A través del documento “COVID-19 en México: una propuesta de monitoreo”, la firma añadió que un gasto público elevado para expandir la infraestructura sanitaria como la reconfiguración edificios del Gobierno en hospitales temporales o la adquisición de respiradores; así como la implementación de medidas para mitigar la pérdida de empleos, “llevaría a México a tener un menor número de infecciones y una recesión más pequeña”.

Ciudad de México, 8 de abril (SinEmbargo).- “La economía se encuentra en un estado agonizante y se requieren medidas fiscales audaces urgentes”, consideró la institución financiera Citibanamex ante la crisis económica derivada por la pandemia de COVID-19 en el país.

A través del documento “COVID-19 en México: una propuesta de monitoreo“, el banco manifestó que los Pre-criterios de Política Económica presentados el pasado 1 de abril por la Secretaría de Hacienda, parecieron implicar que un paquete fiscal “significativo” no llegará para México. Lo que confirmó el Presidente Andrés Manuel López Obrador al presentar su plan de reactivación económica.

“Esto se confirmó por los anuncios del presidente Andrés Manuel López Obrador el 5 de abril. En nuestra opinión, esto representa un error colosal”, señaló.

La firma añadió que un gasto público elevado para expandir la infraestructura sanitaria como la reconfiguración edificios del Gobierno en hospitales temporales o la adquisición de respiradores; así como la implementación de medidas para mitigar la pérdida de empleos, “llevaría a México a tener un menor número de infecciones y una recesión más pequeña”.

Consideró que las medidas más estrictas implementadas por el Gobierno de México para contener la propagación de COVID-19 “llegaron tarde”, puesto que había preocupaciones de que éstas podrían afectar innecesariamente la actividad económica de forma negativa por la equivocada interpretación de la interrelación que existe entre los resultados de salud sobre los económicos.

Citibanamex expresó que un gasto público limitado haría, en contraste, que el país se mantuviera expuesto a malos resultados en materia de salud y de economía.

“Creemos que hay espacio para que el Gobierno aumente su déficit primario en al menos dos puntos porcentuales del PIB, sin que ello tenga una repercusión negativa sustancial en la estabilidad macrofinanciera”, dijo en el documento.

En las últimas semanas y por el impacto del virus, la actividad económica habría caído 30 por ciento, estimó la firma.

Ante ello, la institución indicó que es necesario rastrear y monitorear variables de alta frecuencia para determinar el grado de afectación de la actividad económica. Dicha revisión deberá realizarse a actividades económicas como las tasas de ocupación hotelera, indicadores de crédito y bancarios, así como tráfico vehicular y niveles de contaminación.

“La conclusión es clara para nosotros: México necesita una reacción de política más rápida y contundente para luchar contra el Covid-19 y sus impactos en la actividad”, apuntó.