Justo en este contexto y para tratar de mitigar la pandemia, el Presidente de Argentina, Alberto Fernández, insistió en que las vacunas contra la COVID-19 deben ser consideradas un “bien global” y destacó la decisión del Presidente de Estados Unidos, Joe Biden, de apoyar una eventual suspensión de las patentes.

Por Aitor Pereira

Buenos Aires, 7 may (EFE).– La segunda ola de la pandemia de coronavirus lleva semanas instalada en Argentina, donde se contabilizan más contagios y muertes que un año atrás, mientras el servicio sanitario se acerca al límite pese a la ampliación de instalaciones, que no vino acompañada de más profesionales.

Luis Sarotto es el presidente de la Asociación Médica del Hospital de Clínicas, en Buenos Aires, y relató a EFE el esfuerzo que el sistema hizo para equiparse con más unidades de terapia intensiva y sus respectivos respiradores, claves para tratar los casos graves de COVID-19, aunque tras esta mejora, ahora el déficit es humano.

“Este año, a diferencia del año pasado, ya tenemos el equipo, pero no tenemos la gente, y el recurso humano es lo más difícil de conseguir. (…) La gran deficiencia es que tenés la cama, el respirador, se cuentan como camas viables, pero no está ni el enfermero capacitado ni el médico que los atiende”, afirmó.

Personal médico realiza controles a sus pacientes en una Unidad de Cuidados Intensivos en un hospital de Buenos Aires, el 29 de abril de 2021.

Personal médico realiza controles a sus pacientes en una Unidad de Cuidados Intensivos en un hospital de Buenos Aires, el 29 de abril de 2021. Foto: Juan Ignacio Roncoroni, EFE

Según los últimos datos oficiales, la ocupación de unidades de terapia intensiva es del 68.2 por ciento a nivel nacional, y del 75.9 por ciento en Buenos Aires y su populosa área metropolitana, aunque Sarotto matiza estos datos.

“Hace 15 días me sonaba el teléfono a cada rato diciéndome que estaban en una camilla necesitando oxigeno, que no había camas en todo Buenos Aires. Computan camas, porque está la cama libre, tiene un respirador, pero no está ni el enfermero, ni el kniesiólogo, ni la mucama, ni el médico que la atienda, entonces son camas falsas, son camas no operativas”, agregó.

CONVIVIR CON LA ADVERSIDAD

En el hospital Clínicas trabajan tres mil 400 personas, que este año, como ya ocurrió con buena parte del año pasado, no podrán tomarse vacaciones, lo que, sumado al estrés acumulado por la situación, hace que las relaciones cotidianas sean un poco diferentes.

“Discutís un poquito más que de costumbre, uno está un poco más irritable, hay que saber entender a veces eso, no está fácil la convivencia inclusive con amigos y con familia, la situación es compleja”, subrayó.

Sarotto se toma la situación con filosofía, y destaca que “uno crece frente a la adversidad”, aunque es consciente de que la pandemia dejará “heridas que si bien cicatrizan, la marca queda”, algo de lo que sabe mucho ya que le tocó vivir como profesional el atentado a la mutua judía AMIA, que en 1994 dejó 86 muertos, o la tragedia de la discoteca Cromañón, donde el fin de año de 2004 un incendio se cobró la vida de 194 personas.

Pacientes yacen en camillas en un pasillo del hospital Dr. Norberto Raul Piacentini, en Lomas de Zamora, Argentina, el viernes 23 de abril de 2021, en medio de la pandemia de coronavirus.

Pacientes yacen en camillas en un pasillo del hospital Dr. Norberto Raul Piacentini, en Lomas de Zamora, Argentina, el viernes 23 de abril de 2021, en medio de la pandemia de coronavirus. Foto: Natacha Pisarenko, AP

“Yo hay cosas que no las voy a olvidar en mi vida de esos trances, situaciones muy muy tristes, muy duras, y yo creo que esto nos va a dejar también amigos que se han ido, gente que uno estimaba y que se fue, que este virus se lo llevó, sin duda que las marcas van a quedar eternamente”, aseveró.

ANGUSTIA Y CANSANCIO

Pese a las adversidades, los profesionales siguen poniendo el cuerpo para frenar la pandemia, como es el caso de Carolina Cáceres, quien trabaja como enfermera en la unidad de febriles del Hospital Tornú.

“Es muy angustiante, realmente es mucho cansancio, mucho el agotamiento, muchas las ganas de poder descansar un poco con la familia, no estar en constante preocupación y corriendo todo el día, la verdad es que no hemos tenido acceso a licencias (vacaciones)”, relató.

También le preocupa la situación de su familia, aunque intenta extremar los cuidados con ella, y trata de “estar en el menor contacto posible con los adultos”.

“Uno sabe que cuesta mucho llegar a fin de mes y que encima pongas la vida en juego, y sabes que dejas a tu familia en una situación muy dura”, manifestó.

Pacientes con COVID-19 son asistidos en el hospital Dr. Norberto Raúl Piacentini, en Lomas de Zamora, Argentina, el sábado 1 de mayo de 2021, en medio de un rebrote del nuevo coronavirus.

Pacientes con COVID-19 son asistidos en el hospital Dr. Norberto Raúl Piacentini, en Lomas de Zamora, Argentina, el sábado 1 de mayo de 2021, en medio de un rebrote del nuevo coronavirus. Foto: Natacha Pisarenko, AP

Carolina tiene un hijo de 13 años y una hija de 11, que ahora tienen que permanecer mucho tiempo solos en casa, hasta que su marido, portero del edificio, puede “pasar en algún horario a ver cómo están”.

Además, la cantidad de horas trabajadas, que en el último tiempo aumentó debido a la necesidad de sustituir a compañeros contagiados o enfermos, junto a la ausencia de vacaciones, hacen que desconectar del trabajo sea “muy difícil”.

Los sanitarios llevan meses reclamando mejoras en sus salarios, además de otros beneficios, que fueron el eje de las protestas y manifestaciones que realizaron en las calles de Buenos Aires.

Cuando la situación lo permita, tiene claro que es lo primero que quiere hacer: recuperar el tiempo con su familia y desconectar.

“Yo sólo quiero una carpa (tienda de campaña) e irme al sur con mi familia, con mis hijos, y prender un fogón y olvidarme de todo por unos cuantos días”, concluyó.