La boda que acabó con la imagen de López Obrador
Ha pasado una semana desde que inició la polémica por la lujosa boda del próximo encargado de comunicación en el gobierno de Andrés Manuel López Obrador; la controversia continúa en torno a este caso, pues para muchos, esta es una prueba de que los próximos integrantes de la tan mencionada “cuarta transformación” no son tan diferentes de aquellos políticos que ya se van. La austeridad republicana, tan promovida por López Obrador, parece que no aplica para sus colaboradores cercanos. En Milenio, el periodista Álvaro Cueva, escribe que: “el que a ¡Hola! mata, a ¡Hola! muere. Se me hace profundamente escandaloso que los seguidores de Andrés Manuel López Obrador hayan aniquilado a Angélica Rivera por salir en esa revista y que ahora aparezcan en portada exhibiendo sus excesos. Es una vergüenza mundial. Si no me cree, lo invito a navegar por los portales de noticias más importantes del planeta […] Que El Peje haya prometido austeridad y que sus colaboradores salgan haciendo alarde de su fortuna en ¡Hola! es tan decepcionante como que Enrique Peña Nieto haya prometido que no iba a autorizar gasolinazos y que lo primero que hizo fue aumentar el precio de los combustibles. El impacto es brutal porque atenta contra la idealización que muchos tenían hacia el Presidente electo y sus seguidores. Y si estos señores eran ‘la esperanza de México’, ahora están al mismo nivel de lo que ellos habían etiquetado como ‘todos los políticos’, como los riquines canallines, como los fifís. Yo no sé si usted lo alcance a percibir pero a menos que López Obrador tome una acción definitiva contra Yáñez y utilice eso como advertencia para el resto de su equipo, estaremos ante una de las situaciones más tristes de la historia reciente de México. ¿Ante qué? Ante la muerte de la esperanza, de la diferencia, del ‘cambio verdadero’ […] ¡Hola! ha provocado asuntos mil veces más peligrosos que 18 revistas de análisis político juntas. Pregúntele a nuestra primera dama que hasta tuvo que dar la cara por la casa blanca. ¿Dónde está el video de Yáñez explicando públicamente de dónde salió el dinero para pagar su boda? ¡Dónde! No, esto no es ‘tanto escándalo por una boda’. Esto es algo serio. Si lo hubiera hecho algún colaborador de Peña Nieto, de Felipe Calderón o de Fox, hubiera cundido el pánico y el primero en abrir la boca se hubiera quedado sin chamba como Carmen Aristegui. El hecho de que ocurra ahora con la gente de López Obrador y que no pase nada es mil veces peor”.

Manual del perfecto morenista
En el Excélsior, la columnista Vianey Esquinca, escribe que: “después de la boda de César Yáñez con Dulce Silva se registraron muchos cuestionamientos, quedando demostrado que los detractores no les van a dejar pasar una a los morenistas y cualquier error lo van a multiplicar hasta el infinito y más allá […] Un buen morenista debe seguir reglas básicas de comportamiento:
1. Hay que guardar los relojes Patek Philipp, AP (Audemars Piguet), Vacheron Constantin, o los Rolex y que ni por equivocación asomen los Richard Mille.
2. Aunque algún miembro del gabinete lo tenga, no debe caer en la tentación de utilizar aviones privados […] 3. Hay que evitar aparecer en las revistas del corazón y en las de life style […] 4. Si llegan a tomar, háganlo con moderación para evitar escándalos. Además, prefieran bebidas nacionales […] 5. En las comidas prefieran las cocinas económicas o cafeterías […] 6. No se estacione donde no se pueda y pague su multa si se pasaron de tiempo y le ponen la araña. No patalee ni charolee.
7. La ropa y los zapatos cuyas marcas tengan nombre de persona (Salvatore Ferragamo, Carolina Herrera, Ermenegildo Zegna, Enzo D’Orsi, etcétera) deben ser escondidos en lo más profundo de su clóset o de plano quítenle la etiqueta.
8. Con todo el dolor que eso implica, deben olvidar sus Mercedes, sus BMWs y sus Suburbans blindadas […] Este manual debe ser extensivo a los familiares cercanos, sobre todo, cónyuge, hijos e hijas. En la administración de Enrique Peña Nieto, los excesos de su familia fueron criticados hasta el cansancio y en más de una ocasión los hijos de funcionarios fueron utilizados para hacer escarnio. En este sexenio, las cosas no serán distintas. Se requiere mucha fuerza de voluntad para lograr estos cambios, pero nadie dijo que la Cuarta Transformación sería fácil. Hoy más que nunca, la forma es fondo y debe hacerse todo lo necesario para honrar el discurso de cambio de López Obrador”.

Los jóvenes como agentes de cambio
En El Universal, su Editorial, asegura que: “paradójicamente hoy México cuenta, como nunca antes, con un enorme bono demográfico con qué detonar el desarrollo nacional. Sin embargo, debido a la falta de capacidad en las universidades públicas, al déficit de oferta laboral, y especialmente a causa del clima de violencia que aqueja a amplias franjas de nuestro país, también como nunca millones de estos jóvenes no estudian ni trabajan, quedando totalmente desaprovechado su talento y potencial y muy mermado su desarrollo personal —y con éste el del país en su conjunto. El extendido fenómeno de violencia y criminalidad que baña amplias regiones del territorio nacional y que marca sin remedio el pulso de la vida cotidiana y el (sub)desarrollo de esas regiones, supone lamentablemente también, ahora lo sabemos, uno de los principales lastres para la emancipación profesional y personal de nuestra juventud y un obstáculo para su desarrollo pleno, libre y sin temor. Claramente, la violencia afecta la marcha de la economía nacional en general y pega a todos los sectores de la sociedad, pero es la juventud la que se ve más golpeada debido, entre otras, a que son los miles de jóvenes sin oportunidades quienes, al llegar a un mercado laboral que no les brinda opciones, potencialmente pueden pasar a formar parte de las filas de la delincuencia. La inseguridad es una problemática que los jóvenes enfrentan diariamente en las comunidades en las que viven […] Al respecto el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, ha dicho que dará un apoyo económico mensual a los jóvenes que no estudian ni trabajan y que se crearán programas de inserción laboral entre jóvenes, además de que anunció la creación de varias universidades. Aunque loables, estas propuestas, por lo demás muy poco detalladas, resultarán insuficientes si no van acompañadas de una educación para la paz y de la propia participación de los jóvenes en la creación de estrategias. Es un hecho que para lograr impulsar el desarrollo de nuestra juventud, y a su vez el de todo el país, como primera condición debe tenerse paz. Y para ello será fundamental que precisamente los jóvenes se involucren en este tema como agentes de cambio, pues tal vez sólo ellos tengan la posibilidad de romper el ciclo vicioso de violencia en que nos hallamos”.

USMCA y la corrupción
En el Reforma, el columnista Juan Pardinas, escribe que: “el acrónimo tiene la desafortunada sonoridad de un estornudo, pero su contenido es un nuevo referente para la estabilidad económica del país. Donde Donald Trump metió amenazas y ruido, hoy tenemos un acuerdo comercial que reduce la percepción de riesgo sobre el futuro de México. El parámetro justo para discutir los claroscuros del nuevo tratado no debe ser el antiguo TLCAN, sino el escenario factible de que un berrinche del presidente de EU tirara por la borda toda la relación comercial. Dentro de los aspectos positivos del nuevo acuerdo está el Capítulo 27 dedicado al tema anticorrupción. En un país donde la ley es un límite ambiguo para la conducta de políticos y ciudadanos, el TLCAN era un conjunto de normas regionales frente al que sí se cuadraban propios y extraños. Quien diga que a USMCA le faltan dientes para atacar la corrupción, lo invitaría a considerar las posibilidades geopolíticas de la fracción 27.8-4 del acuerdo. En esta parte del texto se establece que un gobierno puede ser llamado a consulta por sus socios si se considera que hay un incumplimiento en la aplicación de las normas anticorrupción. En febrero pasado, el portal Aristegui Noticias denunció que altos funcionarios de la Secretaría de Hacienda se reunieron con funcionarios de empresas paraestatales chinas, diez días antes de que se lanzara el concurso internacional para construir el tren México-Querétaro. Esas empresas chinas fueron las únicas postoras que pudieron cumplir con los tiempos y criterios de la licitación del tren que jamás se construyó. Con las vergonzosas excepciones de México y Venezuela, el caso Odebrecht ha generado investigaciones y sentencias judiciales en ocho países de América Latina. Hoy, con la redacción del USMCA, Canadá y EU podrían llamar a consulta al gobierno mexicano para explicar la inacción del Ministerio Público en estos casos. En el mundo de la diplomacia, estas consultas no son un asunto menor y pueden derivar en un mecanismo de presión internacional […] El nuevo acuerdo comercial es un paso en la dirección correcta para enfrentar esta crisis. Sin embargo, mientras México tenga ministerios públicos incapaces de armar un caso sólido contra un cleptócrata como Javier Duarte, los vecinos de Norteamérica podrán hacer poco para realizar una tarea que sólo nos corresponde a nosotros”.

Fin de los foros
En el diario Reforma, su columna de trascendidos Templo Mayor, asegura que: “mal terminan los foros para la pacificación organizados por el equipo de transición de Andrés Manuel López Obrador. Después de 16 de esos encuentros, entre los que destacó el realizado en la Ciudad de México, donde el Presidente electo recibió reclamos de familiares de las víctimas, ayer se supo que los últimos cinco eventos fueron cancelados. Según esto, el próximo titular de la SSP, Alfonso Durazo, decidió no realizar los encuentros en Veracruz, Sinaloa, Tabasco, Morelos y Tamaulipas argumentando que está muy ocupado en la organización de la dependencia. Ni modo, las víctimas en esos cinco estados -cuatro de ellos con altos índices de violencia- se quedarán con las ganas de ser escuchados, al menos de viva voz”.

No se dejen presionar
En Milenio, su columna de trascendidos Trascendió, asegura que: “Andrés Manuel López Obrador dictó una directriz más a los colaboradores que integrarán su gabinete a partir de diciembre. La petición expresa es que no se dejen presionar por organizaciones ni sectores que quieran tener injerencia en los programas que llevará a cabo su gobierno, aun cuando esas agrupaciones hayan apoyado al hoy Presidente electo en campaña. ¡Qué tal!”.

Irresponsabilidad
En el Excélsior, su columna de trascendidos, Frentes Políticos, asegura que: “dos hechos envolvieron en estos días a Cipriano Charrez Pedraza, diputado federal de Morena por el distrito de Ixmiquilpan, Hidalgo. Uno a la par del otro por su gravedad. Cuando circulaba en la carretera México-Laredo atropelló a una persona, quien murió en el lugar. El legislador viajaba a bordo de una camioneta y chocó contra un vehículo del servicio público de pasajeros, tipo taxi, que tras el impacto, se incendió. El chofer falleció calcinado. Sin embargo, a pesar de ese perturbador momento lo que siguió pudiera ser el fin de su carrera política. Sin tentarse el corazón, tras el accidente, primero, Charrez Pedraza fue sacado por sus acompañantes, quienes trataron de evitar que fuera reconocido. Y lo peor es que huyó. Esta acción no sólo es un delito, sino deshumanización. Y no se perdona”.

Diputados, ¿austeridad de verdad o de mentira?
En El Universal, su columna de trascendidos Bajo Reserva, asegura que: “los próximos días serán de definición para la Cámara de Diputados. Nos cuentan que se acerca el momento en el que los legisladores solicitarán su presupuesto para el próximo año y ahí se tendrá que ver reflejado de qué tamaño es la voluntad de los legisladores para apretarse el cinturón, después de que en este diario le dimos a conocer que se aprobaron partidas por 342 millones de pesos para su operación, pese a su austeridad, y que en diciembre recibirán más de 208 mil pesos por su fin de año, incluida su dieta y ayuda legislativa. Aún está vigente también la promesa del coordinador de los diputados de Morena, Mario Delgado, para que haya una reducción en las dietas de los diputados y en las partidas por apoyos que reciben. Así que pronto sabremos si la austeridad es de verdad o sólo de dientes para afuera”.