Imagen: Inegi.

Imagen: Inegi.

Ciudad de México, 7 de octubre (SinEmbargo).– La violencia que se registra en México ha ocasionado que el 67 por ciento de la población mayor de 18 años considere que vivir en su ciudad es inseguro; que 36.1 por ciento piense que la situación de la delincuencia seguirá “igual de mal” y que el 27.4 diga que empeorará, informó este día el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) con base a los datos de la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana correspondientes a septiembre de 2014.

En tanto, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) reprobó a México en su estudio sobre la calidad de vida, “¿Cómo es la vida en tu región?”, colocando al país por debajo del promedio de las 34 naciones que conforman el grupo en áreas como seguridad, salud, ingreso disponible y acceso a Internet, de acuerdo con un estudio publicado este lunes.

México aparece al último en la lista de la OCDE en términos de seguridad, con 22.9 homicidios por cada 100 mil habitantes, más de 5 veces el promedio de 4.2.

“A las regiones mexicanas de alto desempeño les va mejor que la media de la OCDE en calidad del aire, empleo y tasas de desempleo. La tasa de homicidios, los ingresos por hogar, el acceso a la conexión de banda ancha y la participación de la fuerza de trabajo con al menos un grado en la educación secundaria, son los indicadores de bienestar donde la brecha entre las regiones mexicanas y de la media de la OCDE es la más grande”, refirió la OCDE.

Estos reportes se dan en uno de los momentos más complicados en materia de seguridad por los que atraviesa México con casos como el secuestro de 43 normalistas de Ayotzinapa, el asesinato tres estudiantes de esa institución, el hallazgo de 28 cuerpos en seis fosas clandestinas en Iguala, Guerrero; el homicidio del Diputado federal Gabriel Gómez Michel en Zacatecas y la ejecución sumaria de 22 presuntos criminales a manos de elementos del Ejército mexicano.

La encuesta del también INEGI dio cuenta de cómo 33.8 por ciento de las personas consultadas manifestó que el desempeño de la policía fue “muy o algo efectivo”, mientras que 66.0 por ciento consideró este desempeño como “poco o nada efectivo” en sus labores relativas a la prevención y combate a la delincuencia.

“Se puede observar que es mayor la proporción de población que considera el desempeño de los policías estatales y municipales para prevenir y combatir la delincuencia es ‘poco o nada efectivo’, manteniéndose en el mismo nivel de percepción en comparación con septiembre de 2013. En cambio, hay un aumento en la percepción del desempeño de los policías estatales o municipales como “muy o algo efectivo” de un punto porcentual respecto de septiembre de 2013”, dice la encuesta.

Los mismos datos refieren que durante el pasado mes de septiembre de 2014, el 67.0 por ciento de la población consultada consideró que, en términos de delincuencia, vivir en su ciudad es inseguro, lo cual en comparación con el mismo mes de 2013, en el que esta percepción fue de 68.0 por ciento, implica una disminución de un punto porcentual, y de tres puntos con respecto a las cifras de junio del presente año.

En cuanto a la expectativa social sobre la seguridad pública los datos muestran que el 21.3 por ciento de la población dijo que en los próximos 12 meses la situación de la delincuencia en su ciudad seguiría igual de bien y 14.7 por ciento que mejoraría; mientras que 36.1 por ciento consideró que seguiría igual de mal y 27.4 por ciento que empeoraría.

“Al considerar los resultados obtenidos en septiembre de 2013, se observa que es mayor la proporción de población que considera que la situación de la delincuencia ‘seguirá igual de mal’ o que ’empeorará’, y en particular este último tuvo un incremento de 3.4 puntos porcentuales. Asimismo, hay una disminución en la expectativa de ‘mejora’ de la seguridad pública de  4.1 puntos porcentuales con respecto a septiembre de 2013. No obstante, ha habido un incremento de 2.9 puntos porcentuales en la población que considera que la situación seguirá igual de bien”, refiere el INEGI.

Sobre la atestiguación de conductas delictivas o antisociales se informó que las tres conductas delictivas o antisociales de mayor frecuencia que la población ha escuchado o ha visto en los alrededores de su vivienda en los últimos tres meses fueron el consumo de alcohol en las calles (72.0%), robos o asaltos (66.3%) y vandalismo (57.2%). Las de menor frecuencia fueron, venta o consumo de drogas (38.3%), bandas violentas o pandillerismo (33.9%) y disparos frecuentes con armas (23.7%).

Asimismo se reportó que el 66.6 por ciento de la población de 18 años y más que reside en las ciudades objeto de estudio manifestó que en los últimos tres meses, por temor a sufrir algún delito modificó sus hábitos respecto a “llevar cosas de valor como joyas, dinero o tarjetas de crédito”; mientras que 61.2 por ciento señaló que modificó sus hábitos respecto a “permitir que salgan de su vivienda sus hijos menores”; 51.1 por ciento cambió rutinas de “caminar por los alrededores de su vivienda después de las ocho de la noche”; y 32.7 por ciento cambió rutinas relativas a “visitar parientes o amigos”.