Ciudad de México, 8 de dic (SinEmbargo).– La televisión en México es el medio de comunicación con mayor influencia y penetración entre la ciudadanía. El Censo de Población y Vivienda 2010, del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), reveló que 93 de cada 100 viviendas en México están equipadas con ese aparato electrónico. Sin embargo, la oferta de cadenas televisivas de transmisión abierta y a nivel nacional se reduce a dos: Televisa y TV Azteca. La primera surgió un día como hoy, el 8 de enero de 1973, luego de la fusión de dos compañías mexicanas: Televisión Independiente de México (TIM) y Telesistema Mexicano. En estos 40 años, no sólo se ha convertido en una de las empresas más grandes del mundo –es el mayor consorcio de medios de comunicación de habla hispana–, sino que ha reforzado su imagen como aliada del gobierno mexicano. Los seis casos que a continuación se presentan muestran esa liga con el poder en distintos sexenios, sean del PRI o del PAN. 

Foto: Cuartoscuro

1. Televisa en los debates, según WSJ:

Durante las campañas del año pasado, el periódico estadounidense The Wall Street Journal dio a conocer en un reportaje la influencia de la televisora de Emilio Azcárraga Jean y la preferencia que dio al entonces candidato y ahora Presidente de la República, Enrique Peña Nieto.

“El debate sobre el debate [presidencial] deja de manifiesto la influencia que ejerce sobre la política el duopolio de televisión del país, conformado por TV Azteca y Grupo Televisa, la cadena líder”, dice un reportaje de José de Córdoba publicado en mayo de 2012 por The Wall Street Journal.

“Los lazos entre las cadenas de televisión y el PRI son profundos. Emilio Azcárraga Milmo, el difunto fundador de Televisa, se consideraba “un soldado del PRI”. El telegénico [Enrique] Peña Nieto, a su vez, está casado con quien fuera una de las mayores estrellas de las telenovelas de Televisa. Ambas compañías, asimismo, han tenido ejecutivos que han sido senadores o diputados del PRI”, agrega.

Televisa, por su parte, transmitirá el debate, pero no en su canal principal, algo que ya ha hecho con otros debates presidenciales”, señala.

The Wall Street Journal dijo que TV Azteca, controlada por el polémico empresario Ricardo Salinas Pliego, tiene cerca de 30% del mercado mexicano de la televisión abierta, mientras que el resto es controlado por Televisa. Ambas empresas han estado tradicionalmente entre los principales intermediarios del poder en México, a menudo cambiando acceso a la televisión por la protección de sus intereses comerciales.

“Algunos analistas afirman que tanto Azteca como Televisa quieren ayudar a elegir a Peña Nieto a cambio de proteger su duopolio, al asegurarse de que ninguna otra empresa pueda crear una tercera o cuarta televisora viable”, señala.

2. YoSoy132 Vs Televisa:

En el mes de junio de 2012, el Movimiento #YoSoy132 presentó su primer documental titulado “Luz132” a las afueras de las instalaciones de Televisa Chapultepec, en la Ciudad de México, en lo que denominaron fiesta por la luz. En dicho filme se documenta las acciones que la empresa ha tenido respecto a varios suceso de la historia, y en la cual, ha sido señalada como manipuladora de la realidad.

“¿Qué se manipula detrás de estas paredes?”, es la pregunta que dio inicio a la proyección en las paredes de la televisora, seguido de imágenes y videos de distintos hechos históricos del país como las represiones en los movimientos estudiantiles de 1968 en Tlatelolco y de 1971 en el casco de Santo Tomás; la masacre en Aguas Blancas en 1995, Acteal en 1997 y Atenco en 2006. También el fraude electoral en 1988 y el magnicidio contra el priista Luis Donaldo Colosio en 1994.

El video de cuatro minutos y medio muestra además declaraciones de priistas como Carlos Salinas de Gortari, Gustavo Díaz Ordaz y Enrique Peña Nieto (presuntamente solapados por Televisa ante dichos hechos), así comocitas de Azcárraga Milmo (padre del ahora presidente de esa televisora, Emilio Azcárraga Jean), quien llegó a declarar públicamente: “Yo soy el mejor soldado del PRI”.

3. Televisa vs. The Guardian:

El emporio de medios Televisa vendió a Enrique Peña Nieto una cobertura favorable en sus programas más importantes de noticias y en sus programas de entretenimiento, y utiliza los mismos programas para desprestigiar a un líder de izquierda, Andrés Manuel López Obrador, plantearon documentos obtenidos por el prestigiado diario británico The Guardian, en junio de 2012 y en medio de la campaña presidencial.

El proyecto, aseguró entonces ese diario, involucraba también al ex presidente Vicente Fox Quesada, quien habría acordado con Televisa y TV Azteca un plan para impedir que AMLO llegara en 2006 a la Presidencia. Para lograrlo, la empresa habría obtenido recursos pagados de una partida secreta de Los Pinos.

Los documentos publicados por The Guardian estaban firmados y supuestamente elaborados por Radar Servicios Especializados, una empresa de marketing a cargo de un vicepresidente de Televisa, Alejandro Quintero.

Los archivos electrónicos fueron guardados bajo el nombre de Yessica de Lamadrid, quien en ese momento era empleada de Radar Servicios Especializados y también, se dijo, amante de Enrique Peña Nieto. The Guardian afirmó poseer ahora copias de los documentos.

The Guardian explicó que si bien no fue posible confirmar la autenticidad de los documentos, éstos fueron filtrados al diario por una fuente que trabajó con Televisa– extensas comprobaciones cruzadas demostraron que los nombres, fechas y situaciones que se mencionan, iban en la línea con los acontecimientos–.

