México, 7 Ago. (Notimex).- Andrés Manuel López Obrador, candidato presidencial de la coalición Movimiento Progresista, presentó un escrito con lo que llamó “10 fundamentos básicos” para argumentar su solicitud de invalidez de la elección.

En conferencia de prensa expuso que se han presentado miles de pruebas para sostener su queja, pero para que los magistrados no se “empapelen” presenta los “fundamentos”, entre ellos el supuesto uso de encuestas como propaganda en favor de Enrique Peña y el monitoreo de la UNAM que, a su juicio, mostraría iniquidad en acceso a medios.

1. Actitud tendenciosa de los medios de comunicación para favorecer a Enrique Peña Nieto.

Es de dominio público el interés de los dueños de los medios de comunicación, en particular de Televisa y Milenio, para imponer a Enrique Peña Nieto en la Presidencia de la República; el monitoreo elaborado por la UNAM a solicitud del IFE, constituye una prueba irrefutable de la falta de equidad que prevaleció durante la campaña presidencial. En ese reporte se señala que el candidato del PRI ocupó el mayor tiempo destinado por los noticiarios de radio y televisión, y aun cuando no se calificaron notas informativas correspondientes a los géneros de opinión, análisis y debate, de 3 mil 853 valoraciones de los cuatro candidatos, Peña Nieto tuvo 668 menciones positivas y 480 negativas, mientras, en mi caso, recibí 477 valoraciones positivas y 974 negativas (anexo estudio completo). (2)

2. Manejo de encuestas en medios de comunicación para hacer propaganda a favor de Peña Nieto.

Desde el primer día de la campaña, apareció una lluvia de encuestas y sondeos de opinión que no paró hasta el día de la elección presidencial. En evidente componenda con el candidato del PRI, empresas como GEA-ISA/Milenio, El Universal/Buendía y Laredo, BGC/Excélsior, Consulta Mitofsky/Radio Fórmula/Televisa, entre otras, se dedicaron a difundir resultados que no correspondían a la realidad y cuyo propósito fue proyectar la imagen de que Enrique Peña Nieto era inalcanzable. Por ejemplo, la encuesta GEA-ISA/Milenio se difundió diariamente en periódicos, radio y televisión, durante toda la campaña. Inclusive, el 27 de junio, último día de campaña, este medio de comunicación, en titulares, sostiene que –“tras 101 días de seguimiento diario electoral” Peña Nieto mantiene una ventaja de 18.4 por ciento, casi tres veces superior al resultado oficial (anexo expediente técnico). (3)

Esta descarada manipulación se tradujo en propaganda disfrazada, promovida por los dueños de empresas de medios de información para eludir la prohibición expresa a los particulares de contratar tiempos en radio y televisión. Es decir, se violaron los párrafos 2 y 3 del inciso g), de la base III, del artículo 41 de la Constitución, así como los artículos 49.3 y 49.4 del Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales, así como el “Acuerdo General del Instituto Federal Electoral que estableció los lineamientos y los criterios de carácter científico que deberán observar las personas físicas y morales que pretendan ordenar, realizar y/o publicar encuestas por muestreo, encuestas de salida y/o conteos rápidos durante el proceso electoral 2011-2012”.

3. Gasto excesivo en propaganda y en movilización en los actos de campaña de Enrique Peña Nieto.

El 26 de abril de 2012 los representantes de los tres partidos de la coalición Movimiento Progresista presentaron una queja por violación al tope de gastos de campaña por parte del candidato priísta y solicitaron “medidas cautelares para hacer cesar la conducta denunciada, a fin de preservar el principio de equidad y garantizar la validez de la elección”. Se entregaron pruebas que sustentan la estimación de que al 24 de abril de 2012 el candidato del PRI, había realizado un gasto de campaña que ascendía ya a la cantidad de $374’920,338.21, tan solo en rubros de gastos como anuncios de bardas y espectaculares, así como en la realización de actos, con lo que rebasaba lo permitido en $38’808,254.05.

