En Estados Unidos la profunda división de la sociedad norteamericana existió antes de Donald Trump y tristemente estará presente cuando este ya no esté.