Un total de 7 mil 400 personas pasaron por sus salas en esta primera jornada, frente a los 30 mil-40 mil -tres cuartas partes de ellos turistas extranjeros- que solía ser lo normal antes de la crisis, explicó a Efe una portavoz, que destacó la gran proporción de jóvenes y de familias presentes en este particular estreno.

París, 6 jul (EFE).- El Louvre reabrió este lunes sus puertas, tras casi cuatro meses de cierre por el coronavirus, con menos de una cuarta parte de sus visitantes habituales, que pudieron disfrutar de las obras maestras del museo con más amplitud pero con las nuevas medidas sanitarias.

Un total de 7 mil 400 personas pasaron por sus salas en esta primera jornada, frente a los 30 mil-40 mil -tres cuartas partes de ellos turistas extranjeros- que solía ser lo normal antes de la crisis, explicó a Efe una portavoz, que destacó la gran proporción de jóvenes y de familias presentes en este particular estreno.

Un centenar de personas guardaba cola, muchas de ellas desde una hora antes, cuando a las 09:00 de la mañana el Presidente del Louvre, Jean-Luc Martínez, fue el primero en hacer un recorrido por el museo, entre los aplausos de un grupo de empleados.

El museo cerró sus puertas el 13 de marzo, cuatro días antes de que entrara en vigor el confinamiento decretado por el Gobierno francés. Foto: Christophe Petit Tesson, EFE

Alrededor de la mitad de los visitantes eran extranjeros y la otra mitad franceses, contentos de poder acceder al principal museo de la capital francesa, que ante esta situación ha decidido abrir el 70 por ciento de sus instalaciones durante unas semanas o meses.

Eso significa que podrán contemplarse 30 mil obras en 40 mil metros cuadrados de exposición, lo que incluye iconos como la Gioconda o la Victoria de Samotracia.

Después del receso semanal de los martes, este miércoles se propondrán al público de forma gratuita talleres guiados ante ocho de las obras maestras del Louvre, una experiencia que se mantendrá durante todo el verano.

El museo cerró sus puertas el 13 de marzo, cuatro días antes de que entrara en vigor el confinamiento decretado por el Gobierno francés.

Los responsables, que evalúan las pérdidas acumuladas durante ese periodo en unos 40 millones de euros (45 millones de dólares), esperan una caída del 80 por ciento del número de visitantes.

Alrededor de la mitad de los visitantes eran extranjeros y la otra mitad franceses, contentos de poder acceder al principal museo de la capital francesa. Foto: Christope Petit Tesson, EFE

En la visita, la mascarilla es ahora obligatoria para los mayores de 11 años y el recorrido está balizado con flechas, que impiden dar marcha atrás. Además, se recomienda reservar anticipadamente. Todavía hay plazas libres para esta semana, recuerda el museo.