En un mito lejano, los gatos descienden de un viento fértil y helado que entró en un león y lo hizo estornudar haciendo de aquel rugido debilitado el primer maullido.