A pesar de la información, el Ministerio de Turismo nepalí insistió el 7 de mayo en que no hay ningún brote de coronavirus en el Everest, por lo que pidió evitar desencadenar el pánico al difundir ese tipo de informaciones que no han sido verificadas.

Ciudad de México, 8 de mayo (SinEmbargo/EFE).- La COVID-19 ha llegado al Monte Everest, la cima del mundo, luego de que un montañista noruego fue el primero en dar positivo al virus en un campamento base, y posteriormente fue llevado a un hospital en Katmandú.

Estos datos abrieron información sobre un brote de coronavirus en el campamento base del Everest en Nepal, donde anualmente los escaladores se reúnen para adaptarse a la altitud carente de oxígeno a la par que se preparar para subir más de ocho mil metros.

Durante una entrevista con The Associated Press, Erlend Ness expresó que dio positivo a la COVID-19 el pasado 15 de abril, tuvo diversos síntomas entre los que destacan tos y fiebre, lo que le obligó a abandonar la expedición.

Al menos otro escalador también dio positivo luego, lo que elevó la preocupación en un campo base donde se encuentran unas mil 500 personas, entre las que están los nepalíes que ayudan a los escaladores extranjeros como guías o cocineros, entre otras labores.

The Guardian y la BBC dieron a conocer las historias de los escaladores que han estado viviendo en carne propia y compartiendo en redes sociales un número creciente de pruebas positivas de COVID-19, así como algunos síntomas que han estado padeciendo.

La BBC destacó que hasta la fecha se han confirmado alrededor de 17 contagios luego de las pruebas llevadas a cabo en el hospital de Katmandú, donde fueron trasladados para recibir tratamiento médico.

Además, el nosocomio recalcó que los casos surgieron después de que las personas llegaron al Monte Everest. Cabe destacar que la disminución de oxígeno por la altura aumenta el riesgo médico para los infectados.

Lukas Furtenbach, un guía de montañismo, habla en una entrevista con The Associated Press en Katmandú, Nepal, el viernes, 23 de abril del 2021. Foto: AP

Debido a esta situación, Lukas Furtenbach, guía, aseguró a la AP que si no se toman las medidas adecuadas para evitar contagios, el virus podría esparcirse entre guías, montañistas y asistentes que acampan en la base.

El escalador polaco Pawel Michalski comentó en su cuenta de Facebook que más de 30 personas habían sido evacuadas del campamento y llevadas al hospital por posibles sospechas de edema pulmonar que resultó ser coronavirus.

Mayo suele tener los mejores días para subir a la cima del Monte Everest y los demás picos del país, lo que trae consigo un incremento de visitas.

Este año 408 escaladores han recibido permisos para escalar el Everest, una cifra récord que supera el anterior tope de 381 concedidos en 2019.

Este número de escaladores que intentará coronar el techo del mundo llega tras un año, 2020, en el que no se concedieron permisos debido a la pandemia, para evitar así la propagación del virus.

Pero a pesar del optimismo de los primeros meses de este año, Nepal atraviesa ahora una segunda ola que ha visto los casos dispararse de los 298 diarios de hace un mes, a los 9 mil 023 registrados en las últimas 24 horas, un récord desde el inicio de la pandemia, según informó el Ministerio de Salud. Además, se reporta un total de 378 mil casos y 3 mil 579 fallecimientos.

El Ministerio de Turismo nepalí, sin embargo, insistió el 7 de mayo en un comunicado en que no hay ningún brote de coronavirus en el Everest, por lo que pidió evitar desencadenar el pánico al difundir ese tipo de informaciones que no han sido verificadas.

El mundo alcanzó los 157 millones de contagios por COVID-19 y supera los tres millones de fallecimientos, entre los países más afectados se encuentran Estados Unidos, India y Brasil. Las vacunas han mostrado una luz al final del túnel, sin embargo, en Haití y Pakistán los ciudadanos se rehúsan a recibir la respectiva dosis.