En proporción, los diputados de Morena, Movimiento Ciudadano, PAN y PRD tuvieron menos faltas durante el segundo periodo ordinario de votaciones del Congreso de la Unión, que los legisladores del PES, PT, PVEM y PRI. Sin embargo, sólo 12 diputados (el 2.4 por ciento de la Cámara Baja) asistieron a todas las votaciones.

Ciudad de México, 8 de mayo (SinEmbargo).- Los seis diputados federales con más inasistencias durante el segundo periodo ordinario faltaron, en promedio, a ocho de cada 10 sesiones de votación ocurridas entre febrero y abril de 2019. Esto es cuatro veces superior a la media en la Cámara Baja del Congreso de la Unión, de acuerdo con cifras de la Gaceta Parlamentaria.

Gabriela Cuevas Barron encabeza la lista. La ex panista faltó a nueve de cada 10 sesiones de votación. Le siguen los morenistas Porfirio Muñoz Ledo (ocho de cada 10) y Víctor Blas López (seis), así como el petista Gerardo Fernández Noroña (seis) y los priistas Héctor Yunes Landa (seis) y el ex Secretario de Desarrollo Social (2016-2018) Luis Enrique Miranda Nava (seis).

(ACTUALIZA: El Diputado Yunes Landa dijo a SinEmbargo, en una carta enviada con fecha del 9 de mayo –un día después de la publicación de este texto– los motivos de sus ausencias. La carta es anexada al final de este texto).

Desde el primer periodo ordinario, Cuevas, Muñoz y Miranda tuvieron inasistencias recurrentes. La morenista, por ejemplo, no estuvo presente en el 66 por ciento (29 de 44) de las votaciones de septiembre a diciembre del año pasado. Lo mismo pasó con el presidente de la Cámara Baja y con Miranda Nava, quienes faltaron al 64 y 55 por ciento de las sesiones, respectivamente.

Las inasistencias de los legisladores, empero, no implican que hayan dejado de laborar, ni descartan la comisión de otro tipo de labores relacionadas con sus cargos.

Cuevas Barron, además de legislar, funge como titular de la organización internacional Unión Interparlamentaria; y Muñoz Ledo –además de presidir la Cámara Baja– pertenece a dos comisiones. Este tipo de funciones podrían explicar algunas inasistencias y estarían amparadas bajo el Artículo 48 del Reglamento de la Cámara de Diputados.

El texto legal establece que los diputados pueden ausentarse con justificación de por medio, ya sea por enfermedad, gestación y maternidad, o por el “cumplimiento de encomiendas autorizadas por el Pleno, la Junta, la Mesa Directiva, el Coordinador o alguna comisión a la que pertenezca”.

Gabriela Cuevas Barron encabeza la lista de los diputados con más faltas durante el segundo periodo ordinario de sesiones. Foto: Diego Simón Sánchez, Cuartoscuro.

Un caso icónico es el del Diputado ecologista con licencia indefinida, Jorge Emilio González Martínez. El llamado “Niño Verde” fue el Diputado más faltista del primer periodo ordinario, cuando se ausentó a 40 de 44 sesiones (equiparable al 91 por ciento de las votaciones).

Asimismo, entre el 7 de febrero y el 8 de abril de 2019, ya en el segundo periodo ordinario y antes de obtener su licencia, González Martínez faltó a cuatro de cada 10 sesiones de votación.

A pesar de sus inasistencias, el año pasado el “Niño Verde” no fue sancionado. En el oficio DT/LXIV/146/2019, que comprende las sanciones a legisladores por inasistencia injustificada entre el 1 de enero de 2014 y el 31 de diciembre de 2018, González Martínez no es mencionado.

Pese a la posible justificación de ausencias, a la fecha de esta publicación, los datos disponibles del Servicio de Información para la Estadística Parlamentaria (INFOPAL) no permiten saber, a cabalidad, las razones de inasistencia de los diputados.

LAS BANCADAS

Los legisladores de las bancadas de los partidos Encuentro Social (PES), del Trabajo (PT), Verde Ecologista de México (PVEM) y Revolucionario Institucional (PRI) tuvieron más faltas de manera proporcional, que ningún otro.

En promedio, hubo 20 inasistencias por cada uno de los 28 diputados del PES, 19.5 faltas por legislador del PT, 18 por cada ecologista y 17 por cada priista.

La bancada del Movimiento Regeneración Nacional (Morena) tuvo, en contraste, la proporción de inasistencias más baja de todas. Cada uno de sus legisladores tuvo un promedio de 12.5 faltas durante el periodo febrero-abril de 2019.

Entre las bancadas con menor proporción de inasistencias por integrante también figuran la de Movimiento Ciudadano (MC) con 12.7, así como las de los partidos Acción Nacional (PAN) y de la Revolución Democrática (PRD) con 16, respectivamente.

En el caso de las ausencias por objeto de votación, la Unidad de Datos de SinEmbargo encontró que, con excepción de las votaciones para la entrega de reconocimientos oficiales, declaraciones de procedencia para la separación de un funcionario de su cargo y nombramientos, hubo más faltas (proporcionales) cuando fueron votadas enmiendas legales y constitucionales, que cuando hubo declaración de días festivos, por ejemplo.

Los legisladores de las bancadas de los partidos Encuentro Social, del Trabajo, Verde Ecologista y PRI tuvieron más faltas de manera proporcional que ningún otro. Foto: Mario Jasso Cuartoscuro.

En el segundo periodo ordinario de la LXIV Legislatura (2018-2021) hubo 111 sesiones de votación en 21 días. Del total de sesiones, hubo 71 para votar enmiendas a códigos normativos y ocho más para reformar la Constitución Política de México. En promedio, 72 diputados faltaron a cada una de las votaciones de enmienda y 63 a las de reforma.

Comparado con las 26 sesiones para la declaración de días festivos, en que faltaron 50 legisladores en promedio, la tasa de inasistencia de enmiendas y reformas es 35 por ciento mayor. Lo mismo sucedió con las sesiones de puntos de acuerdo en que, en promedio, faltaron 30 diputados (la mitad que en las sesiones de enmienda y reforma).

A pesar de que sería “deseable” que los legisladores estuvieran presentes en todas las sesiones en que haya votación, ya que “esa es la forma en que se expresa la voluntad de la ciudadanía a través de sus representantes”, la afectación al proceso legislativo por la inasistencia de los diputados “es mínima” ya que, por lo general, el número de ausencias no genera un riesgo de suspensión de la sesión por falta de quórum, dijo en enero a SinEmbargo el doctor Khemvirg Puente Martínez, especialista en Estudios Parlamentarios del Centro de Estudios Políticos (CEP) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

En promedio, 72 diputados faltaron a cada una de las votaciones de enmienda y 63 a las de reforma. Foto: Mario Jasso, Cuartoscuro.

De acuerdo con el Artículo 63 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, “las Cámaras no pueden abrir sus sesiones ni ejercer su cargo sin la concurrencia, en cada una de ellas, de más de la mitad del número total de sus miembros”. Esto implica que la Cámara de Diputados puede celebrar votaciones válidas en presencia de 251 (de 500) legisladores.

La última ocasión en que los diputados suspendieron una sesión por falta de quórum fue el 19 de abril de 2018, cuando sólo asistieron a votación 221 legisladores de la LXIII Legislatura (2015-2018).

En promedio en el primer periodo legislativo de este año, 67 diputados faltaron por sesión de votación y sólo 12 diputados (el 2.4 por ciento de la Cámara Baja) asistieron a todas las votaciones.

Entre los legisladores que no tuvieron inasistencias estuvieron los morenistas Alberto Villa Villegas, Dolores Padierna Luna, Jannet Tellez Infante, Lizeth Amayrani Guerra Méndez, Lucio De Jesús Jiménez, Marco Antonio Carbajal Miranda, Mildred Concepción Ávila Vera y Virginia Merino García.

También estuvieron los panistas Éctor Jaime Ramírez Barba y Marco Antonio Adame Castillo, así como los priistas Juvenal Roa Sánchez Cruz y Manuel Limón Hernández.

DEL DIPUTADO YUNES LANDA:

Señor Director:

Como el propio texto lo señala, las inasistencias de los legisladores “no implican que hayan dejado de laborar, ni descartan la comisión de otro tipo de labores relacionadas con sus cargos”, como la que me fue confiada el pasado 26 abril por la Comisión de Relaciones Exteriores, de la que formó parte, para representarla en la ceremonia de entrega del galardón por La Paz al príncipe de Camerún.

Nuestra normatividad interna también establece que “los diputados pueden ausentarse por enfermedad con justificación de por medio”, como ha sido mi caso. Es del dominio público que hace unas semanas enfrenté algunos problemas de salud, por lo que tuve que ser intervenido quirúrgicamente hasta en dos ocasiones. La segunda fue precisamente por no guardar el reposo que me fue prescrito, razón por la que decidí solicitar licencia para que mi suplente fuera llamado. Desde el mes de marzo me he visto obligado a ausentarme para recibir la rehabilitación que me fue prescrita.

Fue una causa de fuerza mayor. De hecho, durante el primer periodo de sesiones ordinarias no registro una sola inasistencia ni justificación alguna, de acuerdo a la información publicada en la página de la Cámara de Diputados:
http://sitl.diputados.gob.mx/LXIV_leg/asistencias_diputados_xperiodonplxiv.php?dipt=39

Nunca he sido un legislador faltista, levantadadedos, ni acostumbro arrullar curules. Entiendo que mi responsabilidad es tan grande como los problemas que enfrenta el país, y particularmente el estado que represento: Veracruz. Esta encomienda en la Cámara de Diputados como vicecoordinador y vocero del Grupo Parlamentario del PRI, no será la excepción.

Le envío un cordial y respetuoso saludo.

Héctor Yunes Landa
Diputado federal PRI
9 de mayo de 2019