La carrera en ascenso de una futbolista de la Selección Mexicana Femenil Sub-20 quedó truncada por dos años a la falta de conocimiento por parte de las autoridades como la Federación Mexicana de Futbol (FMF) que no supo cómo actuar ante un caso de Desarrollo Sexual Diferente, un mal que se extiende hasta la falta de normas de la FIFA.

Ciudad de México, 8 de marzo (SinEmbargo).– La carrera en acenso de una futbolista mexicana quedó en pausa por dos años. Un cantidad superior de testosterona registrada en su cuerpo a la que producen las mujeres puso las alertas de la Federación Mexicana de Futbol (FMF) que la obligó a tomar hormonas. Así lo reveló un reportaje de los periodistas los periodistas Abigail Parra y Jonathan Collazo en Mediotiempo.

De acuerdo con información, a la futbolista – cuyo nombre no es revelado por tratarse de información médica confidencial– le fue detectada una cantidad de testosterona superior cuando se realizó control antidopaje realizado por Concacaf antes de una concentración de la Selección Mexicana Femenil Sub-20, a la que pertenecía, en 2018.

El resultado arrojó una condición denominada Desarrollo Sexual Diferente (DSD) y las medidas tomadas por las FMF, de acuerdo con lo que marca el Código Mundial Antidopaje (CMA) y el asesoramiento del Comité Nacional Antidopaje (CNA) según Mediotiempo, fueron sacarla inmediatamente de convocatoria nacional y la Liga MX para que entrara en tratamiento hormonal.

Partido de futbol femenil.(Imagen ilustrativa). Foto: Artemio Guerra, Cuartoscuro

Explican que la futbolista tuvo que someterse a un agresivo tratamiento hormonal que redujera sus niveles de testosterona a los no más de 10 nanomoles por litro de sangre (nmol/L), medida que dicta el Código Mundial Antidopaje.

“Estos tratamientos se basan en la ingesta de hormonas, pero pueden provocar efectos secundarios como fatiga, reducción de densidad ósea y de masa muscular o problemas circulatorios, así como cambios bruscos de estado de ánimo”, recalca el medio deportivo.

Dos años de tratamiento en el que su contrato ha sido respetado y recibió su pago sin jugar hasta su regreso en Guardianes 2020.

Antes de ella, el único caso similar fue el del futbolista Adrián Aldrete, del extinto Monarcas Morelia, al que hace una década también se le detectó niveles anormales de testosterona, pero a diferencia de la futbolista, él no detuvo su carrera y sólo tuvo que que presentar un documento que constatara sus niveles altos de esta hormona.

El Desarrollo Sexual Diferente, seguramente explica el investigador José Alonso Fernández-Guasti consultado pro Mediotiempo, es una “condición se origina por la deficiencia en la producción de hormonas o esteroides que produce la glándula suprarrenal. Eso hace que la glándula pituitaria produzca más hormonas de otro tipo, las cuales estimulan la secreción de andrógenos como la testosterona”.

Añade que los órganos sexuales pueden ser completamente femeninos y aún así producir niveles altos de andrógenos, lo que llamó la atención de autoridades que temía podía confundirse con dopaje, una de las forma más comunes para mejorar el rendimiento en deportistas que no está permitido.

Un caso sin precedentes en el futbol nacional, y del que la FIFA no está preparada.

LA FIFA APENAS PIENSA EN EL FEMENIL

Apenas en el septiembre de 2020, la FIFA implementó una puesta en puesta en marcha de un programa para impulsar el desarrollo del futbol femenino, por el que sus 211 federaciones podrán solicitar recursos adicionales y conocimiento especializado sobre la materia.

Enmarcada en la Estrategia de Futbol Femenino de la FIFA, la iniciativa ofrece a las federaciones ponerse en contacto con expertos de este ámbito y acceder a más equipamiento y asistencia técnica para desarrollar este apartado de manera sostenible e incrementar su popularidad.

La ocho áreas que abarca el programa son “Estrategia de Fútbol Femenino”, “Campaña de promoción”, “Desarrollo de ligas”, “Licencias de clubes”, “Formación de gestores y administradores”, “Becas de formación para entrenadoras”, “Mentores para entrenadoras” y liderazgo femenino en el fútbol.

La FIFA anunció recientemente una subvención de 500 mil dólares por federación como parte de su plan de apoyo COVID-19, destinado específicamente al futbol femenino.

– Con información de EFE