Marcelo Ebrard, titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores, aseguró que “el caso ha sido y es la principal preocupación del Gobierno que encabeza el Presidente López Obrador”.

Por su parte, Michelle Bachelet celebró y reconoció “la voluntad del Gobierno del líder del Ejecutivo para iniciar una nueva etapa en el caso Ayotzinapa, “que permita superar los cuestionamientos formulados por distintas instancias nacionales e internacionales a la investigación realizada por la extinta Procuraduría General de la República”.

Ciudad de México, 8 de abril (SinEmbargo).– La Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, dijo hoy que nadie en México “debe ser sometido por más tiempo al calvario” que enfrentan las familias de las 40 mil víctimas de desapariciones, y dijo a las familias de los 43 normalistas desaparecidos de Ayotzinapa que “cuentan con todo mi apoyo y el de mi oficina, nos solidarizamos con su lucha y exigencias”.

“Les reitero mi más afectuoso reconocimiento a su dignidad, su valentía y entereza”, dijo a los familiares de los normalistas.

Y al Gobierno del Presidente Andrés Manuel López Obrador le expresó: “Valoro la voluntad del Gobierno mexicano a colaborar con mi oficina para que las legítimas exigencias de las víctimas y sus familias se traduzcan en acciones concretas de búsqueda, verdad, justicia, reparación y garantías de no repetición. Sólo de esta forma, podremos decir nunca más, nunca más”.

Bachelet celebró y reconoció “la voluntad del Gobierno del Presidente Andrés Manuel López Obrador para iniciar una nueva etapa en el caso Ayotzinapa, que permita superar los cuestionamientos formulados por distintas instancias nacionales e internacionales a la investigación realizada por la extinta Procuraduría General de la República”.

Dijo que el el objetivo será alcanzar la verdad y la justicia sobre la desaparición forzada de los 43 estudiantes de la escuela normal “Raúl Isidro Burgos” de Ayotzinapa y de otros crímenes perpetrados la noche del 26 al 27 septiembre 2014 en Iguala, Guerrero.

“Llegar a la verdad, la justicia, la reparación y las garantías de no repetición en cumplimiento de los estándares internacionales en el caso Ayotzinapa es una obligación del Estado mexicano. A la vez, es una oportunidad para potenciar cambios de fondo en el sistema judicial que permitan alcanzar el anhelo de justicia de quienes han sufrido graves violaciones a sus derechos humanos y saldar la deuda histórica que existe con las víctimas de la violencia”, destacó Bachelet.

La ex mandataria recordó que “según cifras oficiales, hay más de 40 mil personas cuyo paradero se desconoce”. Por ello hizo un llamado a las autoridades mexicanas a que se comprometan con la búsqueda de desaparecidos en el país y consideró que para las familias los efectos de una desaparición duran hasta que se alcanza la justicia:

“Los efectos de la desaparición de un ser querido perduran hasta que se esclarece su suerte o paradero, se haga justicia, prolongando y amplificando el sufrimiento que se causa a familiares y personas allegadas, y afecta a toda la sociedad e impide la democracia. Nadie debe ser sometido por más tiempo a este calvario“.

Marcelo Ebrard, titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores, aseguró que “el caso ha sido y es la principal preocupación del Gobierno que encabeza el Presidente López Obrador”.

“Más que reformas constitucionales, estamos pensamos en la verdad y la justicia y eso sí es un cambio de régimen. Buscamos verdad y justicia, en este caso pero en todos los casos. Todas y todos los desaparecidos”, añadió.

La representante de la ONU también externó su reconocimiento a las organizaciones de la sociedad civil que han acompañado el caso, como el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez, al Centro de Derechos Humanos de la Montaña “Tlachinollan”, a la organización Servicios y Asesoría para la Paz (Serapaz) y al Centro de Análisis e Investigación, Fundar.

Destacó la presencia en el acto de esta mañana de los padres de los 43 normalistas y de compañeros de los jóvenes desaparecidos y dijo que sin su lucha “muy seguramente un cambio de régimen en México no sería posible”.

Ebrard indicó que invitar a la Oficina del Alto Comisionado significa para México un enorme compromiso y ratifica que no habrá límite con tal de llegar a la verdad y la justicia en el caso.

La Secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, dijo que durante la reunión de seguridad de esta mañana, López Obrador compartió que la prioridad número uno del Gobierno de México es  la protección y garantía de los derechos humanos.

“Dentro de este marco está el tema de la Comisión de la verdad y la justicia de los jóvenes de Ayotzinapa. Nos dio la instrucción muy precisa y muy clara de los más de 41 mil desaparecidos y más de 20 mil restos humanos no identificados”, destacó.

El 3 de diciembre del año pasado, apenas tres días después de tomar protesta como Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador firmó el Decreto con el cual se creó la Comisión de al Verdad y la Justicia de en el caso Ayotzinapa.

Con el decreto se instruyó a las dependencias y entidades de la Administración Pública Federal para que, dentro del ámbito de sus competencias y atribuciones, implementen los mecanismos necesarios a efecto de destinar y aplicar los recursos materiales, jurídicos y humanos que se requieran, con el objeto de fortalecer el ejercicio del derecho que los familiares de las víctimas del caso Ayotzinapa tienen de conocer la verdad.

López Obrador dijo ese día que con la firma del acuerdo se inicia el proceso de búsqueda de los jóvenes de Ayotzinapa. “Ese fue nuestro compromiso y estamos empezando a cumplir nuestra palabra”, añadió. Con este decreto se ordena a todo el Gobierno, en lo que corresponde al Poder Ejecutivo, “que se preste todo el apoyo, a ustedes, a la comisión que se va a integrar, para llegar a la verdad”.