Contra los 4 mil 676 incendios que han afectado más de 212 mil hectáreas este año, la mayoría de los brigadistas han sido los mismos propietarios de terrenos forestales, según muestran cifras de la Conafor en el marco del Día Internacional de los Combatientes de Incendios.

Ciudad de México, 8 de mayo (SinEmbargo).– Cuatro mil 676 incendios forestales se han registrado de enero a abril en todas las entidades del país y han afectado una superficie de 212 mil 050 hectáreas, una cifra que sólo está por debajo de las 361 mil hectáreas siniestradas en el mismo periodo del histórico 2011 y las 239 mil en el 2017, según muestran los datos más recientes de la Comisión Nacional Forestal (Conafor).

El combate de incendios ha requerido 191 mil 559 días por persona en lo que va del año, de los cuales 49 mil 991 son propietarios de terrenos forestales; 35 mil 302 oficiales y brigadistas de la Conafor; 28 mil 258 voluntarios; 28 mil 105 personal de los gobiernos estatales, entre otros.

“Hay comunidades que se dedican al aprovechamiento sostenible de los bosques y están mejor preparadas para atender los incendios, una tarea que empieza desde la prevención”, dijo el investigador en manejo forestal comunitario Enrique Jardel Peláez en el marco del Día Internacional de los Combatientes de Incendios Forestales.

Aunque el fuego ha formado parte de su dinámica durante muchos años, este año —con el fenómeno de La Niña— es crítico porque hay condiciones de sequía en la mayor parte del país.

“Los incendios están ocurriendo ahora en el cambio climático y un ambiente transformado por la actividad humana, por lo que se ha observado un aumento en la incidencia de incendios, más intensos y más difíciles de controlar”, observó el académico de la Universidad de Guadalajara.

Una brigada de vecinos se transporta en una camioneta para ir a combatir un incendio forestal en la carretera federal Cuernavaca-Ocuilan el 21 de abril pasado. Foto: Cuartoscuro.

El martes 4 de mayo que se conmemoró el Día de los Combatientes a nivel mundial, la Conafor detalló que desde 1998 a 2020 han fallecido 239 personas en combate en incendios forestales y 202 han resultado lesionadas, a quienes se les rindió un homenaje en Zapopan, Jalisco.

“A parte de que una de las causas de incendios son actividades ilícitas, en sí el combate al fuego es una actividad sumamente riesgosa. Enfrentan trabajar en terrenos montañosos, donde tienen golpes o caídas; y también está el riesgo de intoxicarse con el humo o sufrir quemaduras. Hay brigadistas que han quedado encerrados por el fuego o casos de fatalidad de los pilotos de helicópteros”, aseveró Jardel.

Al momento, se registran 79 incendios forestales activos en 15 estados del país, con una superficie preliminar afectada de 33 mil 357 hectáreas, incluyendo en seis Áreas Naturales Protegidas (ANP) como el Área de Protección de Flora y Fauna Nevado de Toluca, la Reserva de la Biosfera Sierra Gorda y el Parque Nacional Tulum.

El brigadista de la Conafor, Juan Ruperto Vergara González, comentó que estos primeros meses del año los incendios han sido “más alzados” en comparación con el año pasado, al menos en Querétaro, donde labora. Para evitar accidentes, se basan en alertas de altas temperatura y vientos, pero los riesgos son múltiples desde el traslado hasta el combate.

“Este año ha coincidido con el fenómeno de La Niña, un año con altas temperaturas, lo cual ha provocado sequía en bosques y campos que incentivan los incendios”, dijo.

El 2011 sigue siendo el año con mayor número de incendios y superficie afectada en el periodo enero-abril. Gráfica: Conafor, al 29 de abril de 2021.

El 45 por ciento de los territorios forestales como selvas, bosques y matorrales del país es propiedad de ejidos, comunidades y pueblos indígenas, destaca el Consejo Civil Mexicano de Silvicultura Sustentable (CCMSS).

“Ejidos y comunidades indígenas en todo el país están siendo presionados por corporativos y empresas privadas y grupos criminales para ceder el control y propiedad de sus territorios y sus recursos naturales para el desarrollo de proyectos agroindustriales, madereros, urbanos, mineros y de infraestructura. Frente a esa presión, los legítimos dueños de estos territorios han tenido que salir a defenderlos aun a costa de sus vidas y la de sus familias”, alerta esta organización.

¿DÓNDE Y POR QUÉ? 

Los estados que acumulan mayor número de incendios en este cuatrimestre son el Estado de México, Ciudad de México, Michoacán, Puebla, Chihuahua, Tlaxcala, Chiapas, Morelos, Jalisco y Durango, este último además con casi el 100 por ciento de su territorio en sequía. Las principales causas son actividades ilícitas (40 por ciento), agrícolas (19 por ciento), pecuarias (10 por ciento), fogatas (8 por ciento) y fumadores (6 por ciento), documenta la Conafor.

En el Estado de México, donde más incendios se han reportado estos primeros cuatro meses (mil 347), de los los 26 mil 308 brigadistas, han sido principalmente del Gobierno estatal (10 mil 686), voluntarios (4 mil 237), de Conafor (3 mil 492) y propietarios (2 mil 324).

Incendio en Buenavista del Cuéllar, Guerrero, este fin de semana pasado. Foto: Cuartoscuro.

En tanto, Guerrero, Nuevo León, Chihuahua, Oaxaca, Michoacán, Chiapas, México, Durango, Puebla y San Luis Potosí son las entidades con mayor superficie afectada, en su mayoría por actividades agrícolas (22 por ciento), actividades ilícitas (18 por ciento), pecuarias (10 por ciento), fogatas (8 por ciento) y fumadores (5 por ciento).

Guerrero, con mayor superficie dañada, de los nueve mil 803 días por persona, principalmente han sido voluntarios (3 mil 406), propietarios (2 mil 973) y oficiales de Conafor (mil 537).

De las más de 212 mil hectáreas afectadas a nivel nacional, sólo 20 mil 071 registran un impacto “severo”, es decir, con árboles muertos y con más de 10 años estimados para la recuperación. Y de los más de cuatro mil incendios, sólo 81 han durado más de siete días como el registrado en la Sierra Arteaga en Coahuila, originado por una carne asada en una cabaña y extendido a la Sierra Santiago en Nuevo León, así como el del Tepozteco en Morelos, el cual se reactivó después de ser apagado por la lluvia.

La Conafor pide a la población no hacer uso del fuego en las zonas forestales y colindantes, ya que se pronostican altas temperaturas, poca precipitación y vientos fuertes. La dependencia invita a reportar incendios forestales al número gratuito 800-4623634 o al 911.