Sin embargo, el IFE no hizo nada. El 5 de junio de 2012, la coalición presentó una ampliación a la queja por violación al tope de gastos, solicitando medidas cautelares, pues se evidenció que al 2 de junio, el candidato Peña Nieto ya había gastado $719’500,989.00 tan solo en propaganda y actos de campaña cuantificables, rebasando el tope en $383’388,905.17. Es decir, más del doble de lo legalmente permitido.

Posteriormente, el 10 de julio de 2012, los partidos de la coalición de izquierda se vieron obligados a presentar una segunda ampliación de queja por rebase de gastos por parte del PRI. El gasto de campaña de Peña Nieto para el periodo del 3 al 27 de junio de 2012 era entonces de $1,173’486,884.00. Esto es, entre la primera queja interpuesta el 26 de abril del 2012 y la del 10 de julio del mismo año, la coalición PRI-PVEM había gastado únicamente para campaña presidencial, y “tan sólo en propaganda y actos de campaña cuantificables”, la cantidad de $1,892’987,873.00. El rebase del tope legal nada más por esos conceptos ascendía entonces a $1,556’875,788.65.00 ¿Y la autoridad electoral? Nada relevante se hizo al respecto.

Por último, el 12 de julio, en el juicio de inconformidad, en donde solicitamos la invalidez de la elección presidencial, sostuvimos con las pruebas correspondientes que la coalición Compromiso por México erogó en la campaña la cantidad de $4,599’947,834.00, que era lo que hasta entonces se había podido acreditar. Corresponderá a ustedes, señora y señores Magistrados, indagar los hechos para determinar cuántos miles de millones se utilizaron para literalmente tratar de comprar la elección presidencial del 2012.

4. Uso de tarjetas Soriana para comprar el voto.

En varias partes del país, dirigentes y candidatos del PRI entregaron millones de tarjetas de la tienda departamental Soriana a cambio de votos. Es conocido que estos comercios en la zona conurbada del Distrito Federal, fueron prácticamente vaciados por multitudes del Estado de México que usaron tarjetas al día siguiente y en los días posteriores a la elección. De todo ello hay pruebas suficientes en el Juicio de Inconformidad y en videos y testimonios que anexo a este escrito. (4)

Llamo la atención en que existen cuando menos siete tipos distintos de tarjetas de Soriana: Soriana Mi Ahorro, Soriana Aprecio por ti, en el Estado de México y el Distrito Federal; Tamaulipas siempre gana PRI por Ti Soriana; Mercado Soriana Tarjeta Buen Vecino y Soriana Obsequia Aprecio de Nuevo León; Mi Ahorro Soriana, Chihuahua; y Soriana CTM (tarjetas que acompañan este escrito). (5)

No obstante, como pruebas plenas, entrego a ustedes testimonios notariales donde ciudadanos afirman que recibieron este tipo de tarjetas a cambio de que votaran por el candidato del PRI, Enrique Peña Nieto (anexo testimonios notariales). (6)

5. Distribución de miles de monederos del Banco Monex con dinero de procedencia ilícita.

Como antecedente, expongo que el día 26 de junio el Partido Acción Nacional presentó una denuncia ante el IFE y la FEPADE, entregando como pruebas dos tarjetas Monex Recompensa, con sus respectivos testimonios notariales, de dos ciudadanos de Guanajuato que aseguraron haber recibido estos monederos electrónicos como pago por su desempeño en la estructura electoral del PRI. En su escrito, el PAN demandó la investigación correspondiente, asegurando que el PRI había destinado 700 millones de pesos para éste propósito.

Posteriormente, nosotros recibimos 33 facturas y una relación de depósitos para la adquisición de tarjetas Monex por un monto de 108 millones 200 mil, 764 pesos. En dichas facturas aparecen como clientes el Grupo Comercial Inizzio, S.A. de C.V, y la Importadora y Comercializadora Efra, S.A. de C.V., los cuales compraron a Monex 10 mil 674 tarjetas, con sus respectivas cargas de “saldos prepago” (documentos presentados el día 12 de julio como prueba en el Juicio de Inconformidad). Tres días después, el 15 de julio, en entrevista con el periódico Reforma, el director de Monex, admitió tácitamente la autenticidad de las facturas.

