Un niño alemán gasta en Internet 5 mil 500 euros de sus padres porque no le compraron un celular

07/10/2016 - 2:23 pm

El padre del joven se puso en contacto con la Policía después de recibir en su domicilio celulares, suscripciones a periódicos, incluso muebles, 15 pizzas. El menor también envió 180 correos electrónicos con ofensas a sus familiares.

El menor no tendrá que enfrentarse a la justicia pero, según los investigadores, "no se librará de disculparse con todos los afectados tanto de su familia como conocidos". Foto: Shutterstock
El menor no tendrá que enfrentarse a la justicia pero, según los investigadores, “no se librará de disculparse con todos los afectados tanto de su familia como conocidos”. Foto: Shutterstock

Lindau (Alemania), 7 oct (dpa) – El berrinche de un niño alemán de 13 años al que sus padres no le compraron el teléfono móvil le salió bastante caro a los progenitores: el menor realizó pedidos por internet por valor de 5 mil 500 euros (6 mil 140 dólares), informó ayer la Policía.

Como reacción de venganza contra sus padres, que se negaron a comprarle un teléfono móvil, un adolescente alemán de 13 años envió emails ofensivos a familiares y realizó pedidos por internet por valor de 5 mil 500 euros (6 mil 140 dólares), informó la Policía.

El padre del joven se había puesto en contacto con las fuerzas de seguridad después de recibir en su domicilio celulares, suscripciones a periódicos e incluso muebles.

Asimismo, a su buzón habían llegado unos 180 correos electrónicos con insultos y, tanto allegados como vecinos de la familia, se habían visto afectados por la extraña situación que incluyó la entrega de hasta 15 pizzas que no habían sido pedidas.

Cuando la policía revisó el ordenador de la familia, todas las sospechas apuntaron hacia el hijo de trece años, quien finalmente acabó admitiendo la culpa.

El menor no tendrá que enfrentarse a la justicia pero, según los investigadores, “no se librará de disculparse con todos los afectados tanto de su familia como conocidos”. La venganza perpetrada por el adolescente tampoco supondrá grandes perjuicios económicos para sus progenitores dado que la mayoría de los pedidos se podían devolver.