la epidemia. En varias ocasiones, en nuestras conferencias de prensa, hemos dicho: utilizamos el modelo centinela, y en este modelo centinela no todo es visible”.

Agrega: “El modelo centinela comenzó a funcionar formalmente cuando nos mudamos a la Fase Dos el lunes pasado [23 de marzo]. Y ahora estamos haciendo todo el paquete de estimaciones para presentarlo públicamente. No es que queramos restringirlo, sino que los números del modelo aún no están disponibles porque recién acaba de comenzar a funcionar”.

El periodista de The Economist insiste: “¿Entonces no puede dar un número del número verdadero de casos que están en México? Usted reporta mil 700 casos hoy en total. ¿Cuál es el número real en tu estimación?”.

El Subsecretario de Salud responde: “En México, todavía no tenemos eso. Ese es un problema técnico. En el mundo, ha habido dos o tres publicaciones, algunas más técnicas que otras, que han sugerido un factor de 10, un factor de corrección de 20, un factor de corrección de 40. Estas estimaciones no son universales. Porque para cada país, el factor de expansión, o el factor de corrección, depende de varios elementos. Sobre todo tiene que ver con el comportamiento de riesgo. Hay segmentos de la población que, con el menor estímulo, buscarán atención médica. Luego, hay segmentos de la población que nunca van, o toman mucho tiempo. Entonces, los patrones de demanda son un factor”.

“En el modelo centinela de vigilancia –agrega López-Gatell– de la influenza, hay un indicador que es muy útil, y es el que los CDC propusieron formalmente con la OPS [Organización Panamericana de la Salud] en 2005. Es decir: la proporción de consultas de salud debido a una enfermedad similar a la influenza. Y a partir de esta atribución, el número aumenta cuando se conoce el número de consultas”.

“En este momento estamos calibrando esto. Y esto tiene que ver con el hecho de que todavía tenemos influenza, todavía está activa en México. Tenemos alrededor del 30 por ciento de las infecciones respiratorias agudas, síntomas compatibles con COVID-19, que son clínicamente indistinguibles de la gripe, pero que todavía se deben al virus de la gripe. Entonces, insisto, no está incorporando el modelo centinela para COVID-19, este es un problema que se activó recientemente. Lo planeamos de esta manera, porque al cambiar la fase de respuesta [desde eliminar la propagación del virus hasta mitigarlo], el modelo de vigilancia requerido también cambió”.

El jefe del buró de The Economist en México puso en su cuenta de Twitter [@richardjensor]: “Vale la pena señalar que, incluso si Dios colocó una barrera protectora mágica contra los gérmenes alrededor de las fronteras de México y la libró por completo de una crisis de salud, la crisis pandémica aún condenaría al país a una depresión económica que superó los temores más salvajes de todos hace sólo unos meses”.

Por la mañana, López-Gatell aseguró que “en las últimas 24 horas, se empieza a ver que la Unión Europea disminuye su contribución a la epidemia, pero la región de América comienza a incrementarla. Esta tendencia va a seguir por lo menos en las siguientes tres o cuatro semanas”.

“Sabemos que va a haber dos fases. Un primer ciclo de transmisión que va a tener un periodo de transmisión prolongado en la medida en que tengamos éxito en el control de la transmisión, que ayudará a que no se saturen los hospitales. Pero paradójicamente y contrario a lo que uno desearía eso va a prolongar la epidemia, podría llegar hasta septiembre. No es un mal signo. Al contrario, es un buen signo de que se va administrando el riesgo y además en la medida en que la epidemia circula en distintos tiempos en el mundo, existe el riesgo de que los países puedan reinfectarse”, sostuvo.

En conferencia de prensa, el funcionario aprovechó para recordar que este periodo de Semana Santa no es para vacacionar. “No son vacaciones, aunque originalmente están consideradas así, no son vacaciones ahora porque estamos en medidas excepcionales para el control de la epidemia”.

Desde Palacio Nacional, el Presidente Andrés Manuel López Obrador agradeció a la gente que está haciendo caso a las recomendaciones, como evitar salir de casa de manera voluntaria, pues consideró que “es por el bien de nosotros mismos” y de las familias.

“Esto nos está ayudando a que no haya un desbordamiento en la epidemia. Si continuamos así, vamos a salir pronto de la crisis. Todos estamos conscientes de que es un sacrificio, pero es por nuestro bien. La mayoría de la gente está siguiendo las recomendaciones, saliendo de la casa sólo por cuestiones urgentes e indispensables”, señaló.

Por ello, el tabasqueño exhortó a la población a que evite viajar a las playas mexicanas durante este periodo de contingencia. “Sí, por Semana Santa, algunos, no todos, no se puede generalizar, están visitando las playas, les hago un llamado a que no lo hagan”, dijo.

“Hago ese llamado, no es sólo un asunto de prohibición o de que usemos la policía o la Guardia Nacional, no”, reiteró ante la idea de decretar un posible toque de queda.

Asimismo, López Obrador consideró que “si tenemos los resultados que hemos logrado entre todos hasta ahora es por la actitud responsable del pueblo de México”.

“Se va domando la incidencia, el que no haya un desbordamiento en los casos, si ya todo parece indicar a que se va a aplanar la famosa curva y se va a seguir manteniendo horizontal como ha sido el planteamiento original de los especialistas, médicos y científicos, pues continuemos con la disciplina”, finalizó.

México llegó este lunes a 125 fallecidos a causa del COVID-19 al morir en las últimas 24 horas 31 personas, mientras que el número de casos confirmados ascendió a 2 mil 439, informaron las autoridades sanitarias.

El número de nuevos casos registrados fue de 296 respecto al domingo y las principales enfermedades relacionadas con los fallecimientos son hipertensión, diabetes, obesidad y tabaquismo.

El Presidente Andrés Manuel López Obrador en conferencia de prensa desde Palacio Nacional. Foto: Gobierno de México

El Presidente Andrés Manuel López Obrador en conferencia de prensa desde Palacio Nacional. Foto: Gobierno de México

La subida en ambos casos ha sido la más alta desde que se presentó el primer caso en este país el 27 de febrero y, además, las autoridades señalaron que hay 6 mil 295 casos sospechosos y 11 mil 741 negativos.

De los casos confirmados, el 74 por ciento han sido “no graves” y el 26 por ciento “ha requerido hospitalización” y en total han estudiado a 20 mil 475 personas.

-Con información de EFE