Wilner Metelus, presidente del Comité Ciudadano de Defensa de los Naturalizados y Afroamericanos, denunció que uno de los albergues para los haitianos que buscan entrar a EU acondicionado para 60 personas, viven 500 haitianos hacinados, con cuatro baños para todos.

Ciudad de México, 7 de diciembre (SinEmbargo).- Alrededor de 6 mil migrantes haitianos y africanos varados en Baja California viven en condiciones inhumanas entre chinches, sin comida, sin luz y sin agua, denunció Wilner Metelus, presidente del Comité Ciudadano de Defensa de los Naturalizados y Afroamericanos (CCDAM).

El activista relató que durante su última visita a Tijuana, Baja California, corroboró la crisis humanitaria que viven los migrantes haitianos, pues los albergues están saturados y sin recursos para hacer frente a los 250 haitianos y africanos que llegan a diario a la frontera norte.

“Sedesol [Secretaría de Desarrollo Social] no está entregando comida a los albergues. Los albergues se sostienen gracias a los apoyos de la sociedad civil. Nuestros hermanos cooperan para comprar comida”, dijo.

Metelus ejemplificó que en sólo un albergue de Tijuana con capacidad para 60 personas, viven 500 haitianos hacinados, con cuatro baños para todos. Hay lugares en donde los directores de los albergues no tienen recursos para pagar el recibo de la luz y el agua.

“El mes pasado Sedesol convocó a los directores a presentar proyectos para recibir apoyos. Sólo 12 de 33 albergues recibirán apoyo. Esto no es justo. Lo único que están pidiendo los directores es alimento para que coma la gente”, dijo.

El Comité demandó apoyo a las autoridades mexicanas para no sólo brindar el asilo como refugiados, sino para que se expidan permisos de trabajo.

“No vemos los recursos federales que Miguel Ángel Osorio Chong [Secretario de Gobernación] prometió en octubre pasado bajar al Gobierno estatal y a los municipios para atender esta emergencia. Nos preocupa que la Sedesol declare que no hay crisis humanitaria. No vemos a diputados federales y locales trabajando una propuesta política para que se deriven programas y recursos que den respuesta a un problema de larga duración en Baja California”, indicó.

El activista denunció que los albergues se sostienen en condiciones insalubres, sin techos y ubicados cerca de basureros.

“Hacemos un llamado al DIF en esta época invernal, pues hay niños y mujeres que están viviendo sin techo, en albergues junto con varones adultos. Lo cual no es adecuado”, consideró.

La organización demandó mayor coordinación de las autoridades para enfrentar la crisis, así como la apertura en Tijuana de una oficina de la Comisión Mexicana para los Refugiados (Comar).