Donald Trump, Presidente electo de los Estados Unidos, considera que las personas extranjeras representan un peligro para la seguridad estadunidense, sobre todo si son de Medio Oriente porque se les liga con el terrorismo.

El joven Abdul Razak Ali Artan hirió el lunes a once personas con su vehículo y con un cuchillo, antes de ser abatido a tiros por un policía, en la universidad estadounidense donde estudiaba del estado de Ohio, en Columbus (EU). Foto: EFE/Archivo

El joven Abdul Razak Ali Artan hirió el lunes a once personas con su vehículo y con un cuchillo, antes de ser abatido a tiros por un policía, en la universidad estadounidense donde estudiaba del estado de Ohio, en Columbus (EU). Foto: EFE/Archivo

 

Washington, 7 de diciembre (EFE).- El Presidente electo de EU, Donald Trump, visitará mañana a las víctimas del ataque de inspiración yihadista ocurrido la semana pasada en una universidad del estado de Ohio, informaron medios locales.

Además de la visita a las víctimas, Trump mantendrá un encuentro con los primeros policías y paramédicos que respondieron al ataque perpetrado con un vehículo y con un cuchillo por el estudiante de origen somalí Abdul Razak Ali Artan, que fue abatido por las fuerzas de seguridad.

El equipo de transición del Presidente electo aún no ha anunciado oficialmente este viaje del que, sin embargo, informan varios medios estadounidenses.

El ataque ocurrió el pasado lunes en la Universidad Ohio State, cuando el joven arrolló con un vehículo a un grupo de personas y después agredió a los presentes con un cuchillo de carnicero, dejando un saldo de once heridos.

El joven somalí llegó a Estados Unidos en 2014 como refugiado tras vivir siete años en Pakistán y, según el FBI, se inspiró en el grupo terrorista Estado Islámico (EI) y en el líder de Al Qaeda asesinado Anwar al-Awlaki.

Tras el ataque, Trump dijo que Artan “no debió haber estado” en Estados Unidos.

El Presidente electo ha vinculado en diversas ocasiones la aceptación de refugiados con el riesgo a sufrir atentados y ha propuesto negar la entrada de personas originarias de países asociados con el terrorismo.