OHL, empresa de origen español, consiguió en el 2003 la concesión de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) para la construcción, operación, mantenimiento y explotación de la carretera Amozoc-Perote por 30 años.

Pero la concesión no concluirá en el año 2033, sino en el año 2063, debido a que en 2016 la compañía inició un proceso legal inconformándose por el plazo, del que finalmente logró que se duplicara el periodo del título de concesión.

También se autorizó un incremento escalonado de seis por ciento anual en las tarifas de la vialidad, por un periodo de seis años (hasta 2022).

Ciudad de México, 8 de febrero (EconomíaHoy/SinEmbargo).- A casi un año del último incremento en sus tarifas, Grupo Autopistas Nacionales (GANA), subsidiaria de la empresa Obrascón-Huarte-Lain (OHL), incrementó el peaje en las dos casetas de la autopista Amozoc-Perote y el Libramiento Perote entre 8.69 y 11.11 por ciento.

El último incremento se realizó el 16 de enero de 2018, y a fue a partir del 1 de febrero de este año que GANA aumentó el costo de la tarifa en los dos tramos carreteros que opera en Puebla.

La autopista Amozoc-Perote pasó de 69 a 75 pesos y la de Cuapiaxtla, de 75 a 83 pesos, es decir, en 6 y 8 pesos, equivalentes a 8.69 y 10.66 por ciento.

En el Libramiento Perote la tarifa pasó de 45 a 50 pesos, tuvo un aumento de 5 pesos, monto que representa 11.11 por ciento más. Los incrementos aplicados este año son mayores, incluso del doble, a la inflación de 2018, que fue de 4.83 por ciento.

LA CONCESIÓN

OHL consiguió en 2003, la concesión de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) para la construcción, operación, mantenimiento y explotación de la carretera Amozoc-Perote por 30 años.

No obstante, la concesión no concluirá en el año 2033, sino en el año 2063, debido a que en 2016 la compañía inició un proceso legal inconformándose por el plazo, del que finalmente logró que se duplicara el periodo del título de concesión.

En noviembre de ese año, meses antes de la elección a Gobernador en el Estado de México, donde resultó ganador Alfredo Del Mazo, el Gobierno federal (a cargo del ex Presidente Enrique Peña Nieto) amplió esa concesión a 60 años, hasta el año 2063. Ese mismo año se autorizó un incremento escalonado de seis por ciento anual en las tarifas de la vialidad, por un periodo de seis años (hasta 2022).

La autopista federal Amozoc-Perote fue concesionada por la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) a OHL ha afianzado su negocio con cuatro administraciones priistas en el Estado de México, en los últimos 16 años. Primero con Arturo Montiel Rojas (2002-2005); luego con Enrique Peña Nieto (2005-2011), Eruviel Ávila Villegas (2011-2017) y Alfredo del Mazo Maza (2017-presente).

OHL EN MÉXICO

En 2002, cuando llegó a México, OHL era una empresa poco reconocida. En ese entonces se contrató a José Andrés de Oteyza para que encabezara a la compañía en territorio nacional. El imperio de Juan Miguel Villar Mir se ha consolidado no sólo en Europa, también se ha afianzado en México.

Allá, en el viejo continente, entre las décadas de los ochenta y noventa, la corte del rey Juan Carlos I le facilitó contratos y préstamos que lo convirtieron en magnate. Acá, en el nuevo continente, la designación de Oteyza –implicado en casos de soborno a funcionarios públicos de Petróleos Mexicanos (Pemex) y de la Comisión Federal de Electricidad (CFE)– fue una decisión estratégica pues, según ha denunciado al abogado Paulo Díez Gargari, se trató de un “individuo que sabía conseguir negocios de esta manera: con sus cuates priistas y con la fortuna de que aquel grupo de muchachos que conocieron en la época del [ex Gobernador del Estado de México] Arturo Montiel Rojas –como Enrique Peña Nieto y Alfredo del Mazo Maza– fueron los que finalmente se convirtieron en los dueños del país en estos últimos seis años”.

Desde los noventa del siglo pasado, Villar Mir puso el ojo en México. Y en el 2000, inició uno de sus primeros grandes proyectos, que fue la construcción de cinco hoteles de lujo en la Riviera Maya. Después de 2002, con la licitación del Circuito Exterior Mexiquense (CEM) en el bolsillo y con siete megaproyectos amarrados en los siguientes 11 años –las autopistas Amozoc-Perote, Urbana Norte y Atizapán-Atlacomulco, así como el Viaducto Bicentenario, la Supervía Poetas, el Libramiento Elevado de Puebla y la administración del Aeropuerto Internacional de Toluca– OHL se consolidó.

Durante 16 años, nada ha frenado los negocios de OHL en el Estado de México. Ni las denuncias de despojo de tierras de ejidatarios por la construcción del Circuito Exterior Mexiquense y del Viaducto Bicentenario; ni las de colusión en el cobro de tarifas de peaje que fueron expuestas desde hace tres años por la empresa Infraiber.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE ECONOMÍA.HOY. VER ORIGINAL AQUÍ. PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN