¿Qué papel jugará, entonces, el gobernador Eruviel Ávila?:  Foto: Cuartoscuro

¿Qué papel jugará, entonces, el gobernador Eruviel Ávila?: Foto: Cuartoscuro

+ Eruviel se disciplina…a cambio de pelear 2018

+ La última voluntad de Alfredo del Mazo padre

A pesar de la innegable debilidad de la figura presidencial; de que, de manera soterrada, priistas mexiquenses evitan ya mencionar el nombre de Enrique Peña Nieto en discursos públicos, y de que se ha convertido en un lastre para el PRI por su desplome en el respaldo ciudadano, será el presidente de la República quien designe al próximo candidato de su partido para la estratégica gubernatura en el Estado de México.

¿Qué papel jugará, entonces, el Gobernador Eruviel Ávila?

Ninguno. Solamente se limitará a decir: “Sí, señor Presidente…”.

¿A cambio de qué esa disciplina?

De que Eruviel pueda buscar y competir, junto con otros priistas (y simpatizantes, como José Antonio Meade), para alcanzar la candidatura presidencial del PRI para 2018.

Eruviel Ávila tendría camino libre, sin trabas desde Los Pinos, para intentar ser candidato presidencial. Que lo pueda lograr, es otra historia.

Por lo pronto, Eruviel se hace a un lado en la nominación del futuro candidato priista al Edomex. Por disciplina. Por estrategia. Por futurismo.

¿Quién se fortalece con este escenario?

Nadie en particular, aunque habrá que considerar un factor clave en la sucesión para la gubernatura en el Edomex.

La historia es la siguiente:

Alfredo del Mazo González, ex gobernador de la entidad (1981-1986), fuerte aspirante a la candidatura presidencial que finalmente fue ganada por Carlos Salinas de Gortari, y uno de los personajes emblemáticos del oscuro Grupo Atlacomulco, está grave. Muy enfermo.

Del Mazo González ha tenido una influencia enorme en el actual gobierno. Ha sido de los más cercanos al corazón del Presidente. Tío de Peña Nieto, íntimo, comenzó a operar en la primera parte de la administración peñista, pero la implacable enfermedad lo postró. Lo dobló.

Por eso, hoy, en lo que sería el último lance de su carrera política – y de su vida-, del Mazo González propondría a su hijo, el junior Alfredo del Mazo Maza, como candidato a la gubernatura mexiquense para 2017.

Y esa, su última voluntad, tendría que hacerla directamente al presidente Peña Nieto, quien se asume como el gran elector para el año próximo en la tierra de los Hank, Montiel y compañía.

La pregunta es:

¿Será suficiente la petición de Alfredo del Mazo padre – en un último suspiro- para imponer a su hijo como candidato a la gubernatura?

Peña Nieto tendrá la decisión.

*****

“He entregado buenas cuentas y estoy listo para servir al estado de México”, dice el hoy diputado federal Alfredo del Mazo Maza. (El Financiero/ Víctor Chávez/ 28-XI-2016).

Él se apunta. El junior quiere ser gobernador. Su abuelo, Alfredo del Mazo Vélez, lo fue. Su padre, también. ¿Él, por qué no?

Pues por una razón de peso y que opera en su contra:

En 2011, cuando se jugaba la sucesión mexiquense de Peña Nieto, del Mazo Maza no crecía en las encuestas, que lo llegaron a ubicar, inclusive, en empate técnico con el perredista Alejandro Encinas. Peña tuvo conocimiento de esas luces rojas y por ello optó por darle la candidatura a Eruviel Ávila, alcalde del hoy violento e ingobernable Ecatepec, quien finalmente ganó.

Entonces, el clan del Mazo tuvo que apechugar y, bajo la clásica disciplina priista, apoyó a Eruviel. Apoyar, más no claudicar.

Hoy, del Mazo Maza podrá decir: “Hace cinco años me discipliné y me hice a un lado. Hoy ya me toca”.

De su lado está el cariño que su primo, Peña Nieto, le tiene al tío Alfredo, a quien al menos escucharía pedir su última voluntad: “Que el candidato sea mi hijo”.

Y la pregunta, entonces, sería:

Si hace cinco años del Mazo Maza pondría en aprietos la victoria del PRI en el Edomex, ¿acaso hoy sería diferente, con un PRI aborrecido en las encuestas, hundido por los escándalos de corrupción de gobernadores priistas y, sobre todo, por el rechazo de los ciudadanos al gobierno de Enrique Peña Nieto?

Ya veremos qué dice Peña…y las encuestas.

*****

Si finalmente Alfredo del Mazo Maza hace valer el derecho de sangre y es candidato del PRI a la gubernatura del Edomex, no la tendrá fácil: al priismo lo amenaza una coalición PAN-PRD, partidos que ya han recuperado corredores electorales importantes en recientes elecciones. A la entidad le urge la transición política.

Sin embargo, para beneficio del PRI, no se atisba un candidato (a) fuerte de oposición, para hacerle frente a la cada vez más desgastada y desprestigiada maquinaria priista mexiquense. Josefina Vázquez Mota parece fulminada por el escándalo de los millones recibidos por su fundación, de parte del gobierno peñista. De momento, no se ve otro viable.

¿Quién, entonces, le competiría a del Mazo Maza o a cualquiera que fuera el candidato (a) priista?

Esa sería, igualmente, otra historia.

TW: @_martinmoreno

FB / Martin Moreno