Al mismo tiempo, por nuestra cuenta, iniciamos una investigación sobre las características de las empresas que contrataron este servicio, así como otras empresas que depositaron un total de 70 millones 281 mil 78 pesos a favor de Monex, mediante transferencias bancarias, depósitos en firme y otros depósitos cuya procedencia se desconoce. De esta investigación se desprendió que las empresas eran fantasmas y que en dos de ellas los accionistas eran dos obreros, uno de ellos ya fallecido (anexamos investigación completa). (7)

En respuesta, el día 19 de julio el PRI aseguró que había contratado a la empresa Alkino Servicios y Calidad, S.A. de C.V. para manejar 7 mil 850 tarjetas, por un monto total de 66 millones 326 mil 300 pesos y que estos recursos sólo se habían distribuido el día de la elección para pagar a quienes participaron como integrantes de su estructura electoral. Todo ello, con el evidente propósito de que no se considerara como gasto de campaña, sino como gasto ordinario de ese partido en contravención a lo que señalan los artículos 215 y 229.2 del Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales. Esa coartada es insostenible dado que las facturas, documentos y testimonios que anexamos, demuestran que dichas tarjetas se entregaron desde abril, y no sólo a los representantes generales y de casillas del PRI.

Por si fuese poco, el día 13 de julio, empezaron a llegar tarjetas denominadas Monex-Lealtad, procedentes de Tabasco. A la fecha, hemos entregado 16 tarjetas de Tabasco y una del Estado de México. Ahora aprovecho para enviarles 9 más de Tabasco, 3 de Puebla, 2 de Morelos y una de Veracruz. (8) Les aclaro que ya estamos hablando de tres tarjetas Monex distintas: Monex Recompensa, Monex Lealtad y Broxel Monex Lealtad Internacional.

Más aun, el día 26 de julio recibimos de Tabasco una relación de 4 mil 891 responsables de activismo y movilización del PRI, conocidos como RAV, que recibieron pagos mediante monederos Monex. (9)

Estos operadores no necesariamente actuaron como representantes de casilla, sino como promotores del voto a favor de Enrique Peña Nieto. También presento a ustedes 89 audios sobre un muestreo telefónico que llevamos a cabo de estos responsables de activismo y movilización del PRI en Tabasco, los cuales demuestran que dichas personas recibieron pagos mediante las tarjetas Monex, por alrededor de 4 mil pesos en el periodo de abril a junio. (10)

Con todos estos elementos podemos afirmar que si en Tabasco, que tiene mil 133 secciones electorales, se entregaron 4 mil 891 tarjetas Monex, por lógica, en todo el país, en donde hay 66 mil 740 secciones electorales, debieron ser utilizadas alrededor de 260 mil tarjetas. Un promedio de 4 por sección, lo cual lleva pensar que sólo por este concepto el PRI, a través de múltiples empresas fantasmas, contrató más de mil millones de pesos con el Banco Monex.

Consideramos que esta hipótesis debe ser confirmada por ustedes y bastaría con solicitar a la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, que Monex entregara las más de 4 mil facturas que emitió durante los tres meses de campaña presidencial.

