En marzo, la crisis del coronavirus impactó con fuerza en la economía mexicana, llevando a la depreciación del peso y a la caída de la bolsa. Sólo cinco entidades del país lograron registrar un crecimiento anual en la actividad industrial.

Ciudad de México, 7 de julio (SinEmbargo).- La actividad industrial o también llamada secundaria registró contracciones anuales en 27 de los 32 estados de la República durante marzo, mes en el que se registraron los primeros efectos de la pandemia de coronavirus en México, reportó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

La producción industrial en México cayó un 5 por ciento en marzo frente al mismo mes de 2019 por la caída de la construcción, la manufactura y la generación y distribución de energías, afectadas por la crisis del coronavirus.

Las cifras son resultado de las caídas de la construcción (7.5 por ciento) e industria manufacturera (6.1 por ciento) y la generación y transmisión de energía eléctrica, agua y gas (0.8 por ciento), que se contrarrestaron parcialmente por el alza de la minería (1.3 por ciento).

En cifras desestacionalizadas, la actividad industrial cayó un 3.4 por ciento en marzo pasado respecto al mes previo por la contracción de todos los sectores.

Las caídas más fuertes se observan en Nayarit (-26.5%), Baja California Sur (-26.0%), Aguascalientes (-19.5%) y Coahuila (-17.2%).

Los únicos estados que registraron un crecimiento anual en la actividad industrial fueron Colima (3.6%), Chihuahua (2.7%), Ciudad de México (2.0%), Tabasco (17.8%) y Yucatán (3.4%).

“¿Cómo no va a caer el 30 por ciento si se paralizó el país?”, bromeó el Presidente Andrés Manuel López Obrador el 12 de junio desde su conferencia de prensa en Palacio Nacional. Sin embargo, explicó que es una medición especial para dar un seguimiento mensual, diferente del cálculo del Producto Interno Bruto (PIB) trimestral.

A mediados de marzo, la crisis del coronavirus impactó con fuerza en la economía mexicana, llevando a la depreciación del peso y a la caída de la bolsa.

A finales de ese mes se decretó la emergencia sanitaria y se ordenó el cierre de actividades no esenciales, paralizando buena parte de la industria.

En el primer trimestre del año, la actividad industrial acumuló una caída del 2.9 por ciento, pese al alza de la minería del 4.2 y de la generación de electricidad (0.3 ), por la bajada de la construcción (8.2 ) y de la manufactura (2.9).

La producción industrial en México cayó un 1.8 por ciento en 2019 frente al 2018, debido al decrecimiento de la construcción y la minería.

Para este 2020, analistas del sector privado y organismos pronostican un retroceso de la economía que rondará el 6 por ciento por la pandemia de coronavirus y la caída internacional de los precios del petróleo.

-Con información de Economía Hoy y EFE