Mundo

Da Silva pide reconstruir Brasil: “Bolsonaro está destruyendo políticas públicas”

07/05/2022 - 1:01 pm

Los últimos sondeos otorgan a Lula da Silva cerca de un 45 por ciento de las intenciones de voto, frente al 30 por ciento que obtendría Jair Bolsonaro, líder de la extrema derecha brasileña, en los comicios del próximo 2 de octubre.

Sao Paulo, 7 de mayo (EFE/SinEmbargo).- El exmandatario brasileño Luiz Inácio Lula da Silva presentó este sábado su candidatura a las elecciones presidenciales, para las que todas las encuestas lo sitúan como el máximo favorito por delante del actual gobernante, Jair Bolsonaro.

“Es un momento muy especial en mi vida, especial por contar con ustedes, por haber conseguido por la primera vez juntar todas las fuerzas políticas progresistas en torno a mi campaña“, afirmó Lula en un acto en un centro de convenciones de Sao Paulo, donde lo arroparon cientos de militantes.

Los últimos sondeos otorgan al líder del progresista Partido de los Trabajadores (PT) cerca de un 45 por ciento de las intenciones de voto, frente al 30 por ciento que obtendría Bolsonaro, líder de la extrema derecha brasileña, en los comicios del próximo 2 de octubre.

La candidatura de Lula se daba como un hecho desde hacía meses, pero sólo este sábado se postuló como aspirante a la Presidencia de Brasil, cargo que ocupó entre 2003 y 2010.

El exgobernante ha sumado a su causa a todas las fuerzas progresistas, con el objetivo de crear un frente lo más amplio posible capaz de enfrentar a los partidos de derecha y ultraderecha que están con Bolsonaro, quien intentará renovar su mandato.

Esa coalición se presentó hoy bajo el nombre “Vamos juntos por Brasil”.

Con una enorme bandera de Brasil de fondo, Lula, trajeado, pero sin corbata, realizó un discurso en defensa de la soberanía de Brasil y del impulso social durante su Gobierno (2003-2010).

“Tenemos una causa: restaurar la soberanía de Brasil”, indicó el exmandatario, quien añadió que el Gobierno de Bolsonaro está desmontándola, “destruyendo las políticas públicas de millones de brasileños”.

En el acto de este sábado participó de forma virtual, tras dar positivo por covid-19, el exgobernador de Sao Paulo Geraldo Alckmin, un veterano político liberal, ferviente católico y quien será a candidato a vicepresidente de la fórmula de Lula.

“Cuando Lula me extendió la mano, vi en ese gesto mucho más que una señal de reconciliación entre dos adversarios históricos, vi un llamado a la razón”, dijo Alckmin en un video.

La elección de Alckmin, quien fue el adversario de Lula en las elecciones de 2006, es un giro al centro de Lula y un gesto para mostrar una imagen de moderación económica, sobre todo frente a los mercados financieros.

“Vamos a probar que la economía y la justicia social no son cosas opuestas”, indicó.

LA IZQUIERDA CRECE EN AMÉRICA LATINA 

América Latina se prepara para dos de sus elecciones más importantes de este ciclo electoral. Brasil ya está en clima de campaña electoral frente a los comicios de octubre, que ofrecerán a los brasileños la oportunidad de remover al controvertido Presidente de extrema-derecha, Jair Bolsonaro. Como muestran las encuestas, Bolsonaro sale atrás del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, aunque la ventaja del izquierdista viene disminuyendo en los últimos meses.

Por su parte, el próximo 29 de mayo Colombia se enfrenta a unas elecciones presidenciales que pueden cambiar la historia del país. Una victoria de Gustavo Petro, que lidera consistentemente las encuestas desde el año pasado, llevaría a un político de izquierda a la Casa de Nariño por primera vez en la historia moderna de Colombia, destronando a la hegemonía de la centro-derecha de Álvaro Uribe y sus descendientes que dominan la política desde principios del siglo.

Las posibles victorias del exguerrillero del M-19, actual Senador y exalcalde de Bogotá, y del popular líder sindical en Brasil, podrían consolidar una ola de izquierda que viene tomando forma en América Latina en los últimos años. Esa tendencia, que empezó con la victoria electoral de Andrés Manuel López Obrador en México, en 2018, y del kirchnerista Alberto Fernández en Argentina, en 2019, se vio fortalecida en 2021.

Después de que el aliado de Evo Morales, Luis Arce, ganara en Bolivia a fines de 2020, el siguiente año fue testigo de la ascensión del profesor de las provincias Pedro Castillo en Perú, de la primera presidente mujer en Honduras, Xiomara Castro, y del líder más joven de la región en Chile, Gabriel Boric.

Las elecciones recientes son notables por haber sido palco de enfrentamientos entre izquierdistas (en algunos casos bastante radicales, como Castillo) y candidatos de extrema-derecha. En casi todos los ejemplos los candidatos tradicionales de centro-derecha, que tienden a dominar la política latinoamericana, estuvieron en segundo o tercer plano. Esa tendencia puede consolidarse con las elecciones en Brasil y Colombia.

en Sinembargo al Aire

Opinión

Opinión en video

más leídas

más leídas