Por otro lado, les doy a conocer que hemos recibido tarjetas de otras instituciones bancarias que fueron utilizadas por el PRI. Me refiero a las tarjetas Bancomer y Santander, que anexo los testimonios de los ciudadanos que nos hicieron llegar estos instrumentos. En uno de estos testimonios se relata que ese entregó una tarjeta Bancomer a cada representante de casilla propietario del PRI, por la cantidad de 4 mil pesos y otra, de 2 mil pesos por suplente. Consideramos que el asunto amerita una investigación por separado. (11)

6. La compra y distribución de tarjetas telefónicas como propaganda de Peña Nieto.

Los ciudadanos nos han transmitido información acerca de que el PRI contrató alrededor de 5 millones de tarjetas telefónicas con la imagen de Enrique Peña Nieto. Estas tarjetas telefónicas prepagadas con tiempo aire de 100 pesos cada una, fueron distribuidas por todo el país, lo cual implica un gasto, sin considerar el costo de las tarjetas, de 500 millones de pesos. Pido a ustedes que se abra la investigación correspondiente y que soliciten a la empresa MarkCom Tech Solutions y a Telmex el contrato que legalmente hubo de ser suscrito en esta compra-venta. Les doy a conocer que en el Juicio de Inconformidad entregamos al IFE 378 tarjetas con estas características. Asimismo, anexo un documento promocional de la empresa MarkCom, denominado “La Mejor Herramienta de Marketing Político, PRI Comprometidos con México, Tarjeta Telefónica Promocional”, que aparecía en la página de dicha empresa hasta antes de que la cerraran. (12)

7. Utilización de los gobiernos del PRI en beneficio de Peña Nieto. El caso de Zacatecas en particular.

Como es de conocimiento público, el 12 de junio, en Toluca, en la casa oficial del gobernador del Estado de México, 16 gobernadores del PRI se reunieron con Peña Nieto y su equipo de campaña. Ahí, se asignaron cuotas de votos por mandatario.

Por ejemplo, Eruviel Ávila, gobernador del Estado de México, se comprometió a conseguir 2 millones 900 mil votos, que fue precisamente la votación que Peña Nieto obtuvo en el Estado de México.

La confabulación de los gobernadores en el Estado de México se tradujo en la utilización de recursos públicos de los estados para comprar millones de votos en todo el país.

Una prueba bien documentada de lo anterior fue el modo en que operó el gobernador de Zacatecas, Miguel Alonso Reyes, el cual asignó tareas electorales a sus principales colaboradores, por distrito y municipio, y está comprobado que estos funcionarios manejaron chequeras con millones de pesos para la compra de votos. Este hecho fue denunciado a la FEPADE pero ni siquiera le ha sido asignado número de averiguación. Por eso mismo, entrego a ustedes dos chequeras, cheques y otras pruebas contundentes. (13)

8. Manejo de una cuenta del gobierno del Estado de México por Luis Videgaray Caso, coordinador de Campaña de Enrique Peña Nieto.

El día 2 de agosto, Ricardo Monreal Ávila, coordinador de mi campaña, dio a conocer la existencia de la cuenta 806935 de Scotiabank, que pertenece al gobierno del Estado de México, pero que es administrada por Luis Videgaray Caso. Esta cuenta, que permaneció prácticamente inactiva en los meses de diciembre y enero, manejó en inversiones, de febrero a junio del año en curso, alrededor de 8 mil millones de pesos, quedando otra vez con un saldo menor, a finales del mes de junio; es decir, con el mismo comportamiento de los meses previos a la campaña y a su mayor utilización. Aún cuando Videgaray, los dirigentes del PRI, el banco y el gobierno del Estado de México, respondieron que se trataba de un infundio, al día siguiente de que se presentó esta denuncia se dio a conocer un audio donde una empleada de dicho banco confirma que, en efecto, la cuenta existe a nombre del Estado de México y que el administrador único acreditado es Luis Videgaray Caso.

Por la gravedad que reviste este hecho, considero que el Tribunal debe hacer la investigación correspondiente (anexo estados de cuenta y audio). (14)

9. La compra de votos en todo el país.

Antes y durante la elección del primero de julio, fue evidente la compra de votos por parte de operadores del PRI en todo el territorio nacional. Por ejemplo, el 23 y el 25 de junio, en Baja California Sur, fueron detenidos cuatro trailers con placas del estado de México repletos de despensas (anexo dos actas notariales que dan fe de los hechos). (15)

