El epicentro del seísmo se midió a 18 millas al este de la ciudad, pero hay informes de que se sintió tan lejos como Las Vegas e incluso en México.

Los Ángeles, California, 7 de julio (LaOpinión).- Un niño pequeño se ha convertido en un gran héroe al evitar que una niña pequeña fuera aplastada por un edificio que se derrumbó durante el terremoto de California.

El temblor de magnitud 7.1 sacudió partes de Ridgecrest, en el sur de California, y provocó que una lavandería temblara y comenzara a derrumbarse mientras los clientes estaban dentro.

Entre los que escaparon del edificio estaba el niño, que llevaba a una niña pequeña en sus brazos, se cree que es su hermana pequeña. Los dos consiguieron salir segundos antes de que se rompiera el techo.

El epicentro del seísmo se midió a 18 millas al este de la ciudad, pero hay informes de que se sintió tan lejos como Las Vegas e incluso en México.

Este fuerte terremoto ocurrió solo dos días después de otro temblor de 6.4 grados de magnitud.

Pero a pesar de la intensidad del terremoto de 7.1 de magnitud, el jefe de policía de Ridgecrest afirma que solo hubo heridos leves.

La alcaldesa, Peggy Breeden, explicó a los medios que están lidiando con la situación lo mejor que pueden, ya que se han reportado fugas de gas, lesiones, cortes de electricidad e incendios. Por suerte, no hay daños más graves que lamentar.

El geofísico de USGS, Paul Caruso, dijo que fue el mayor terremoto en el sur de California desde el terremoto de Northridge de 6.6 grados en 1994.

Ese terremoto, que se centró en un área densamente poblada de Los Ángeles, mató a 57 personas y causó daños por miles de millones de dólares.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE LAOPINIÓN. VER ORIGINAL AQUÍ. PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN.