Economía
INSIGHT CRIME

Criptomonedas son una chulada para criminales: Lavado, secuestro, extorsión, estafa

07/10/2021 - 11:00 pm

Además de ofrecer a un usuario regular nuevos métodos de pago, las criptomonedas han sido utilizadas para disfrazar transacciones ilegales de grupos criminales como: cobro de rescates por secuestro, lavado de dinero, estafas, entre otras.

Por Mark Wilson

Washington, Estados Unidos, 7 de octubre (InSight Crime).– Las criptomonedas se crearon para ser lo último del mundo financiero. Ofrecen a sus usuarios la posibilidad de conservar e intercambiar dinero por fuera de la supervisión del Gobierno. Ahora, organizaciones criminales en esa nueva onda las están usando para ocultar sus ganancias de origen ilícito por toda Latinoamérica.

Aún cuando cada transacción con criptomonedas como el bitcoin es información pública, la divisa en sí se guarda en “billeteras” anonimizadas a las que se acede usando una llave digital, lo que hace casi imposible identificar a los participantes.

Mientras que el bitcoin parece ser la criptomoneda preferida por los grupos criminales, es una entre un número creciente de diferentes criptomonedas como Litecoin, Tether, Monero, y otras, algunas de las cuales podrían ser usadas por los criminales en el futuro.

A continuación, se presentan cinco de las formas más comunes como el crimen organizado hace uso de la criptomoneda en América Latina.

Hasta ahora se han dado tres usos de criptomonedas en el mundo: 1) curso legal (caso de El Salvador), 2) no apoyadas por las autoridades financieras, pero tampoco consideradas ilegales (uso discrecional) y 3) prohibidas (caso de China). Foto: EFE.

LAVADO DE DINERO

Lograr ocultar el origen del patrimonio criminal de alguien es quizás el reto más importante que enfrentan las organizaciones criminales. En este aspecto, las criptomonedas prestan el servicio más obvio y prevalente al crimen organizado.

A finales de septiembre la Policía Civil de Río de Janeiro detuvo a 12 personas por lavado de dinero mediante criptomonedas. Los individuos hacían parte de una milicia que controla los barrios Muzema y Rio das Pedras de la ciudad y habían estado usando bitcoins para ocultar las rentas derivadas de la extorsión a negocios locales.

Mientras tanto, en México, la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) está tratando de frenar el lavado de dinero de criptomonedas al desmantelar las bolsas de criptomonedas que operan ilegalmente, dijo Santiago Nieto, el titular.

Estos intercambios son a menudo utilizados por bandas criminales. La procedencia del dinero se oscurece aún más por la compra de pequeñas cantidades de bitcoins repartidas en muchas carteras anónimas.

Santiago Nieto, titular de la UIF, dijo que la unidad busca desmantelar las bolsas de criptomonedas que operan ilegalmente. Foto: Presidencia.

SECUESTRO

Aunque el lavado de dinero oculta las rentas ilícitas después de ocurrido el hecho, muchas bandas han comenzado a operar en bitcoins desde el inicio para ocultar sus identidades de manera aún más efectiva. De ahí la prevalencia de los pagos de rescates en bitcoins.

El 11 de agosto, Gustavo Torres González fue encontrado muerto en el municipio venezolano de Tía Juana, en el estado de Zulia, luego de que su familia no lograra pagar la suma completa que sus captores demandaron. Según una fuente entrevistada por El Pitazo, el pago del rescate fue exigido en bitcoins.

En Argentina, un comerciante fue secuestrado en su casa en Quilmes, Buenos Aires, y fue retenido durante cinco días antes de lograr su liberación a cambio de un pago en bitcoin a los secuestradores.

EXTORSIÓN MEDIANTE SECUESTRO DE DATOS

Los pagos de rescates en criptodivisas no se limitan al secuestro tradicional, son mucho más comunes en la práctica criminal de secuestro de datos corporativos.

Luego de un ciberataque, la procesadora de carnes brasileña JBS, que cubre la quinta parte de la demanda estadounidenses, pagó un rescate de 11 millones de dólares en bitcóins. El grupo responsable fue llamado “REvil” por las autoridades estadounidenses y al parecer tenía nexos con Rusia.

Este tipo de ataque se conoce por lo general como ataque con cibersecuestro de datos (ransomware), y consiste en robar datos corporativos o bloquear sistemas informáticos.

El bitcoin no sólo es utilizado a discreción, sino que es usado por grupos criminales para extorsionar a la gente, cobrar rescates de secuestros o lavar dinero. Foto: EFE/EPA/SASCHA STEINBACH/Archivo

Según Yonatan Streim Amit, cofundador de la firma de ciberseguridad Cybereason, en entrevista con la Radio Nacional estadounidense (NPR), la disponibilidad de criptodivisas ha acelerado los cibersecuestros de datos a gran escala, pues facilita el movimiento de gruesas sumas de dinero del rescate entre fronteras en cuestión de segundos, de una forma que “en cierta forma es imposible de rastrear y definitivamente incontrolable”.

ESTAFAS CON CRIPTOMONEDAS

La publicidad en torno a las enormes ganancias que algunos han logrado invirtiendo en criptomonedas las han hecho un instrumento de primera para estafadores organizados que venden planes para “hacerse rico rápidamente”.

El 25 de agosto, la Policía brasileña desarticuló una banda que estafaba a inversores a través de un esquema de criptomoneda ponzi. La “Operación Kryptos”, como se llamó el operativo, descubrió 591 bitcoins valorados en 28.4 millones de dólares en ese momento, el más grande decomiso en criptomonedas ilícitas en la historia brasileña.

Este esquema, y otros similares, atraían a inversionistas con la promesa de altos retornos garantizados generados por inversiones en criptomonedas. En realidad, era un esquema ponzi que pagaba “retornos” a antiguos inversionistas con dinero tomado de las nuevas víctimas.

Dado que los inversionistas hacen sus aportes mediante compras de criptodivisas, es especialmente difícil rastrear estos fraudes.

CIBERBURREROS

El uso de criptomonedas para el lavado de dinero u otras actividades delictivas requiere que los grupos mantengan grandes cantidades de monedas digitales sin levantar sospechas.

Para responder a esta necesidad, ha surgido una economía criminal secundaria en la que las organizaciones reclutan “ciberburreros”, jóvenes cuyas identidades se usan para la adquisición de grandes volúmenes de la criptomoneda mediante lo que parecen ser muchos compradores distintos.

cajero-bitcoin-atm
Vista de un cajero de bitcoins en Hong Kong (China). Foto: EFE, Alex Hofford, archivo.

Abimael Zavala Martínez, socio director de Zavala Abogados y experto en ciberseguridad, alertó a El Economista que el uso de “ciberburreros” imita la forma como el Cártel de Sinaloa usó en un tiempo a jóvenes para llevar narcóticos a Estados Unidos.

Al ocultar una sola compra grande de bitcóins dentro de muchas transacciones aparentemente pequeñas, el crimen organizado puede evitar ser detectado y seguir aprovechándose de la opacidad que ofrecen las criptodivisas.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE INSIGHT CRIME. VER ORIGINAL AQUÍ. PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN.

en Sinembargo al Aire

Opinión

Opinión en video

más leídas

más leídas