En Campeche, se identificó, días antes de la elección, una casa con despensas y otros artículos que serían utilizados para repartir a quienes votaran por Peña Nieto y por el PRI (se anexa acta notarial). (16)

Abundan reportes de compra de votos correspondientes al día mismo de la elección y de ello dan cuenta actas notariales y denuncias presentadas a la FEPADE en Michoacán, Colima, Yucatán, Tabasco, Coahuila, Chiapas, entre otros, documentos que adjunto al presente escrito. (17)

Asimismo, anexo los relatos sobre estas violaciones a la ley, que hicieron los escritores e intelectuales, Paco Ignacio Taibo II, Elena Poniatowska, Fabrizio Mejía, Héctor Díaz Polanco, Héctor Vasconcelos, Sanjuana Martínez, Pedro Miguel, José Alfonso Suárez del Real y Jesús Ramírez Cuevas. (18)

10. Compra de votos y tráfico con la pobreza en el medio rural.

La compra del voto se dio prácticamente en todo el país pero fue más acentuada en las zonas donde viven los más pobres de México, en especial en el medio rural. En estos lugares se registró el mayor nivel de participación ciudadana del país, contrario a lo sucedido en las anteriores elecciones presidenciales y por encima de la media nacional registrada en los actuales comicios.

Por ejemplo, en los tres distritos con más población rural de Yucatán, se registró una participación promedio del 86 por ciento. En Chiapas, la participación ciudadana, con respecto al 2006, se incrementó en 118 por ciento y el PRI consiguió 506 mil votos de más. En este estado, en el medio urbano, Peña Nieto “me gana” por 4 mil 223 votos, pero en el medio rural su ventaja es de 294 mil 871 votos.

Una investigación que realizamos sobre el incremento en la participación ciudadana en el medio rural en el país, precisa sobre lo atípico de este fenómeno. En el medio urbano, con relación al 2006, la participación creció en 5.16 por ciento, mientras en el medio rural aumentó en 23.37 por ciento (anexo el estudio). (19)

Esto explica porque en las casillas no urbanas, que son el 35 por ciento del total, Peña “me gana” con 2 millones 801 mil 402 votos, lo que representa el 84.1 por ciento de su supuesta ventaja a nivel nacional.

Para la obtención de estos votos, el candidato Peña Nieto y su partido, entregaron dinero en efectivo, comida (pollos rostizados, carne de res y de cerdo), materiales de construcción y otras dádivas, aprovechando la pobreza extrema de millones de mexicanos que carecen hasta de lo indispensable.

No puede dejar de indignar y entristecer, el constatar que, para colmo, los responsables de la desgracia de millones de mexicanos, utilicen a sus víctimas, en particular las más pobres y desinformadas, para tratar de sostener su funesto poder económico, político y mediático.

Esta es, sin duda, la mayor inmoralidad que se registró durante la elección presidencial. Esto va más allá del uso del dinero para comprar votos; se trata de un hecho indigno y de la mayor vileza humana. No es justificable, bajo ninguna circunstancia, el tráfico con la pobreza y con el hambre. Pregunto a ustedes señores magistrados: ¿Cómo puede haber una elección libre cuando se abusa de la necesidad de la gente? Podrá alegarse que los pobres que votaron por el PRI actuaron por su propia voluntad, utilizando su libre albedrío, pero esto implica omitir las circunstancias de miseria en que viven millones de mexicanos y desconocer el desdichado mundo de los olvidados, donde lo más importante es sobrevivir y conseguir el sustento de cada día.

Éste es el gran tema en esta elección: el comercio con la pobreza de la gente. Se trata no solo de valerse de la ignorancia, sino de una inmoralidad mayor. Por muy buenos resultados que haya dado la manipulación a través de los medios de comunicación, el voto de los pobres no habría beneficiado a Peña Nieto, sin estar de por medio la entrega de dinero o de una dádiva a cambio del sufragio. Es difícil imaginar que Peña Nieto, quien con su mentalidad clasista desprecia a los desvalidos, haya sido visto por los pobres como su redentor.