Un número creciente de republicanos y demócratas dijeron que quieren expulsar a Evans de la legislatura si no renuncia. Bryan dijo el jueves por la noche que el delegado no cometió delito alguno y no planea renunciar.

Por Cuneyt Dil

CHARLESTON, Virginia Occidental, EU, 08 enero (AP).- Un Legislador estatal de Virginia Occidental fue acusado de ingresar en un área restringida del Capitolio federal luego de que transmitió en vivo un video en el que se le ve irrumpiendo en el edificio con una turba de partidarios del Presidente Donald Trump.

Ken Kohl, un Fiscal federal en Washington, anunció el cargo contra el delegado estatal Derrick Evans el viernes en una teleconferencia en la que presentó nuevos cargos contra miembros de la turba que ingresó violentamente al Congreso el miércoles.

Su abogado, John Bryan, dijo que no había visto la querella contra Evans y no podía comentar. No dijo si Evans había sido arrestado, pero la televisora WSAZ colocó un video en Twitter que muestra a agentes del FBI sacando al legislador de su casa esposado.

“Él es un buen hombre. Y gracias, señor Trump, por invitar a un disturbio en la Casa Blanca”, les dijo a reporteros de la estación una mujer que se identificó como la abuela de Evans, mientras su nieto era arrestado.

Un número creciente de republicanos y demócratas dijeron que quieren expulsar a Evans de la legislatura si no renuncia. Bryan dijo el jueves por la noche que el delegado no cometió delito alguno y no planea renunciar.

Legisladores de al menos otros siete estados viajaron a Washington para respaldar a Trump y protestar contra el conteo de los votos electorales que ratificó la victoria del demócrata Joe Biden en la elección presidencial.

No se sabía si algún otro funcionario electo se sumó al asalto al Capitolio.

En Tennessee, se presentó una propuesta de ley el viernes que requeriría que las autoridades estatales investigasen a cualquier residente del estado que haya participado en los disturbios del miércoles.

La propuesta del representante estatal demócrata London Lamar especifica que cualquier “acto sedicioso o de traición” que haya sido cometido en el Capitolio por un funcionario electo constituiría una razón para su destitución inmediata.

La propuesta se produce un día después que la representante estatal republicana Terri Lynn Weaver describió los acontecimientos en Washington como “épicos” tras participar en la protesta. No estaba claro si Weaver entró al Capitolio.