También hubo evidencia, publicó The Guardian, que las acciones sugeridas en las propuestas explicitadas en los documentos tuvieron lugar; es decir, sí se ejecutaron.

“En un país en donde la lectura de periódicos es muy pequeña y el alcance de Internet y televisión por cable sigue siendo limitado en gran medida a las clases medias, Televisa –y su rival TV Azteca– ejercen una poderosa influencia sobre la política nacional. Televisa, el mayor imperio mediático en el mundo de habla hispana, controla alrededor de dos tercios de la programación de los canales de televisión libres de México”, dijo el diario.

4. Televisa y Calderón vs. Proceso:

De acuerdo con información de Ricardo Ravelo, reportero de Proceso, Televisa lo difamó en 2011 y para esto se apoyó de la Procuraduría General de la República (PGR). El semanario aseguró que el gobierno federal utilizó a Televisa como instrumento para “golpear a medios de información críticos”.

El 12 de septiembre de 2010, el narcotraficante Sergio Villarreal Barragán, alias “El Grande”, fue detenido en un escondite en Puebla. Un operativo de las Fuerzas Especiales de la Secretaría de Marina en el fraccionamiento Puerta de Hierro terminó con su carrera delictiva. El capo fue puesto a disposición de agentes de la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA).

Tras acogerse al programa de testigos protegidos, reveló cómo operaba el negocio del narcotráfico y dio los nombres de aquellos a quienes asesinó “por traidores”.

Se convirtió en testigo estelar de la PGR. Incluso se prestó para difamar a Proceso y a Ravelo por medio de Televisa. En su noticiero estelar la televisora difundió declaraciones de “El Grande”, quien aseguró que había pagado 50 mil dólares a este semanario para que no se publicara nada en su contra en 2007.

“La calumnia quedó al descubierto fácilmente, toda vez que de 2005 a la fecha Proceso no ha guardado silencio en torno a las correrías del capo”, dijo el reportero.

En una de sus publicaciones, Proceso aseguró que el entonces presidente Felipe Calderón Hinojosa sostuvo un supuesto encuentro con Sergio Villarreal en una fiesta de bautizo de la hija del senador panista, Guillermo Anaya Llamas. En aquel encuentro, describe el narcotraficante hoy capturado, ofreció sus servicios al mandatario federal y Calderón Hinojosa le habría contestado: “Igualmente”.

Proceso afirmó que el presunto montaje “salta a la vista a partir de un dato: de acuerdo con la versión de Televisa, el supuesto testimonio de “El Grande” en el que se acusa a Proceso fue rendido el pasado 4 de noviembre. Sin embargo, “El Grande” alude a una portada publicada 17 días después, el 21 de noviembre”.

5. Creel, los casinos y Televisa:

Santiago Creel Miranda tenía prisa. Estaba a unos días de dejar la titularidad de la Secretaría de Gobernación (Segob). Era el mes de mayo de 2005, y en aquellos días lo que menos le interesaba era “el piso parejo” para competir en la elección interna del PAN rumbo a los comicios presidenciales de 2006. Coincidentemente, una semana antes de su salida de Gobernación y listo ya para iniciar su campaña como el aspirante presidencial panista –impulsado en ese entonces por el presidente Vicente Fox Quesada– otorgaba permisos a un grupo de acaudalados empresarios mexicanos, entre ellos algunos relacionados con los medios de comunicación, como Emilio Azcárraga Jean, de Televisa; Olegario Vázquez Raña, del Grupo Imagen, y Carlos Enrique Abraham Mafud, concesionario de TV Azteca en Yucatán.

Al dueño de Televisa nada más le autorizó 170 centros de apuestas y salas de sorteos de números; al propietario del diario Excélsior, Cadena 3 y Reporte 98.5 le dio permisos para operar 20 salas de sorteos de número y al concesionario de TV Azteca en Yucatán le otorgó 36 autorizaciones para operar centros de apuestas y salas de sorteos de números.

Sin embargo, algunos de esos siete nuevos permisionarios recibieron en su permiso la autorización para operar decenas de centros de apuestas y salas de sorteos, como es el caso de Televisa Juegos SA de CV y Grupo Televisa SA que recibieron 170 autorizaciones, quedando como uno de los principales beneficiados en la repartición de casinos.

De acuerdo con la información del propio registro de la Dirección General Adjunta de Juegos y Sorteos de la Secretaría de Gobernación, Creel otorgó en un día, el 25 de mayo de 2005, 266 autorizaciones; esto es, más de la mitad que esa dependencia autorizó en todo ese sexenio.

6. El soldado del PRI

“Emilio Azcárraga Milmo afirmó: ‘Soy soldado del PRI y del Presidente’”, como lo citan Claudia Fernández y Andrew Paxman en el libro EL TIGRE: Emilio Azcárraga y su imperio Televisa (2oo1). El ser soldado del PRI y del Presidente significaba entonces, ente otras cosas, la subordinación total del contenido de los noticieros de Televisa a las necesidades políticas del régimen hasta llegar a la desinformación –sobre todo en tiempos electorales–, en una sociedad donde las mayorías sólo se informan de política por la televisión. Esa relación de subordinación le resultó extraordinariamente fructífera a la televisión pero fue a costa del interés nacional”, comentó luego Lorenzo Meyer en una columna de Reforma.

Durante varios años, los conductores de los noticiarios de Televisa se encargaron de tomar postura y hacer comentarios personales sobre los hechos noticiosos de los cuales informaba. Muchas veces, sin haber estado en el lugar, y con una tendencia que favoreció al Gobierno mexicano en turno, considera Meyer, uno de los analistas políticos de mayor prestigio en el país.

-Con información de agencias.